Día Mundial de la Lucha contra la Depresión: los ocho beneficios de tener mascotas

SALUD Por Ana COHEN
MPUJSJFOXBBIZGH4PJNU2MBNG4

La pandemia ha contribuido a que la salud física y psíquica de muchas personas se haya visto afectada, agravando las situaciones de estrés, ansiedad y depresión. Aun así, y según estudios, aquellas personas que conviven con animales tuvieron un menor impacto psicológico negativo, lo que puede ayudar a explicar por qué la adopción de perros y gatos ha aumentado un 200% durante los últimos dos años.

Está demostrado que la interacción humana con las mascotas ayuda a disminuir los niveles de cortisol, una hormona que está estrechamente relacionada con el estrés y que, además, logra aumentar la liberación de oxitocina y serotonina, ambas sustancias implicadas en producir sentimientos de amor y felicidad en el individuo. El simple hecho de acariciar o estar junto con estos compañeros ayuda a disminuir la presión arterial y a relajarnos.

Depresión: un trastorno mental que aumenta con los años
Se estima que mundialmente más de 300 millones de personas viven con depresión y, específicamente, el 12,51% de los argentinos presenta riesgo de padecer un trastorno mental.

“Investigaciones señalan que existen personas diagnosticadas con depresión que han logrado una mejora en su salud mental con la adopción de una mascota. Estos han ayudado a generar un sentido de propósito a sus días, aumentando considerablemente su autoestima. Por eso, en el marco del Día Mundial de la Depresión, queremos visibilizar la gran influencia que los animales tienen en nuestras vidas, en nuestra salud mental y emocional”, explicó Walter Comas, director de la Unidad Animales de Compañía de MSD Salud Animal en Región Sur.

“Otro apoyo fundamental que suelen aportar las mascotas, sobre todo en estos últimos años, es a combatir la sensación de soledad. Cuando las personas atraviesan momentos difíciles se generan sentimientos de ansiedad y estados de tristeza que pueden encaminar al deseo de privarse de cualquier contacto con el exterior”, precisó.

“Al crear lazos afectivos especiales con nuestros compañeros, se crea un sentimiento de responsabilidad por su bienestar y cuidado. Por lo tanto, nos ayuda a centrar nuestra mente en ellos y despejar nuestra cabeza de los problemas. La euforia que los perros o gatos expresan disminuye el sentimiento de soledad y evita el aislamiento voluntario de las personas deprimidas al impulsarlas a salir a pasear o jugar con ellos”, comentó Comas.

También, cada vez más, se las considera como miembros de la familia porque ayudan al fortalecimiento de los lazos afectivos. Por ejemplo, la relación de un niño con un animal doméstico, bajo circunstancias debidamente controladas, es beneficiosa para ambos: la relación resulta positiva en aspectos afectivos, en refuerzo de la personalidad y promoción de autoestima, y en desarrollo cognitivo.

Los ocho beneficios de tener mascotas

Disminuyen el riesgo cardíaco. Un estudio realizado por la American Heart Association, determinó que las mascotas pueden reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Las personas que sacan a pasear a su perro, cumplen con un 54% más de los niveles de energía que se recomiendan para la rutina diaria. Pero no solo se debe al ejercicio físico, el simple hecho de acariciar a un perro reduce la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Una investigación llevada a cabo en China encontró que los dueños de perros tienen los niveles de colesterol más bajos y tienen más probabilidades de sobrevivir a un ataque al corazón.

Evitan el sentimiento de soledad. Una mascota puede ayudar a evitar depresiones por sentimiento de soledad, ya que su compañía estimula el contacto físico y la comunicación. Quienes hablan con su mascota tienden a encontrar en eso una terapia de relajación. La presencia de un animal en casa también ayuda a la persona a sentirse más segura de sí misma y más protegida.

Fortalecen el sistema inmunológico. Diferentes investigaciones han determinado que convivir con mascotas desde temprana edad ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. De esta manera, se reduce el riesgo de desarrollar alergias y enfermedades respiratorias.

Ayudan a mejorar el sentido de la responsabilidad. Tener un ser vivo que depende de nosotros requiere disciplina, motivación y nos hace sentir útiles y responsables, características especialmente importantes en edad infantil. Cuando un niño tiene una mascota, estas características surgen de manera innata; según el estudio de Fundación Affinity de niños y animales, un 90% de los niños dedicaría parte de su tiempo a cuidar a su mascota; un 80% le daría su juguete favorito y un 75% se levantaría temprano para pasearlo.

Reducen el estrés. Estudios revelaron que acariciar a una mascota frecuentemente ayuda a reducir la ansiedad, el estrés y la depresión, ya que la caricia estimula la liberación de una hormona llamada oxitocina, relacionada con la vinculación emocional, y a la vez reduce el cortisol, la hormona relacionada con el estrés. La demostración de afecto favorece tanto al dueño como al animal. Los especialistas recomiendan acariciar las mascotas, sacar a pasearlas, jugar y hablar con ellas para despejar la mente y sentirse bien.

Mejoran el estado de ánimo. Diferentes encuestas han determinado que las personas que tienen en su casa un gato o un perro, sienten menos tristeza y se sienten mucho mejor cuando están deprimidos si juegan o interactúan con su mascota. Esto se debe a que al jugar con la mascota se estimula la producción de serotonina y dopamina, importantes neurotransmisores que regulan las emociones, el estado de ánimo y el apetito, al mismo tiempo que el cortisol se disminuye.

Ayudan a expresar las emociones. Un animal de compañía supone una fuente inagotable de cariño, y al mismo tiempo, nos enseña a expresar emociones.

Mejoran la esperanza de vida. Investigaciones han concluido que las personas que tienen mascotas, en especial gatos y perros, tienen una vida más saludable, son más felices, se estresan menos, y ese bienestar aumenta su expectativa de vida. Incluso cuando una persona está pasando un mal momento, la compañía del animal genera ese tipo de sensaciones que mejoran la calidad de vida y pueden ayudar a prolongarla por más tiempo.

Fuente: TN

Te puede interesar