Consecuencias asociadas al exceso de ejercicio

NOTICIAS DE INTERÉS Por Gastón PEDRAZA
Hombre-exceso-de-ejercicio

Muchos son los factores que intervienen para poder determinar que hay un exceso de ejercicio. Y es que no solo depende de la cantidad de horas que le dediquemos al deporte, sino el estado físico de la persona, la intensidad del ejercicio que se practica, el número de horas total a la semana empleadas en hacer deporte y la actividad física en general. Y aunque no se tiene claro cuáles son los umbrales máximos y los expertos no se ponen de acuerdo cuando es un exceso de ejercicio, lo que se tiene claro son las consecuencias que pueden traer consigo el ejercitarse de manera desmesurada.

Consecuencias
Uno de los efectos del exceso de ejercicio se produce sobre nuestros músculos. Cada vez que llevamos a cabo una actividad, algunos ejercicios se desgastan con el fin de construir nuevos tejidos para poder afrontar el ejercicio que se va a realizar en la siguiente sesión. Pero cuando se produce un sobreentrenamiento y no damos margen del descanso, entonces se puede entrar en rabdomiólisis.

Se trata de un trastorno en el que las fibras de los músculos esqueléticos comienzan a disolverse. Esto hace que se liberen grandes cantidades de mioglobina través de la sangre, la cual llega hasta los riñones y puede causar daños como insuficiencia renal aguda.

Antes de llegar a un trastorno grave como la rabdomiólisis, el cuerpo envía señales en función del desgaste que sufre el deportista. Uno de ellos, es el deterioro de las articulaciones. Dolencias en hombros o rodilla que pueden parecer comunes, pero habrá que vigilarse cerca porque un constante desgaste de las articulaciones puede ocasionar la pérdida de líquido que se encuentra en el punto de unión de huesos y generar artrosis.

La acumulación de los radicales libres es otra consecuencia que se vincula al exceso de ejercicio junto con una mala alimentación. La presencia de las radicales libres en deportistas es muy común. Pero si no se eliminan terminan produciendo un estrés oxidativo.

Por último, la aparición de la fatiga suele ser el síntoma menos valorado, sobre todo por los que practican deportes sin ningún tipo de planificación. Saltarse los descansos, carga de intensidad o volumen de ejercicio, no respetar el mínimo de horas de sueño que se necesita y no tener períodos de carga y descarga, puede provocar el efecto contrario que buscan los deportistas, al reducir el rendimiento.

Te puede interesar