Por qué no debes abandonar el ejercicio cuando seas madre

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Sandra PALACIOS para Abc
crossfit-embarazo-k3KB--620x349@abc

Muchas mujeres dejan de lado el ejercicio físico después de dar a luz. La falta de tiempo y la conciliación laboral y familiar son las excusas más recurrentes para dejar la salud física de lado. Pero es importante que sepas que es en el posparto cuando tu cuerpo está más predispuesto a cambiar de nuevo y que está en tu mano conseguirlo.

Laura Fernández, propietaria y Head Coach de CrossFit Córdoba, es un ejemplo de cómo retomar el ejercicio físico después de dar a luz. En su caso, tardó cuarenta días en volver a entrenar tras su primer parto y tan solo dos semanas con el segundo, aunque este le supuso una recuperación un poco más lenta. «Físicamente tuve días mejores y peores, dependiendo de lo que dormía, que no era mucho.

Esto me llevó a tener días de querer comerme el mundo porque me sentía fuerte y otros de pensar que nunca volvería a sentirme en forma».

El hecho de tener que darle el pecho al bebé se lo puso un poco más difícil, pues tenía que parar cada vez que necesitaba tomar leche. Además, la falta de sueño fue su gran enemigo a la hora de eliminar la inflamación. «Solo tienes que pensar en el ejemplo de cómo está tu abdomen por la mañana tras una buena o mala noche. Pues imagina durante un tiempo mantenido. Eso sí me costó», señala.

Sus primeros 23 días fueron de descanso: caminar, remar o hacer bici. «El día 23 de posparto hice mi primer WOD en el Box (cuatro rondas de 30 repeticiones con Kettlebell de 16kg, 30 flexiones, 25 dominadas, 20 saltos al cajón y 800 metros de remo). ¡Me sentí realmente feliz!», manifiesta.

La fuerza le ayudó a sentirse más estable, resistente y sana y a recuperar su estética rápido, pero eliminó los impactos y las cargas exigentes en su vuelta hasta sentir que el suelo pélvico estaba realmente estable y que podía saltar sin perder el control sobre él. Sustituyó estos ejercicios por otros sin impacto y de forma paralela trabajó hipopresivos y estimulación interna con profesionales en fisioterapia. «A pesar de que durante el parto pude saltar a la comba sin problema alguno, después me esforcé y aseguré de que todo estuviera en orden», comenta Fernández. «Creo es cuestión de programar, ser constante y paciente».

La importancia de la nutrición en el posparto
La nutrición fue clave para Fernández durante esta etapa, quien como profesional considera que tienes que centrarte en ella si tu objetivo es poder entrenar, recuperarte física y mentalmente, dar el pecho y afrontar cada día con suficiente energía. «O comes o caducas. No te puedes permitir tener déficits de macro y micro nutrientes si quieres recuperarte, y es una mala idea recortar calorías para entrar rápido en tus antiguos pantalones. Si vuelves a tus hábitos saludables, entrenas de forma habitual y organizada, duermes y descansas lo suficiente, será tu cuerpo por sí solo el que se vaya regulando».

En cualquier caso, cada persona es diferente y por ello es importante personalizar. Fernández recomienda añadir un aporte extra de energía para cubrir las necesidades de la lactancia y la vuelta a la actividad deportiva y diaria. Además hay que prestar especial importancia a vitaminas del complejo B, C, A, D, E, Omega 3 y minerales como hierro, zinc y calcio.

Fernández ha aprendido que todo tiene su tiempo y que a pesar de tener unas prioridades como madre se es capaz de llegar a todo manteniendo la calma, siendo constante y esforzándote hacia lo que quieres. «Y tengo que destacar que he aprendido a quererme a mí misma, a darme mi espacio. En base a mi experiencia anterior aprendí a escuchar mi cuerpo, a trabajar mi mente, a no parar y hacer cada día lo que pudiera y descansar si el cuerpo me lo pedía verdaderamente», expresa.

Por ello, aconseja asimilar unos hábitos que te hagan sentir sana y feliz: «Cada mujer es un escenario completamente diferente, por lo que tienes que observarte y escucharte. Pero sigues siendo mujer, y el mantener una buena autoestima y confianza en ti es fundamental en la vida». E insiste: «Se trata de pensar en tus objetivos, ser constante y paciente, y en menos de lo pensado, lo tendrás hecho».

Te puede interesar