Calamar: el alimento bajo en calorias para recuperarte de los excesos

calamar-ficha-kojC--620x349@abc

El calamar es un molusco cefalópodo muy apreciado gastronómicamente y que permite diferentes preparaciones. Se trata de un alimento muy rico nutricionalmente y versátil para combinar con patatas, arroces, pastas e incluso con carnes o jamón en aires de mar y montaña.

Nutricionalmente es bajo en calorías y especialmente rico en proteínas por lo que lo hace muy interesante para las dietas de control de peso y pérdida de grasas. Tiene un buen aporte de fósforo, que es un mineral que interviene en el metabolismo ya que forma parte del ADN y también de los huesos. Entre las funciones del fósforo está la de reservar energía y también se necesita para los procesos cerebrales.

También es rico en potasio, imprescindible para la contracción muscular y para la producción de proteínas.

 

El potasio equilibra los niveles hídricos de las células dentro y fuera y mantiene la actividad eléctrica del corazón.

El calamar favorece mantener buenos niveles de energía evitando la debilidad o el decaimiento. Además, su buen aporte de proteínas lo convierte en un alimento saciante. También tiene zinc, manganeso, yodo o cloro. Otro de sus beneficios es la protección de la vista, evitando su deterioro.

Entre las numerosas recetas que puede prepararse con este ingrediente hay algunas tradicionales como los calamares rellenos o en su tinta. Muy apreciados también fritos y a la plancha o a la brasa acompañado de una picada de ajo y perejil con aceite de oliva. Para estos últimos cocinados más sencillos se recomienda el calamar nacional porque tiene una pared de carne más gruesa y soporta mejor las altas temperaturas.

Cabe diferenciarlo de la pota, de precio más económico pero también de menor valor gastronómico ya que sabor es menos delicado y también varía considerablemente su textura. En preparaciones sin aderezos o salsas la diferencia se hace especialmente notable. Sin embargo, dado que su precio la hace muy atractiva, puede aprovecharse para cocinar rebozada a modo de rabas.

Precauciones
El calamar es un alimento sobre el que no es necesario restricciones salvo en casos concretos dispuestos por profesionales sanitarios ya que alto en sodio por lo que las personas que padecen hipertensión deben consumirlo de manera controlada. Lo mismo sucede con quienes padezcan hipercolesterolemia dado que es alto en colesterol. Las personas con problemas cardiovasculares deben tenerlo en cuenta. En cualquier caso, las preparaciones a la plancha son las más saludables.
Pasos para su limpieza
1.- Separar la cabeza y tentáculos del cuerpo.

2.- Cortar por encima de los ojos para separar los tentáculos.

3.- Quitar las tripas.

4.- Retirar la boca o pico del calamar.

5.- Quitar las aletas tirando hacia fuera.

6.- Se puede aprovechar que se quitan las aletas para retirar también la piel de estas y de la parte central del cuerpo.

7.- Extrae la plumilla del interior del cuerpo.

8.- Dar la vuelta al calamar (como si fuera un calcetín). Se puede utilizar el mango de una paleta de madera y el calamar es muy largo

Fuente: abc.es

Te puede interesar