¿Cómo saber si tu entrenamiento está funcionando?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Gastón PEDRAZA
Personas-ejercitndose

Aún sigues lleno de energía
Eres una persona del gimnasio al que todo el mundo envidia, porque después de un entrenamiento duro sigues con energía. El ejercicio regular incrementa los niveles de energía, más no los reduce.

No tienes sobrecargas ni dolor
Es importante escuchar a tu cuerpo, sobre todo si tiene necesidades médicas. Pero si sigues sintiendo que tienes sobrecarga en los músculos y los tendones, esto es una señal de advertencia de que las cosas no van bien en el entrenamiento. Una razón por la que ocurre esto, es por un sobreentrenamiento. Entrenar de manera intensa sin tomarse el tiempo para reparar el cuerpo, puede traer consigo daños musculares y un rendimiento muy bajo. Así que los expertos pueden detectar en dónde te estás esforzando demasiado o si estás usando una forma deficiente.

Tienes buenos niveles de metabolismo
El metabolismo puede variar en cada persona. Una de las mejores cosas de los entrenamientos, es que puedes hacer una combinación de carbohidratos 3 veces por semana y no sufrir ningún aumento de peso aparente. Si tu entrenamiento no te brinda los resultados de pérdida de peso que deseas, considera incrementar el rendimiento a un ritmo constante. No ver las cosas con claridad podría provocar desánimo o lesiones. Ten en cuenta que el aumento de peso puede ser muscular y un entrenador personal puede ayudar a resolver esto.

Has alcanzando metas físicas personales
Si todavía estás queriendo obtener metas personales y te sientes orgulloso de tus logros, entonces ese entrenamiento es el adecuado para ti. Así que sigue adelante y no cambies nada.

Te mantienes estable
Han pasado meses desde que comenzaste con un nuevo entrenamiento y todavía estás ajustando nuevos objetivos. Esto es porque este entrenamiento es el correcto para ti. A medida que te comprometes más con el mismo entrenamiento, podrás sentirte que te has estancado. Esto es solo porque tu cuerpo, cerebro y sistema nervioso se han adaptado a la rutina, pero no significa que estés estancado. Considera incrementar la duración y la intensidad del entrenamiento en lugar de cambiar algo o empezar de nuevo.

Así que siempre es importante escuchar a tu cuerpo para saber si el entrenamiento está funcionando de manera óptima. Ahora bien, si conoces otras señales no dejes de contarnos cuáles son.

Te puede interesar