Esa canción que no nos podemos sacar de la cabeza tiene una explicación científica

NOTICIAS DE INTERÉS Por Camila MARTINEZ
6LRNHUKWOBATDGB2SXBZT6T7KI

Psiquiatras de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, aseguran que el 90 por ciento de las personas experimentan este fenómeno de repetición musical, y para una de cada tres personas que lo experimentan, es molesto.

Se lo conoce como “gusano del oído”, y proviene del alemán Ohrwurm, que significa picazón musical. Fue acuñado en 1979 por el psiquiatra Cornelius Eckert, y básicamente, es un segmento de música en bucle que generalmente dura unos 20 segundos y automáticamente entra en la conciencia y sigue sonando a repetición.

Por qué una canción se “nos pega” en la cabeza
Hay ciertas características musicales que hacen que las canciones sean más propensas a convertirse en “gusanos del oído”, como si la pieza es repetitiva, si hay una mayor duración de ciertas notas, si los intervalos entre las notas son más cortos. Además, las canciones que desencadenan algún tipo de carga emocional, ya sea conscientemente o no, o las canciones asociadas con un recuerdo en particular, con frecuencia pueden ser las que se queden resonando en la cabeza.

Los estudios que utilizan imágenes de resonancia magnética funcional analizaron la estructura del cerebro, y los resultados tienen sentido en términos de los procesos descritos anteriormente. Hay una participación de la corteza auditiva en el lóbulo temporal del cerebro que apoya la percepción musical, y conexiones entre esa corteza y las áreas profundas del lóbulo temporal, como el hipocampo o el giro parahipocampal, que son importantes en la codificación y recuperación de la memoria.

El bucle fonológico fue implicado, el proceso de mantener algo en la mente, como un “virus” mental, durante un cierto número de segundos. Así que hay redes en el cerebro que apoyan estas funciones de la música, la memoria, la atención, y el hecho de mantener algo en la cabeza, y también la memoria de trabajo. Y luego está la conexión con las regiones emocionales del cerebro, como la amígdala, que está involucrada en la prominencia y la emoción negativa, y el estriado ventral, o núcleo, que está vinculado con la emoción positiva y la recompensa. Todos estos son elementos que se cree que están implicados en los “gusanos del oído”.

La música se usaba, junto con la rima, antes de la palabra escrita en muchas culturas para ayudar a las personas a recordar historias orales. Nuestros cerebros evolucionaron para evocar estas asociaciones y estos fragmentos.

Lo que sucede es que las conexiones en nuestros cerebros que involucran estas regiones se “atascan”, lo que resulta en una reproducción automática de los recuerdos musicales. Algunas investigaciones sugieren que las personas que tienen dificultades con la memoria de trabajo, como las que sufren de trastorno por déficit de atención, pueden experimentar menos “gusanos del oído”, mientras que las personas con trastorno obsesivo-compulsivo, donde existen estos bucles que juegan involuntariamente en sus cabezas, pueden ser más propensas a experimentarlo.

Cómo sacarse una canción de la cabeza
Para deshacerse de un “gusano del oído”, se puede intentar la distracción, participando en otra cosa que requerirá el uso de algunas de estas regiones cerebrales, circuitos y funciones para que los esté tomando literalmente en otra dirección. Otros abogan más por un enfoque de atención plena: simplemente dejar que se desarrolle y tratar de no concentrarse demasiado en ello. Y luego algunos recomiendan tocar música real, porque así se puede reemplazar lo que se quedó impregnado en la cabeza con otra cosa.

Fuente: TN

Te puede interesar