Caldo de huesos, el tesoro nutricional que tienes a tu alcance

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Rosario CALVO
caldo-huesos-kG7E--620x349@abc

Siempre estamos en la búsqueda de soluciones naturales que nos ayuden a sentirnos mejor, menos hinchados, lucir más jóvenes, dormir más profundamente, etc. y, aunque las opciones son infinitas, hay un plato que se ha vuelto muy popular recientemente, especialmente entre las personas preocupadas por su salud: el caldo de huesos, y esto se debe a que se cree que tiene muchos beneficios...

Aunque existe una investigación limitada sobre el caldo de huesos en sí, hay mucha evidencia que sugiere que beberlo puede ser muy beneficioso. De hecho, Adriana Oroz Lacunza, dietista-nutricionista en Pamplona, recomienda esta elaboración, aunque con algunas condiciones... «Aconsejo que sean huesos de carnes de buena calidad, como pollo, pavo, cerdo, gallina, ternera... Hay que priorizar las patas de huesos de carne de pasto o ecológica, aunque también se podría hacer con pescado».

Además, a la hora de preparar el caldo de huesos hay que tener en cuenta la grasa de dicho hueso... Es decir, si es necesario desgrasar ese caldo. La dietista-nutricionista Adriana Oroz Lacunza sí recomienda hacerlo: «Hay que desgrasar el caldo para quitarle el exceso de grasa y para ello insto a, una vez este cocinado, dejar enfriar el caldo para quitar el exceso de grasa (costra blanca) que se deposita en la superficie». Una vez se ha hecho, habría que volver a calendar el caldo para colar y reservar en tuppers para consumirlo.

Cómo hacer caldo de huesos
Para la preparación del caldo de huesos, explica Adriana Oroz Lacunza que primero hay que cocinar los huesos y los cartílagos a fuego lento y con un chorro de vinagre de manzana, que «nos permite extraer de ellos una gran variedad nutrientes (minerales, aminoácidos esenciales, colágeno…) de fácil absorción que pueden resultar muy interesantes para nuestra salud ósea, digestiva, inmunitaria, articular, de la piel, uñas…etc.». Al parecer, según continúa contando la nutricionistas, encontramos minerales como el calcio, el magnesio o el fósforo, beneficiosos para nuestra salud ósea; aminoácidos esenciales como la glicina que facilita el proceso de digestión y la regeneración celular y la prolina, que al combinarlo con vitamina C contribuye a promover un buen cuidado de la piel; elementos como glucosamina y condroitina que ayuda a minimizar las molestias en las articulaciones y en casos de artritis, entre otras muchas funciones más. «También contiene altos niveles de colágeno y gelatinas, relacionados con una mejora de la digestión y la regeneración celular y de nuestra piel», indica.

Te puede interesar