Día del Médico: ¿Quién fue Carlos Finlay?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Gastón PEDRAZA
74EMPVQCAFHWJEYGYUG5CVVZJI

En Cuba hay una calle, un parque, un museo y un premio que llevan el nombre de Carlos Finlay. Pero lo más importante es que cada 3 de diciembre en toda América se celebra el Día del Médico en su memoria. ¿Qué aporte hizo Finlay para quedar en la historia? Investigó el origen de la fiebre amarilla y descubrió a un mosquito como transmisor de la enfermedad.

Su nombre completo era Carlos Juan Finlay y Barrés, nació el 3 de diciembre de 1833 en Camagüey y falleció el 19 de agosto de 1915 en La Habana, a los 81 años. Como reconocimiento a su trabajo, la Confederación Médica Panamericana instauró en 1953 el Día del Médico en su fecha de nacimiento, y Argentina se adhirió a esa celebración en 1956 ante la iniciativa del Colegio Médico de Córdoba, oficializada mediante un decreto del Gobierno.

Finlay había presentado su hipótesis sobre la fiebre amarilla en 1881 frente a la International Sanitary Conference. Sus estudios determinaban que, si un mosquito picaba a una persona enferma y más tarde también picaba a una sana, le transmitía la fiebre amarilla.

Al año siguiente pudo identificar al mosquito del género Aedes Aegypti como el organismo responsable del contagio. Su teoría siguió con recomendaciones para el control en la población del mosquito y de esa manera se logró un freno en la diseminación de la enfermedad. Pero no se dio de un día para el otro.

Cuál es el origen de la fiebre amarilla
La fiebre amarilla había atacado a distintas ciudades del mundo y, de hecho, Buenos Aires la había sufrido en 1871. En esa época, además, había provocado un desastre durante las obras del Canal de Panamá: murieron 30.000 trabajadores, quebró la empresa constructora y se generó un importante retraso en los plazos del proyecto.

Entonces, los estadounidenses se hicieron cargo del Canal y convocaron al coronel médico Walter Reed para que determinara el origen de la enfermedad. Reed había trabajado hasta 1893 en el lejano Oeste con los apaches. En 1899 lo enviaron a Cuba, donde conoció a Finlay, y empezó estudiar sobre la fiebre amarilla, a tal punto que comprobó en persona su gravedad.

Cuadro "Un episodio de la fiebre amarilla en Buenos Aires", de Juan Manuel Blanes.
El médico cubano había comenzado con sus estudios clínicos en 1865. En 1901, recién dos décadas después de la presentación de la hipótesis, Reed realizó una junta y confirmó el trabajo de Finlay. Fue el puntapié inicial para erradicar la enfermedad del Caribe.

Con esa base, Reed se metió de lleno en el tema y llevó a cabo experimentos en Camp Lazear. Varios colegas se ofrecieron como voluntarios para ser picados por el mosquito. Algunos no tuvieron consecuencias y otros murieron por la enfermedad.

El coronel médico siempre le dio crédito a Finlay por el descubrimiento del transmisor de la fiebre amarilla. En ese momento, dicho avance fue considerado en la ciencia médica como el suceso más importante desde la vacunación contra la viruela.

La vida del Doctor Carlos Finlay
Carlos Finlay era hijo de un médico inglés residente un Cuba. A los 11 años lo mandaron a estudiar a Le Havre, en Francia. A los 13 regresó a Cuba por una enfermedad, pero luego volvió a Europa en 1848 para completar su educación, pasó dos años en Londres y cursó la carrera en Ruan. En 1851, sufrió fiebre tifoidea y retornó a su país natal.

Como en la Universidad de La Habana no reconocieron sus estudios académicos en Europa, emprendió viaje hacia Estados Unidos y se inscribió en el Jefferson Medical College de Filadelfia. En esa ciudad conoció a John Kearsley Mitchell, quien le propuso la teoría del germen de la fiebre amarilla y le dio el impulso inicial para su histórica investigación.

El cubano se graduó en 1855, dos años más tarde, en 1857, comenzó con prácticas de oftalmología en La Habana y en 1860 continuó sus estudios en París durante un año. Tras la confirmación de Reed sobre su trabajo, lo nombraron como titular de la Oficina de Salud de Cuba. También lo nominaron siete veces al Premio Nobel en Medicina. Y cada 3 de diciembre se celebra el Día del Médico en su honor.

Fuente: TN


 
 

Te puede interesar