Ocho tips para prevenir las fiebres tifoidea y paratifoidea que pusieron en alerta a Salta

SALUD Por Ivana ALFARO
AGSM6DVSIZAXZIPD6SLKEKM45I

El Ministerio de Salud de la Nación y el Ministerio de Salud Pública de Salta lanzaron una alerta epidemiológica por el aumento de casos de fiebre paratifoidea. En el documento aseguran que, desde la semana epidemiológica 47 de 2017, se registra un aumento de casos de personas con esta patología: en lo que va del año, se detectaron 1.088 casos de fiebres tifoidea y paratifoidea, de los cuales 1.069 corresponden a residentes de esa provincia, concentrados principalmente en la capital y municipios aledaños.

A su vez, informaron que los aislamientos fueron confirmados por parte del Laboratorio Nacional de Referencia (LNR) como Salmonella entérica subespecie entérica serovar Paratyphi B.

De acuerdo con lo señalado en el documento -elaborado por las áreas de Epidemiología de Salta y de la Nación, el Laboratorio Malbrán y el Departamento de Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos, INAL-ANMAT-, el mayor número de casos se registró en las primeras semanas del año, disminuyendo en el otoño/invierno y volviendo a incrementarse desde la semana epidemiológica 32, alcanzando los 100 casos. El 63% de los afectados era menor de 15 años.

Qué son las fiebres tifoidea y paratifoidea
Las fiebres tifoidea y la paratifoidea son enfermedades causadas por las bacterias Salmonella Typhi y Salmonella Paratyphi. Los seres humanos son el único reservorio para Salmonella Typhi (que causa enfermedad más grave), mientras que Salmonella Paratyphi también tiene reservorios animales.

La paratifoidea es una forma poco frecuente de salmonelosis, caracterizada por síntomas como la fiebre alta, náuseas y vómitos, calambres abdominales, diarrea, cefalea, trastornos intestinales, tos seca, escalofríos y erupciones.

Antonio Montero (M.P. 8.249), infectólogo e investigador científico del Consejo de Investigaciones de la UNR (CIUNR), explicó: “Junto con la tifoidea, las fiebres paratifoideas constituyen las llamadas fiebres entéricas. Se manifiestan como una enfermedad sistémica grave con fiebre persistente y síntomas abdominales. La fiebre tifoidea está causada por la bacteria Salmonella entérica serotipo typhy, en tanto que las paratifoideas están causadas por Salmonella paratyphi A, B o C más raramente”.

“Todas (tifoidea y paratifoideas) presentan síntomas similares y no es posible distinguirlas basándose sólo en la clínica. No hay que confundirlas con otras salmonellas que causan gastroenteritis distintas de las fiebres tifoideas y se conocen como Salmonellas no tifoideas”, aclaró el infectólogo.

Cómo se transmiten las fiebres tifoidea y paratifoidea
Montero precisó que estas enfermedades se transmiten “mediante el agua y los alimentos contaminados, que históricamente se asocian con malas condiciones de higiene, el hacinamiento y la pobreza.”. Y agregó: “Actualmente la mayor parte de los brotes ocurre en países subdesarrollados o en regiones pobres y aisladas carentes de infraestructura sanitaria”.

“En la era preantibiótica causaban una enfermedad severa y frecuentemente mortal, caracterizada por tres fases: una semana de fiebre elevada sin períodos afebriles, luego una semana con síntomas intestinales graves (diarrea, sangrado intestinal o perforación) y, por último, una tercera semana con síntomas de compromiso encefalítico con episodios de obnubilación (typhus), que dieron su nombre a estas enfermedades”, indicó.

El especialista aclaró: “Aunque se describe como una enfermedad severa y postrante, existen formas leves y hasta asintomáticas. Y en el caso de la tifoidea, existen portadores asintomáticos que eliminan la bacteria en sus heces sin enfermar”.

Cuál es el tratamiento para las fiebres tifoidea y paratifoidea
Montero señaló que el tratamiento se basa en “antibióticos, reposo y medicación sintomática”. “La prevención es simple, pero costosa. Y requiere de la provisión de una red confiable de agua potable, una infraestructura sanitaria que permita disponer adecuadamente de las excretas contaminantes como heces y orina (donde hay cloacas no hay tifoidea) y un manejo seguro de alimentos”.

Y concluyó: “En el primer mundo, son enfermedades que afectan a viajeros que se desplazan a zonas sin recursos, por lo que hay que consultar con un especialista antes del viaje. Las vacunas existentes no son la solución pues solo brindan el 60% de prevención. Estas enfermedades son un importante marcador sanitario de la pobreza y falta de higiene”.

Recomendaciones del Ministerio de Salud para prevenir la fiebre tifoidea y la paratifoidea
Al comenzar la temporada de altas temperaturas, el Ministerio de Salud de Salta recomendó tomar precauciones en el manejo de los alimentos, dado que las bacterias ingresan al cuerpo a través de la ingesta de agua o comidas contaminadas tales como carne bovina y aviar, huevos, leche o mayonesa, además de pescados y mariscos.

Entre las recomendaciones se destacan:

Cocinar bien los alimentos.
Manipular los huevos con cuidado y cocinarlos bien.
Evitar las comidas que puedan contener ingredientes crudos.
Mantener limpias las superficies donde se cocina.
Lavarse a conciencia las manos, así como las tablas para cortar y los cuchillos después de manipular alimentos por cocinar.
Evitar el contacto con las heces de las mascotas.
No cocinar para otras personas cuando se esté enfermo, sobre todo si se tienen vómitos o diarrea.
Mantener la comida bien refrigerada.

Fuente: TN

Te puede interesar