Tips para prevenir y tratar las diarreas infantiles de verano

SER PADRES Por Carola LEVI
67GUJ5RFJRES5LZOWR2AWNQDO4

La diarrea se caracteriza por la evacuación frecuente de heces líquidas y se asocia con la pérdida excesiva de líquidos y electrolitos, en especial sodio y potasio.

La diarrea infecciosa, que puede ser de origen parasitario, bacteriano o vírico, viene siempre acompañada de deshidratación, cuya gravedad va a depender de cada caso en particular.

En días de calor, las bacterias se reproducen con mayor facilidad, por ello los alimentos pueden contaminarse con mayor facilidad. Hay que tener cuidado con las comidas y su preparación.

“Siempre es clave la higiene de las manos, especialmente antes de manipular alimentos. Hay que beber abundante agua potable y consultar al pediatra ante la aparición de diarrea y/o vómitos y/o fiebre”, remarca Omar Tabacco (M.P. 8.942), presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (S.A.P.).

El experto advierte: “No dar medicamentos. La prioridad es la hidratación”.

La diarrea y el jardín maternal
En algunos casos, las enfermedades que causan diarrea se pueden contagiar en el jardín, el punto de las infecciones virales.

“Hacemos tareas de ventilación periódica en las instalaciones, diariamente y, como mínimo, durante quince minutos. Cada salita tiene su bañito y los hábitos de higiene se inculcan en los niños desde temprana edad y son acordes a la misma”, detalla Gabriela Giustozzi, directora del Jardín Maternal del Club de Leones de Boulogne, que está abierto todo el año y está dedicado al cuidado de bebés desde los 90 días hasta niños de tres años.

“Tenemos muy presente que es importante la higiene estricta y el buen lavado de manos de los chicos y del personal”, admite.

Giustozzi repasa las normativas existentes que especifican todo lo atinente a la bioseguridad: lavado de manos, de juguetes, colchonetas, cambiadores, manejo del área de preparación de mamaderas, de cocina e higiene de salas.

“Cuando se presenta un caso de diarrea en los jardines maternales, la recomendación es no llevar a los chicos hasta que estén sin síntomas un día por lo menos”, señala Tabacco.

Tipos de diarrea y signos de alarma
En términos clínicos, la Asociación Americana de Gastroenterología (AGA) clasifica la diarrea en:

Diarrea aguda: cuando la duración es inferior a 2 semanas.
Diarrea persistente: la duración se prolonga entre 2 y 4 semanas.
Diarrea crónica: dura más de 4 semanas de forma continua u 8 semanas intermitentemente.
Los signos de alarma, en los cuales se deben consultar al doctor son:

Fiebre alta (39°C o más).
Moco, sangre o coloración negra en las deposiciones.
Más de un día con diarrea.
“Es indispensable la reposición adecuada de líquidos. En los menores de seis meses con lactancia materna exclusiva, se debe aumentar la frecuencia de amamantamiento, y en el caso de los más grandes, hidratarlos con agua fresca y segura o jugos frutales naturales”, explica Noemí D´Artagnan (M.N. 65.604), médica pediatra y secretaria del Comité de Pediatría Ambulatoria de la S.A.P.

Cómo conservar los alimentos en días de calor
Hacer las compras en orden de temperatura.
Utilizar agua potable.
Lavar las frutas y verduras.
Procurar que estén bien cocidas.
Mantener los alimentos en heladera.
No cortar la cadena de frío.
Si los síntomas no cesan, aparecen episodios de fiebre, vómitos constantes y siempre que el chico sea menor de tres años (por su mayor peligro de deshidratación) es importante ir al médico para que valore el caso.

Fuente; TN

Te puede interesar