La pasta baja en carbohidratos: un trampantojo que sirve para un antojo

NUTRICIÓN Por Camila MARTINEZ
pasta-konjac-2

Si estás siguiendo una dieta de control de peso, una de las primeras medidas que seguramente tengas que tomar será modificar las cantidades de hidratos de carbono (pan, pasta, arroz) que consumes, evidentemente a la baja. Esto es sin duda una de las partes de la dieta que menos suelen gustar, especialmente a los y a las amantes de la pasta, que siempre confiesan echar de menos una mayor cantidad de pasta en su alimentación. 

Por eso hoy te hablaré de dos posibilidades de pasta baja en carbohidratos, vamos, lo que podríamos llamar un trampantojo que nos pueden salvar de algún que otro antojo:

Una muy sencilla y que si eres usuario de redes sociales seguramente te ha llamado la atención por su sencillez es preparar unos espagueti de calabacín. Son muy fáciles de hacer, ya que con un simple pelador de patatas los puedes dejar listos en unos minutos. Aunque hoy en día ya existen un montón de artilugios específicos para que te queden perfectos.

El konjac es una pasta (glucomanano) que se obtiene de un tubérculo muy utilizado en Asia, al cual se le puede dar distintas formas de pasta (espagueti, macarrones e incluso puede simular al arroz).

El principal atractivo del konjac es que es muy bajo en calorías, aproximadamente 100 gramos tienen unas 9 Kcal, pero al igual que es bajo en energía, también es bajo en aporte de nutrientes como proteínas, grasas vitaminas y minerales. Su sabor y textura son diferentes a los de la pasta, pero su sabor neutro y su forma pueden ser una excelente alternativa (como trampantojo) a la pasta tradicional.

Lo habitual es que no los localices en los supermercados tradicionales, pero lo puedes encontrar en los supermercados con productos asiáticos o en tiendas especializadas en dietética.

Cocinar la pasta tipo konjac es sencillo, incluso dependiendo de los fabricantes puede venir ya hidratada. Solo tienes que elaborar tu salsa favorita (cuanto más saludable, mejor) para acompañarla.

Además, otro apunte interesante es que ambos tipos de pastas, la de calabacín y la konjac están indicadas en la dieta cetogénica por su bajo índice glucémico. 

La pérdida o ganancia de peso es multifactorial

Recuerda, no obstante, que los hidratos de carbono en su justa medida no son los culpables de que subamos de peso. La  pérdida o ganancia de peso es multifactorial y habría que valorar  minuciosamente cada caso para lograr el objetivo con el menor número de restricciones posibles. De esta forma la alimentación podrá ser más sostenible en el tiempo y lograremos el codiciado cambio de hábitos que siempre buscamos los nutricionistas.

Por supuesto, es importante destacar que la mejor elección serán siempre pastas y arroces integrales, que aumentan la cantidad de fibra de nuestra dieta mejorando nuestra salud gastrointestinal, los niveles de azúcar en sangre y con la capacidad para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Te puede interesar