Cómo comer para evitar el cansancio y el agotamiento diario

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Ana COHEN
pure-patata-kLRF--620x349@abc

En mayor o menor medida, todos experimentamos cansancio que normalmente aliviamos durmiendo o tomándonos un descanso. Pero el cansancio extremo es una sensación completamente diferente, y también se puede conocer como fatiga cuando el cansancio se vuelve abrumador y no se alivia con el sueño y el descanso. ¿No estás seguro de cuál es la causa de tu agotamiento? Pues lo cierto es que a veces tu alimentación es la que te quita toda la energía...

En muchas ocasiones, ante la posible necesidad de un aporte de energía inmediato, hay personas que suelen recurrir al café como estimulante cuando lo cierto es que los posibles causantes de la fatiga pueden ir desde una ligera bajada de tensión, ansiedad, cansancio por un mal descanso, hipoglucemia, deshidratación, cambios constantes en los horarios de trabajo, etc.

Patricia Ortega ( @patriortega_nutricion), dietista-nutricionista, asegura que si tienes unos hábitos alimentarios donde predomina un exceso de azúcares simples o de grasas de mala calidad, tienes posibilidad de sentir esta sensación de fatiga y cansancio: «Además, un patrón alimentario con estas características también puede desencadenar déficits en algunos tipos de nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que también sería aconsejable evitarlos».

Otro caso que puede darse es que estés realizando una dieta para pérdida de peso donde haya una restricción calórica y que, por tanto, no sea suficiente para cubrir tus requerimientos basales. Si es tu caso, recomienda Patricia Ortega que contactes con un dietista-nutricionista que te ayude a mejorar tu aporte sin la necesidad de tener esa sensación de fatiga.

Pesadez adbominal
Pero si el cansancio que experimentas es pesadez especialmente en la zona del abdomen, lo que ocurre, con total seguridad, es que no has comido de manera correcta. En cuanto a la pesadez digestiva se refiere, se suelen digerir mejor los alimentos cocinados a los crudos. Es decir, puede que te siente mejor un puré de verduras o unas verduras al horno que una ensalada. Pero en muchas ocasiones la clave está en la masticación.

«Este acto que muchas veces hacemos de forma inconsciente, nos puede ayudar a digerir mejor porque los alimentos llegan a nuestro estómago mejor 'triturados' y con esto estamos facilitando nuestra digestión. La masticación también nos ayuda a comer un poco más lentos y a percibir mejor la señal de saciedad. Con esto, podremos mejorar nuestras raciones para luego no sentirnos con 'pesadez' extrema», explica la nutricionista.

Eso sí, hay que tener en cuenta que, en condiciones generales, no existen alimentos que, de forma aislada, nos vayan a dar ese 'chute' de energía que podamos estar buscando, por muchas tazas de café que tomemos, pero sí es importante el conjunto del aporte energético que hagamos a lo largo del día y que éste sea de calidad. «Llevar una alimentación variada, adaptada a tus necesidades y rica en legumbres, cereales integrales, proteínas de calidad, aceite de olivas, frutos secos, semillas y por supuesto, frutas y verduras de temporada, te ayudará a evitar el cansancio, siempre y cuento éste se daba a una alimentación poco equilibrada», asegura Patricia Ortega.

De cualquier manera, la recomendación de la dietista-nutricionista es que, antes de realizar cambios sin saber cuál es la causa de esa sensación de cansancio o agotamiento, «hagas una analítica para ver si existe algún tipo de irregularidad que nos esté provocando esa sensación y así poder personalizar en función de cada caso».

Para concluir, si te has preguntado si existe un horario idónea para hacer las ingestas y así evitar la pesadez abdominal, sentimos decirte que no. Lo que sí funciona es acostumbrar a tu organismo a hacer las ingestas en los mismos horarios para mejorar nuestras señales de hambre y saciedad.

Te puede interesar