Cómo preparar una pizza saludable: la base lleva un ingrediente que no imaginas

RECETAS - HOY COMEMOS SANOS Por Rosario CALVO
pizza-garbanzo-kCyD--620x349@abc

INGREDIENTES
Harina de garbanzos 2 tazas
Agua a temperatura ambiente Una taza y media
Aceite de oliva virgen extra 4 cucharadas
Sal y pimienta Al gusto
Salsa de tomate casera 1 taza
Queso mozzarella fresco o rallado 200 gramos
Albahaca picada 2 cucharadas

Preparación
Añadir la harina de garbanzos a un bol mediano con una cucharadita de sal y mezclar. Continuar batiendo la harina mientras vertemos lentamente 1 taza y 1/2 de agua tibia. Deje que la masa repose entre 1 y dos horas.

Precalienta el horno a 220 ºC y coloca una sartén o cazuela baja de hierro fundido o en el horno durante 10 minutos mientras se precalienta. Este es uno de los secretos para conseguir una corteza súper crujiente.
Una vez que la sartén esté bien caliente, pincelarla con 1-2 cucharadas de aceite de oliva. Suficiente para cubrir el fondo de la sartén. Este paso debemos realizarlo con mucho cuidado para no quemarnos. Batir ligeramente de nuevo la masa y volcar la masa de garbanzos de manera uniforme en la sartén de hierro fundido. En ese mismo momento comenzará a cocinarse. Volver a meter la sartén en el horno y hornear durante 12-15 minutos o hasta que los bordes empiecen a estar dorados y crujientes.

Sacar la pizza del horno y dejarla enfriar unos minutos. Retirarla con cuidado de la sartén y traspasar a una tabla de cortar. Porcionar y servir. Podemos añadir hierbas aromáticas frescas como albahaca o tomillo limonero, también orégano o un toque de pesto o rúcula fresca. Ya sabes que la pizza es un plato en el que podemos ir de lo más tradicional a las versiones más creativas.

Te puede interesar