Comer chicle para adelgazar, ¿si o no?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
chicle-adelgaza-1-516x315

Después de la polémica alrededor de unos chicles que se anuncian como reductores de una conocida cadena de supermercados, cabe preguntarnos si los chicles son un buen aliado en una dieta de adelgazamiento o no. 

Como sucede con todas las cosas en la vida, no solo hay blanco o negro, ni todo es bueno o todo malo, en el medio existen una escala de grises que siempre debemos considerar.

Para empezar, voy a concretar que hablaré de los chicles sin azúcar. Evidentemente las versiones con azúcar debemos descartarlas siempre, no solo por los efectos perjudiciales para nuestra salud metabólica sino que además fomentan la aparición de caries que a su vez causa más problemas de salud. 

En cuanto a cómo afectan los chicles a nuestro apetito o saciedad, según el estudio ‘Short-term effects of chewing gum on satiety and afternoon snack intake in healthy weight and obese women‘,  estos pueden ayudarnos a tener mayor sensación de saciedad, ya que cuando masticamos el chicle se ponen en marcha mecanismos de digestión, que hacen que tengamos menos deseo de comer entre una comida y otra.

Además, masticar chicle puede ayudar a mejorar el tránsito intestinal y las funciones digestivas tras cirugías abdominales y cesáreas, aunque se necesitan más estudios para corroborar esta tesis.

La saliva que se produce durante la masticación es beneficiosa para la salud bucal, tanto de dientes como de encías se ven beneficiados, siempre que el tamaño del chicle no sea muy grande y que no sea muy duro y ojo, tampoco durante un tiempo muy prolongado ya que podría dañar las cúspides de los dientes por un desgaste excesivo.

También, el xylitol presente en su composición ayuda a inhibir el crecimiento bacteriano que puede llevarnos a sufrir más caries.

El consumo de chicle también se ha asociado según estudios a una reducción de la ansiedad, del estrés y una mejora en la atención, pero lo cierto es que se necesitan más investigaciones ya que son estudios muy pequeños.

En cuanto a los efectos negativos de consumir chicle, debemos tener en cuenta que la presencia de polialcoholes (edulcorantes) tiene un efecto laxante y que al masticar podemos tragar mucho aire que nos provoque gases en exceso.

Así pues, comer chicle tampoco es tan malo (siempre que no lo hagamos en exceso), pero de ahí a que existan chicles adelgazantes hay un trecho. 

Recuerda que un solo alimento o producto no va a ser el responsable de tu pérdida de peso. Lo mejor es seguir una alimentación saludable, practicar ejercicio físico y descansar adecuadamente para conseguir tu objetivo.

Te puede interesar