¿Cómo realizar ejercicio sin darte cuenta?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Carola LEVI
Persona-cambiando-zapatos-por-tenis

Si eres de esas personas que tiene el hábito de practicar un deporte de forma regular no importa cuanta motivación necesites, seguramente lograrás el objetivo. Sin embargo, también están aquellas personas que no hacen ejercicio en lo absoluto y ponen miles de excusas para darle la vuelta. Así que vale la pena hacer una lista de actividades físicas que pueden incorporarse a la rutina diaria y hacer ejercicio sin darse cuenta.

Muchas personas llevan una vida sedentaria y no solo se debe a las comodidades que se van acostumbrando con el tiempo, sino a que muchos de los trabajos que se realizan no les da cabida para ejercitarse. Pero estas propuestas pueden resultar útiles y de alguna u otra forma ayuda a mantenerse activos y, sobre todo, saludables.

Usar las escaleras en lugar del ascensor
No solo en el edificio en el que vives hay escaleras, también hay en las oficinas, en el estacionamiento, en los centros comerciales y muchos lugares públicos. Solo es cuestión de habituarse y empezar a ver las escaleras como una oportunidad para hacer ejercicio en lugar de un obstáculo en el camino.

Caminar en las pausas de trabajo
Muchos trabajadores tienen derecho a tomar una taza de café o refrigerio a media mañana. Así que si tu trabajo se desarrolla la mayor parte del tiempo sentado, aprovecha esas pausas para dar un pequeño paseo por el área de trabajo. Estira las piernas y toma aire. Igualmente puedes hacerlo en la hora de la comida.

Tareas domésticas como un gimnasio en casa
Si tienes que realizar tareas en casa como barrer, aspirar, limpiar y planchar, plantéalo como un gimnasio en casa y presta atención a los ejercicios. Si logras verlo así, podrás hacer a consciencia y tomarlo como una actividad física extra que será bueno para tu cuerpo. Puede volverse adictivo.

Pasear a la vez que te ejercitas
Puedes incorporar el hecho de pasear por tu ciudad u otros lugares y podrá servirte como una actividad física a la vez que conoces zonas desconocidas. Y si tienes una mascota, no limites en sacarlo a que haga sus necesidades, más bien aprovecha para caminar y hacer ejercicio juntos.

Así que si no estás habituado a la actividad física, ten en cuenta que al principio te cansarás y conforme progreses, te vas a acostumbrar al ejercicio y podrás notar cambios significativos en el cuerpo.

Te puede interesar