La menopausia, ¿puede generar olvidos?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Cristina MERCADO
ZF6MRFCSANCBLC6KB53GUFNM7M

Después de los 40 años, muchas mujeres entran en distintos períodos que llevan a la menopausia. El ciclo menstrual comienza con desarreglos en la cantidad y la periodicidad del sangrado. Se estima que cerca del 1% de la población femenina mundial experimenta la menopausia de manera prematura, es decir, antes de la cuarta década de vida.

Hoy, 18 de octubre, es el Día Mundial del Climaterio y la Menopausia. En ese marco, cabe resaltar algunos de los efectos negativos de este período: posible aumento de peso, irritabilidad emocional, sofocos, ansiedad, cefaleas, insomnio, disminución del apetito sexual, sequedad vaginal y palpitaciones, entre tantos otros. A eso, se le suma ahora un posible problema más: los cambios cognitivos.

Una investigación, publicada en Menopause -la revista de la North American Menopause Society, (NAMS)- asegura que el descenso de estrógenos puede provocar cambios cognitivos en las mujeres, que afectan principalmente a la memoria y el aprendizaje.

El estudio fue realizado en más de 440 mujeres (de aproximadamente 42 años) y analizó los cambios en el rendimiento cognitivo en las diferentes etapas de la menopausia para determinar la duración de esas alteraciones entre la premenopausia (la etapa previa al cese de la menstruación) y la perimenopausia (cuando la mujer está cerca del inicio de la menopausia y empiezan a aparecer síntomas y cambios en el ciclo menstrual).

Las voluntarias debieron hacer test de aprendizaje verbal, memoria, velocidad de procesamiento, fluidez verbal, habilidades motoras y función ejecutiva durante las distintas etapas de la investigación.

Conclusiones del estudio
Los especialistas indicaron que la etapa de la menopausia en la que se encuentre la mujer es “un factor determinante en su estado cognitivo” y que “su deterioro persiste en la posmenopausia”. En ese sentido, afirmaron que hay una reducción del aprendizaje, la memoria y la atención desde la premenopausia hasta la perimenopausia temprana, y desde la menopausia hasta la posmenopausia. “Muchos de estos cambios alcanzaron un nivel clínicamente significativo de deterioro cognitivo”, destacaron los autores de la investigación.

Por su parte, Stephanie Faubion, directora médica de NAMS, explicó: “Este estudio se suma a la literatura existente sobre los cambios cognitivos durante la transición a la menopausia y muestra un deterioro significativo en el aprendizaje y la memoria que persiste en la posmenopausia. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos hallazgos e identificar los factores responsables de las diferencias individuales en los cambios cognitivos”.

La importancia de los estrógenos
La ginecóloga Alejandra Belardo (M.N. 78.361) le explicó a Con Bienestar: “La menopausia significa la última menstruación en la vida de una mujer y forma parte de un período femenino que es el climaterio. El diagnóstico (clínico) es retrospectivo porque debe pasar al menos un año para decir que una mujer ha entrado en su menopausia”. Respecto a los síntomas, indicó: “El más característico son los sofocos, es decir, la sensación abrupta de calor desde el cuello o el tórax a la cara, que generalmente continúa con transpiración y enrojecimiento del rostro”.

La especialista sostuvo que durante la menopausia hay un descenso brusco de los estrógenos, la hormona principal de la mujer: “Hay receptores de esa hormona en todo el sistema nervioso central. Por eso, algunas mujeres que entran en la menopausia presentan lo que se llama trastornos del humor, justamente porque los estrógenos cumplen un rol vital en todo lo que es la neurotransmisión a nivel del sistema nervioso central. Además, interactúan con otros neurotransmisores como la serotonina”.

En ese sentido, añadió: “Cuando hay un descenso de los estrógenos, esos neurotransmisores que participan en el humor, en el apetito también se ven afectados, con lo cual es lógico esperar que haya alteraciones en el área de sistema nervioso central, como en la memoria. Muchas mujeres manifiestan tener menos capacidad de concentración y mayor cantidad de olvidos. El estrógeno favorece la conectividad interneuronal, beneficiando la presencia de neurotransmisores. Sin embargo, no todas las mujeres que entran en la menopausia ven afectadas sus áreas cognitivas, pero sí sabemos que los estrógenos tienen un efecto positivo en lo que es la cognición, la memoria y la estabilidad del humor”.

Posibles causas de la menopausia precoz
La menopausia precoz puede ser resultado de problemas emocionales o propios de los ovarios, como la insuficiencia ovárica primaria, que se da cuando dejan de producir niveles normales de hormonas reproductivas. Aunque no se sabe la causa exacta, expertos de la Clínica Mayo aseguran que el proceso se relaciona más con cuestiones genéticas. Sin embargo, existen otros factores que pueden provocarla:

Tabaquismo. Fumar deteriora la calidad de los ovarios y embriones, y provoca un incremento de las anomalías cromosómicas, lo que puede adelantar la menopausia entre uno y cuatro años. Para evitar el riesgo, lo ideal es dejar este hábito.

Estrés: Un estudio de la Boston University School of Public Health informa que las mujeres que viven bajo dificultades económicas son un 80% más propensas a experimentar menopausia temprana, debido a los altos niveles de ansiedad que les genera y que afectan al cuerpo. Los expertos recomiendan la práctica de yoga para reducir esos niveles.

Peso corporal: Las mujeres con sobrepeso que suelen someterse a dietas inadecuadas debilitan el organismo y acortan su ciclo natural reproductivo. Por su parte, las que son muy delgadas tienen menos suministros de estrógenos por lo que los agotan más rápidamente.

Enfermedades autoinmunes: Mujeres que padecen enfermedades como el hipotiroidismo, diabetes o la enfermedad de Addison tienen mayores posibilidades de desarrollar insuficiencia ovárica primaria y, por lo tanto, menopausia prematura, según indica la British Menopause Society.

Cirugía: Debido a que los ovarios son los que suministran grandes cantidades de hormonas, una operación como la extirpación de ovarios o de útero en mujeres que aún no atravesaron la menopausia naturalmente pueden presentar antes sus síntomas, informa la Clínica Mayo.

Infecciones: Aunque las probabilidades son más bajas, el National Health Service indica que infecciones como la tuberculosis, paperas o la varicela pueden ser detonantes de la menopausia prematura.
Tratamientos del cáncer: Las quimioterapias o la radiación en el área pélvica dañan los ovarios causando los sofocos durante o poco después de los procedimientos, según afirman los médicos de la Clínica Mayo. Medicamentos hormonales recetados por los expertos podrían reducir el riesgo.

Sedentarismo: La falta de ejercicio también predispone a la menopausia precoz.

Las mujeres que tienen menopausia prematura y no se someten a un tratamiento, corren el riesgo de desarrollar osteoporosis, enfermedades cardiovasculares y demencia, según advierten expertos del National Health Service.

Fuente: tn

Te puede interesar