¿Cocinar con una freidora de aire caliente es saludable?

POR UNA VIDA MÁS SALUDABLE Por Gina NAVARRO
patatas-fritas_8d1bf30c_1200x1200

Las freidoras sin aceite o por aire caliente han experimentado un auténtico boom en los últimos años. La mayoría de personas las compra sin tener claro cómo funcionan y lo que se puede preparar con ellas. Te vamos a dar las respuestas que necesitas para que averigües si este nuevo electrodoméstico se ajusta a tus necesidades.

DIFERENCIAS ENTRE UNA FREIDORA NORMAL Y UNA FREIDORA DE AIRE CALIENTE
Para comprender la diferencia entre una freidora normal y una de aire caliente tiene sentido observar más de cerca el mecanismo de funcionamiento de las dos freidoras.

FREIDORA NORMAL
En una freidora normal, el calor del aceite cocina rápidamente los alimentos (el aceite no contiene agua y, por lo tanto, puede alcanzar temperaturas superiores al punto de ebullición del agua sin que se vuelva gaseoso).

Tan pronto como se pone algo en la freidora, la temperatura de la superficie de los alimentos aumenta muy rápidamente hasta los 100 ° C. Permanece allí hasta que no fluye más agua del interior a la velocidad a la que se evapora en la superficie.

Esta fase puede terminar relativamente rápido o durar más, dependiendo de la naturaleza de los alimentos que se fríen. Si no fluye más líquido, la temperatura de la superficie sigue aumentando y la reacción de Maillard es la responsable de los tonos tostados y de que se desarrolle el gustoso sabor a frito.

FREIDORA DE AIRE CALIENTE
Una freidora de aire caliente funciona con el mismo principio que un horno de convección. El aparato calienta el aire y este aumenta lentamente la temperatura de la superficie de los alimentos en el espacio de cocción.

Sin embargo, el aire no transfiere muy bien la energía térmica. Es por eso que con una freidora de aire caliente lleva mucho más tiempo hasta que las patatas fritas y los demás alimentos estén listos.

El calor hace que el agua se evapore en las áreas superficiales de los alimentos y aumenta la humedad alrededor de ellos. Esto reduce la temperatura y ralentiza la formación de una costra.El ventilador integrado en las freidoras de aire caliente ayuda a mezclar el aire más seco con el aire húmedo, por lo que la temperatura de la superficie puede aumentar más rápido y se crea una corteza más crujiente.

¿ES UNA FREIDORA DE AIRE CALIENTE MÁS SALUDABLE QUE UNA FREIDORA?
Las freidoras se anuncian como una alternativa saludable para elaborar frituras. Aunque la grasa no es mala per se, demasiada sí lo es, y con la freidora de aire caliente es seguro que el alimento no se va a impregnar de grasa.

En una freidora convencional, el aceite se deposita en la corteza. Agitar la pieza después de freír eliminará una gran parte del aceite, pero siempre quedará un poco en la fritura, lo que contribuye a su sabor. Es decir, los sabores que consiguen los dos tipos de freidora son diferentes.

Por otra parte, en la freídora de aire caliente no se van a formar los compuestos tóxicos que sí pueden aparecer en una freídora de aceite, sobre todo si se reutiliza el aceite o se recurre a grasas poliinsaturadas como el girasol y el maíz.

¿DEBO COMPRAR UNA FREIDORA DE AIRE CALIENTE?
Una freidora de aire caliente tiene muchas ventajas sobre una freidora clásica:

No es necesario manipular grasa caliente
Huele mucho menos
La preparación es más saludable
Además, las freidoras de aire caliente se pueden utilizar como pequeños hornos
Si te gusta comer alimentos crujientes, pero sin grasas, entonces podrías pensar en la opción de adquirir una de estas freidoras
A la hora de elegir una freídora de aire caliente es importante evitar las superficies antiadherentes de plástico (teflón), porque este material puede rayarse y algunas partículas pueden acabar en los alimentos. Si se generan altas temperaturas también se pueden generar compuestos tóxicos.

Te puede interesar