Dieta revitalizante: cómo combatir la fatiga y reforzar el organismo

DIETAS Por Camila MARTINEZ
fatiga-cansancio-2-k5BF--620x349@abc

. Las ganas de normalidad tras más de un año y medio de pandemia nos exige un esfuerzo extra tanto en nuestro trabajo como en la vida cotidiana. Da la sensación de que tenemos que hacer en apenas unos meses todo lo que no hemos podido hacer durante el resto del año debido a las restricciones o a la precaución. Aumenta la cantidad de trabajo, crece el estrés y se duplican las responsabilidades. Por eso ahora es más importante que nunca cuidarse con hábitos saludables (alimentación sana, ejercicio, descanso, hidratación y gestión del estrés).

Alimentarse bien, aportando al organismo los nutrientes que necesita (vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales...) para tener energía y reforzar las defensas será una de las claves para superar con buena nota este último trimestre del año. Lo primero que tenemos que hacer es revisar nuestra lista de la compra para primar los productos frescos frente a los ultraprocesados. Los expertos recomiendan una dieta equilibrada en la que no falten los alimentos vegetales (verduras, frutas, legumbres y hortalizas), las carnes magras, el pescado, los lácteos, los huevos y las grasas saludables (aceite de oliva virgen, frutos secos y semillas).

Uno de los nutrientes que más ayudan a combatir la fatiga o el cansancio es el magnesio. Según la Fundación Española del Corazón este mineral es imprescindible para el organismo pues interviene en la transmisión del impulso nervioso y la relajación muscular, participa en la síntesis de proteínas, actúa activando numerosas coenzimas y forma parte de los huesos y los dientes.

El hierro es otro de los imprescindibles para el organismo ya que se encuentra en cada célula y es el oligoelemento más abundante en nuestro cuerpo. Se necesita para producir hemoglobina y es responsable del transporte del oxígeno de los pulmones a las diferentes partes del cuerpo. Interviene en los tejidos conectivos y ayuda a sentirnos menos cansados, además de mejorar el crecimiento de las uñas y el pelo.

En cuanto a las vitaminas, la vitamina C es una de las que más contribuye a prevenir el agotamiento. Destaca por su capacidad antioxidante, ayuda a mejorar la absorción del hierro y potencia los mecanismos de defensa del organismo. Es también esencial para la síntesis del colágeno.

Y si hablamos de cuidarse a nivel mental cabe destacar que los nutrientes que miman el cerebro son los ácidos grasos esenciales Omega 3, las vitaminas del Grupo B (especialmente B1, B2, B3, B5, B9 y B12) y la citada Vitamina C. En cuanto a los minerales, además del magnesio, son importantes el fósforo, el potasio, el yodo y el calcio. Tampoco podemos olvidar el agua y los líquidos pues el cerebro necesita estar permanentemente hidratado para funcionar correctamente.

 

Te puede interesar