Por qué necesitas un nutricionista (y no solo para perder peso)

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara BLANC
I5RWQJLXUBCYBVNM3YGVMYAMOY

La función de las dietistas-nutricionistas se ha relacionado desde siempre con la pérdida de peso. Este hecho viene, en gran parte, influenciado por la cultura de la dieta que rodea a la sociedad desde hace tiempo, en la que se premia la pérdida de peso y se contempla como una forma de alcanzar un estado de mayor felicidad y se considera que personas con cuerpos más grandes no pueden estar sanas igual que si tuvieran un cuerpo más delgado o «normativo».

Imagina cuántas veces le habrán dicho a un nutricionista, «¿eres nutricionista? A ver si me haces una dieta para adelgazar» o «Tengo que perder x kg, ¿qué hago?» y un sinfín de ejemplos más relacionados con la pérdida de peso. Por ese motivo, la dietista-nutricionista Ariadna Parés ( @ariadna.nutricion) quiere dar a conocer todas aquellas labores que realizan en consulta los dietistas-nutricionistas y a las que parece no darse importancia: «No estamos solo para ayudarte a perder peso. De hecho, el perder peso suele ser la consecuencia de muchas de las otras cosas en las que trabajamos juntos en consulta», aclara.

A parte de esto, hablar de perder peso no es un concepto del todo correcto, sino que es más acertado decir «pérdida de grasa o de recomposición corporal (perder grasa y ganar músculo)».

Entre las muchas funciones de los expertos en nutrición, podrían destacarse las siguientes, según Ariadna Parés:

 - Aprender a comer de forma saludable: esto es, al parecer, lo que más te ayudará a largo plazo; aprender a alimentarte según lo que sea bueno para ti, según tus necesidades y tu contexto. «Cada persona es un mundo, las bases de una alimentación saludable son prácticamente iguales para todo el mundo, sin embargo, en cada caso puede haber matices importantes», dice la experta.

- Diferenciar qué alimentos son saludables y cuáles no tanto: «Hay que priorizar en nuestra alimentación los alimentos nutritivos y dejar para momentos más puntuales los ultraprocesados y alimentos poco saludables», comenta.

- Mejorar la relación con la comida: Explica Ariadna Parés que dentro de un contexto de alimentación saludable es necesario que «te permitas disfrutar sin remordimientos de comidas no tan saludables», de comer en más cantidad o fuera de tu rutina habitual de vez en cuando: «Dejar atrás la culpabilidad, remordimientos y las restricciones extremas».

- Mejorar la sintomatología en distintas patologías: «La alimentación es fundamental en la prevención de patologías y también como tratamiento y mejorando la sintomatología de éstas», manifiesta la nutricionista.

- Identificar tus señales de hambre y saciedad.

- Entender que la salud no se basa solo en comer sano, hay otros pilares que no podemos dejar de lado, como son el ejercicio físico, la gestión emocional y del estrés y el buen descanso, entre otros.

- Entender que cuidarse y ser una persona sana va mucho más allá de tener un físico concreto: «Hay personas con cuerpos normativos que no están sanas y otras personas con cuerpos considerados más grandes que sí lo están. El aspecto físico no define el estado de salud», aclara.

- Dejar de darle tanto valor al número de la báscula: el peso por sí solo no es buen indicador de progreso ya que está influenciado por muchos factores, como por ejemplo el agua corporal, masa muscular, masa ósea, grasa corporal, heces… y fluctúa mucho, incluso durante un mismo día.

- Cambiar o mejorar la composición corporal: por ejemplo, aumentar masa muscular y/o perder grasa corporal.

Teniendo en cuenta todos estos temas que se pueden abordar en consulta, junto con otros más igual de importantes, Ariadna Parés aconseja que si sientes que hay algo relacionado con la alimentación o tu relación con la comida que necesitas trabajar, no dudes en acudir a un experto. «Por todos estos motivos en mis consultas doy libertad a los pacientes para que decidan si quieren llevar un seguimiento de peso y medidas corporales. Si no te apetece o sientes que te puedes agobiar no hace falta hacerlo; podemos trabajar en muchísimo más que en perder peso, así como valorar el progreso de otras formas», concluye.

Fuente: abc

Te puede interesar