En qué alimentos podemos encontrar antioxidantes

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Camila MARTINEZ
VNO62JBTZJCUTHDWBJDEZ6Q2RI

La alimentación, junto con la actividad física, resulta clave para una vida sana. La palabra “antioxidante” está estrechamente ligada a los alimentos y la buena nutrición. Se trata de moléculas presentes en el cuerpo y se encuentran en alimentos de origen vegetal que contrarrestan el estrés oxidativo del organismo, que ocurre cuando existe un desequilibrio entre la producción de radicales libres que dañan las células y la capacidad del cuerpo para contrarrestar sus efectos dañinos.

Los antioxidantes sirven esencialmente como guardaespaldas para proteger las células sanas de los ataques de los radicales libres. Al hacerlo, ayudan a mantener una función fisiológica adecuada y a proteger la salud.

La licenciada en Nutrición Jorgelina Azzaro (M.N. 6.371), le explicó a Con Bienestar qué son los radicales libres: “Son moléculas que se producen normalmente en las células del organismo que cumplen la función de luchar contra infecciones por virus y bacterias. El aumento en la concentración de radicales libres da lugar a un fenómeno conocido como ´estrés oxidativo´, capaz de producir daños celulares que, a su vez, pueden ser los responsables de diversas enfermedades crónicas degenerativas como, por ejemplo, el cáncer”.

El problema -señaló la especialista- está cuando los radicales libres provienen de fuentes externas (sumado a aquellos que se producen normalmente en el organismo) por consumo de alimentos con alto contenido de ácido graso trans, procesados (como embutidos, etcétera), fritos y ultraprocesados que tienen un “exceso de conservantes y aditivos que aumentan esos radicales libres y el estrés oxidativo”. Eso también puede pasar, advirtió, por un consumo excesivo de alcohol.

Según explicó la nutricionista, existen dos tipos de antioxidantes: los que provienen de la alimentación y los fabricados por el organismo que protegen a las células del cuerpo frente a la agresión de los radicales libres. “Un antioxidante dietético es una sustancia que forma parte de los alimentos de consumo cotidiano. Entre los más importantes, se encuentran las vitaminas C y E, y los carotenoides. Dentro de estos últimos, se encuentran el licopeno (la salsa de tomate, por ejemplo), los betacarotenos (están en la calabaza y zanahorias; protegen a la información genética contenida adentro de las células y detienen el deterioro de los tejidos) y la luteína. Otros antioxidantes son los flavonoides (presentes en los arándanos, frutos rojos, cebolla, ajo, repollo, etcétera) y los polifenoles (están en el vino tinto, en el té verde y el chocolate amargo)”, precisó.

Cuál es el antioxidante más importante
El antioxidante más importante es la vitamina C, que aumenta la función inmunitaria y protege a las células de ciertas mutaciones. “Esa vitamina se encuentra en el kiwi, los cítricos, las espinacas frescas, el perejil, los pimientos, etcétera. A su vez, la vitamina E ayuda a mantener la integridad y a retardar el envejecimiento de las células. Está en el aceite de girasol, en el germen de trigo, en el aceite de maíz y de soja, en los frutos secos (como nueces y almendras), entre otros alimentos”.

Azzaro recordó la importancia de incorporar estos alimentos antioxidantes en la dieta: “Con una adecuada alimentación, se evita la acumulación de sustancias tóxicas que generan estrés oxidativo en el organismo y se controla el desarrollo de enfermedades crónicas. La forma de incorporar más antioxidantes de manera natural es consumiendo más frutas y verduras”, concluyó.

Te puede interesar