La carne blanca aportaría el mismo nivel de colesterol “malo” que la roja

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Camila MARTINEZ
carnes-blancas-incrementan-colesterol-en-sangree-1200x900

Un nuevo estudio de la Universidad de California, en San Francisco (EE.UU.), asegura que la carne blanca (de las aves) aporta el mismo nivel de colesterol que la roja. Los investigadores explicaron que las grasas saturadas incluyen manteca, grasa de res y piel de ave, lo que contribuye a la concentración de colesterol LDL, que tapa las arterias y puede provocar enfermedades cardiovasculares.

Los resultados de este estudio, publicado en la American Journal of Clinical Nutrition, afirman que comer carne blanca no necesariamente es menos dañino que ingerir carne roja. En cambio, recomiendan consumir proteínas no cárnicas, como los vegetales, los lácteos y las legumbres, incluyendo los porotos, ya que son más beneficiosos para prevenir el colesterol.

El impacto del colesterol malo en el corazón
Los especialistas sostienen que las grasas saturadas aumentan la concentración de colesterol LDL o “malo” en el torrente sanguíneo y este se acumula en las arterias, lo que puede provocar infartos, enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.

Durante el estudio, los investigadores analizaron a cien hombres y mujeres de entre 21 y 65 años, que debieron consumir grasas saturadas. Todos los voluntarios debieron hacer tres dietas de prueba: la de carne roja, la de carne blanca y luego, una sin nada de carne. Cada plan de alimentación duró cuatro semanas y estuvo marcado por un “período de lavado”, es decir, cuando los participantes volvieron a sus dietas habituales.

La principal fuente de carne roja proporcionada por los investigadores fue la carne de res, mientras que el pollo sirvió como la principal proteína de carne blanca. Según informaron, se tomaron muestras de sangre de todos los participantes al comienzo y al final de cada dieta de prueba.

Los resultados del estudio científico
De acuerdo con los investigadores, las proteínas de vegetales tuvieron el impacto más saludable en el colesterol en sangre, mientras que los niveles de colesterol fueron idénticos durante el período de consumo de carnes blancas y rojas. Los participantes tuvieron niveles más altos de colesterol total y LDL durante el período de ingesta de grasas saturadas, sin importar la fuente de proteína.

A su vez, el estudio no mostró diferencias significativas en las concentraciones de partículas de LDL grandes, medianas y pequeñas en la sangre de los participantes entre las dietas de carne roja y blanca. Sin embargo, una dieta alta en grasas saturadas sí se asoció con una mayor concentración de partículas grandes de LDL.

La importancia de ingerir carnes magras
Maria Romo-Palafox, nutricionista y becaria postdoctoral del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut, le dijo a CNN: “Si se tienen problemas con el colesterol o antecedentes familiares de colesterol elevado y enfermedad cardíaca, entonces es mejor consumir menos carnes rojas y blancas y sustituirlas con porotos, lentejas, granos con mayor contenido de proteínas, como la quinoa y productos a base de soja, como el tofu y el tempeh”. En ese sentido, señaló: “Estamos confirmando que una dieta basada en proteínas de origen vegetal tiende a tener mejores resultados de salud, ya que protegen el corazón, y tiene menos impacto ambiental negativo”, concluyó.

Te puede interesar