Cómo gestionar los problemas de pareja que surgen por las tareas del hogar

NOTICIAS DE INTERÉS Por Raquel Alcolea para Abc
tareas-del-hogar-2-knfH--620x349@abc

¿Estás esperando a que los platos se laven solos? Al menos pon el lavavajillas, ¿no? Si es que al final lo tengo que hacer yo todo»... Lo más simple, lo más pequeño y hasta lo más absurdo puede desequilibrar la balanza en una relación de pareja pues, como sucede con la mayoría de las relaciones que establecemos con los demás la asignación de tareas y responsabilidades es importante para favorecer el equilibrio y la armonía en esa relación. Según explica Laura Palomares, psicóloga de Avance Psicólogos, la mayoría de las discusiones de pareja responden a los desequilibrios en la asignación concretas de la casa de modo que, cuando uno de ellos asume más cargas de limpieza o suele tener más funciones a la hora de afrontar el día a día y la organización del hogar (bancos, facturas, horarios, actividades ocio de la familia o la parea...) es cuando llega el conflicto. El problema es que en algunos casos estas cuestiones aparentemente menores pueden ser el germen de una ruptura pues detrás de ese desequilibrio acaban apareciendo en la parte más desfavorecida, según indica la experta, sentimientos de decepción y de rencor hacia el otro. «Pensemos que no es solo una cuestión práctica, se trata de que el hecho de observar una falta de iniciativa por parte del otro o incluso una cierta pasividad puede llevar a que la otra persona sufra un desencanto o incluso puede llegar a provocar un alejamiento serio», plantea Palomares.

Cómo saber si es el germen de una ruptura
Cuando las discusiones en torno a las tareas del hogar empiezan a ocupar demasiado tiempo y espacio en la pareja, cuando se observa resentimiento por parte de ambos o de uno de los dos, cuando el distanciamiento impide que la pareja llega a acuerdos y cuando la comunicación o las relaciones sexuales se ven afectadas por la situación habrá llegado el momento de pedir ayuda profesional ( terapia de pareja), según afirma la psicóloga, pues todas estas señales son alarmas que pueden influir directamente en la relación de pareja.

¿Estás esperando a que los platos se laven solos? Al menos pon el lavavajillas, ¿no? Si es que al final lo tengo que hacer yo todo»... Lo más simple, lo más pequeño y hasta lo más absurdo puede desequilibrar la balanza en una relación de pareja pues, como sucede con la mayoría de las relaciones que establecemos con los demás la asignación de tareas y responsabilidades es importante para favorecer el equilibrio y la armonía en esa relación. Según explica Laura Palomares, psicóloga de Avance Psicólogos, la mayoría de las discusiones de pareja responden a los desequilibrios en la asignación concretas de la casa de modo que, cuando uno de ellos asume más cargas de limpieza o suele tener más funciones a la hora de afrontar el día a día y la organización del hogar (bancos, facturas, horarios, actividades ocio de la familia o la parea...) es cuando llega el conflicto. El problema es que en algunos casos estas cuestiones aparentemente menores pueden ser el germen de una ruptura pues detrás de ese desequilibrio acaban apareciendo en la parte más desfavorecida, según indica la experta, sentimientos de decepción y de rencor hacia el otro. «Pensemos que no es solo una cuestión práctica, se trata de que el hecho de observar una falta de iniciativa por parte del otro o incluso una cierta pasividad puede llevar a que la otra persona sufra un desencanto o incluso puede llegar a provocar un alejamiento serio», plantea Palomares.

Cómo saber si es el germen de una ruptura
Cuando las discusiones en torno a las tareas del hogar empiezan a ocupar demasiado tiempo y espacio en la pareja, cuando se observa resentimiento por parte de ambos o de uno de los dos, cuando el distanciamiento impide que la pareja llega a acuerdos y cuando la comunicación o las relaciones sexuales se ven afectadas por la situación habrá llegado el momento de pedir ayuda profesional ( terapia de pareja), según afirma la psicóloga, pues todas estas señales son alarmas que pueden influir directamente en la relación de pareja.

Te puede interesar