Infancia: crecer en altura es crecer en salud

SER PADRES Por Carola LEVI
articuloconmishijos_5

Hoy en día, existen mitos que desinforman al momento de hablar de la salud de los chicos y chicas, en especial cuando se trata de su crecimiento. De esta manera, haciendo foco en la Semana Mundial de Concientización sobre los Trastornos del Crecimiento, es importante destacar que la estatura debe considerarse un indicador de crecimiento saludable.

Entonces, ¿cómo debemos actuar para cuidar la salud de los niños y las niñas? Un ejercicio indispensable es considerar la altura como un indicador fundamental, ya que nos puede ayudar a identificar a tiempo un posible trastorno de crecimiento y así evitar futuras afecciones. Si no realizamos estos chequeos a tiempo, las consecuencias pueden derivar en problemas en el desarrollo del aprendizaje, en el funcionamiento del corazón, en la calidad respiratoria, en la vista, en la audición y en los huesos.

El crecimiento de los chicos y chicas nos brinda un parámetro de su bienestar y, por eso, es fundamental medirlos cada 6 o 12 meses y hacer un seguimiento en el tiempo, ver la evolución y también hacerlo controlar por sus pediatras durante las consultas pautadas.

Existen diversas técnicas de medición que pueden ser útiles a la hora de hacer los controles anuales. Por ejemplo, los pediatras utilizan el estadiómetro para conocer la talla. La medición consiste en mantener al niño parado y apoyado sobre la tabla fija o pared, con la espalda recta y los talones alineados. Se documenta el promedio de tres mediciones. Otro método muy utilizado por los profesionales de la salud es la medición de la circunferencia cefálica que permite proporcionar datos sobre el correcto desarrollo del cerebro.

Qué pasa en casa con los controles de altura de los chicos
Muchas veces, las madres y los padres no cuentan con las herramientas o conocimientos sobre cómo medir a sus hijos correctamente para monitorear su crecimiento. También, es frecuente que no noten un crecimiento deficiente, ya que la velocidad de desarrollo entre las personas puede variar dependiendo de diferentes factores como: problemas de salud, la nutrición o los antecedentes genéticos. De hecho, está comprobado científicamente que los chicos aumentan su altura en distinta proporción de acuerdo con su edad.

Considerando este panorama, aprovechamos a acercar a los padres y madres la “Regla de los 5″. ¿Cómo funciona?:

Del nacimiento al primer año, los bebes crecen aproximadamente 25 centímetros (equivale a 5 “bloques” de 5 cm).
De 1 a 4 años, los niños crecen aproximadamente 10 cm. por año (equivale a 2 “bloques” de 5 cm).
Desde los 4 a la pubertad, su crecimiento se ralentiza a 5 cm. por año (equivale a 1 “bloque” de 5 cm).

Esta regla les permitirá a los cuidadores de los chicos y chicas, tener una referencia en relación con su crecimiento. También para el uso en casa, la calculadora de crecimiento, que se encuentra en el sitio de www.masqueEstatura.com, es una herramienta que -conociendo la altura y el peso de los chicos- permite llevar el control de su desarrollo. Además, ayuda a incorporar la medición como hábito y permite tener toda la información en un solo lugar.

A su vez, existen algunos indicios que nos avisan que los chicos pueden tener una problemática asociada con el crecimiento:

Cuando un niño menor pasa a medir más que el/la mayor.
Cuando solo se cambia el calzado porque se gasta y no porque quedó chico.
Cuando siempre es primero en la fila de la escuela.
Si pasan algunas temporadas y el ruedo del pantalón sigue doblado o se gasta demasiado.
Cuando confunden al chico con alguien más joven.
El crecimiento de un hijo o hija representa más que el paso del tiempo: nos cuenta una historia, y detectar algún signo que llame la atención en su estatura puede ser clave para su bienestar y salud general. De esta manera, vemos que es un factor fundamental saber si nuestros chicos y chicas están creciendo como deberían.

Te puede interesar