Pipas de girasol: los beneficios del snack que mejora el ánimo y calma la ansiedad

NUTRICIÓN Por Ana COHEN
pipas-usa-2-kASE--620x349@abc

Cuando por fin logras desconectar en casa y te pones una película o una serie, ¿eres de los que suele acompañar ese momento con un puñado de pipas? Y si quedas con amigos para charlar, ¿también suelen formar parte de la tertulia? Si la respuesta es afirmativa, te damos la enhorabuena pues estás incluyendo en tu día a día uno de los snacks más saludables.

Nos encanta picar entre horas pero no siempre lo hacemos de forma saludable. Cuando recurrimos a una pieza de fruta, o cuando tomamos frutos secos o semillas no solo estamos comiendo alimentos sanos, sino que también estamos aprovechando sus propiedades saciantes.

Por eso hacer que formen parte de nuestro día a día puede ser una buena fórmula para cuidarnos . Y no solo eso, sino que además de cuidar nuestro cuerpo algunos de estos alimentos, como es el caso de las pipas, pueden ayudarnos a cuidar el alma, pues en muchos casos nos acompañan desde la niñez y asociamos su consumo casi siempre a tardes de reuniones familiares o de amigos en donde las conversaciones amenas, las risas y los secretos eran los protagonistas. De hecho, según un estudio, las pipas son el alimento preferido para comer mientras se pasa el rato con seres queridos, se ve una película o incluso para disfrutarlas en soledad mientras se lee un libro o se ve la televisión.

Semillas para el corazón, la piel y el cabello
Tanto las semillas como los frutos secos son nutritivos, saludables y previenen diferentes enfermedades crónicas. Las semillas de girasol aportan grasas saludables, compuestos vegetales beneficiosos, vitaminas y minerales. Además, pueden ayudar a reducir la inflamación, así como a prevenir las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo 2.

Además las semillas de girasol son ricas en vitamina E (35,17 mg por cada 100 gramos), niacina (8,33 mg), hierro (5,25 mg), zinc (5 mg) o ácidos grasos poliinsaturados (23,1 mg). Por su riqueza de nutrientes este tipo de semillas aportan energía y ayudan a regular el estado de ánimo.

Además es uno de los alimentos que aporta un mayor contenido de triptófano, un aminoácido importante para producir serotonina, la hormona asociada a la felicidad y al bienestar.

Entre lo más destacable de las pipas de girasol se encuentra que es una excelente fuente de vitamina E, que ayuda a proteger el corazón y a prevenir al sistema de enfermedades cardiovasculares. También contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (o grasas buenas), que aportan un efecto protector del corazón. Al ser ricas en fibra, además, su consumo ayuda a reducir el colesterol, a controlar la glucosa en sangre y a prevenir el estreñimiento.

Un puñado de pipas de girasol, por tanto, no solo es bueno para el corazón y para mejorar el estado de ánimo (nos aleja de la depresión y la ansiedad), sino que también son ideales para la piel y el cabello gracias a las vitaminas del grupo B, que funcionan como un complejo revitalizador y antienvejecimiento.

Ahora que, con la vuelta a la rutina laboral y el final de las vacaciones, hemos dejado atrás el agua del mar, el aire de la montaña y el cloro de las piscinas es un buen momento para que la piel del cuerpo vuelva a verse hidratada y para que el pelo luzca de nuevo sano y fuerte. Y eso es algo a lo que también contribuyen los nutrientes que aportan las pipas.

Beneficios de las pipas

Las pipas de girasol son una excelente fuente de vitamina E
Contienen grasas 'buenas'
Son ricas en fibra y potasio
Al aportar vitaminas del grupo B se considera que son revitalizantes y que ayudan contra el envejecimiento
El Omega 3 que contienen regula las hormonas
Son fuente de fitoesteroles, unos compuestos químicos de origen vegetal que ayudan a reducir los niveles de colesterol
Adecuadas para embarazadas

Pipas de girasol para embarazadas
¿Sabías que durante la gestación las embarazadas necesitan un aporte adicional de folatos? Esto es así porque el ácido fólico o vitamina B9 ayuda al cuerpo a descomponer, utilizar y crear nuevas proteínas y, en este caso, al buen desarrollo del feto. Por este motivo es aconsejable que las embarazadas lleven una dieta saludable, consumiendo alimentos como pipas de girasol, que contribuyen a mantener unos niveles adecuados de folatos en el organismo. No obstante, siempre es recomendable hablar con nuestro médico de confianza para mantener una dieta variada y equilibrada.

Te puede interesar