Por qué no debes sustituir la sal por salsa de soja

NUTRICIÓN Por Gastón PEDRAZA
salsa-de-soja-k0gE--620x349@abc

La salsa de soja forma parte de casi todas las cocinas. Esta, derivada de la soja (es producto del fermento de las semillas de este alimento), puede dar ese 'toque final' a muchos platos. Una salsa un poco densa y salada que funciona como condimento en multitud de platos.

Entonces, si hablamos de salsa de soja, ¿hablamos de los beneficios de la soja? La dietista-nutricionista Laura Jorge lo deja muy claro: si queremos los beneficios de la soja, debemos irnos a la legumbre. «En la salsa de soja no están las vitaminas, los minerales y la fibra. Además, la masticación es un factor muy importante con la saciedad; no se puede sustituir el consumo de soja por la salsa de soja», aclara la profesional que añade que la salsa al fin y al cabo es un derivado que se puede utilizar para aliñar algunos platos, «pero que no tiene ese valor nutricional de la soja como tal».

Qué beneficios tiene la soja
Si hablamos de la soja, en general, y algunos de sus derivados: como la soja texturizada, el tofu o el seitán, hablamos de un alimentos con múltiples beneficios para la salud; destaca especialmente por su alto contenido en proteína. Por ejemplo, según la Base de datos española de composición de alimentos (Bedca), la soja seca tiene por cada 100 gramos 35.9 de proteína.

Además, hablamos de un alimento que reduce la tasa de azúcar en sangre, así como el colesterol. También puede prevenir la osteoporosis, aliviar síntomas de la menopausia y su aporte de fibra mejora el tránsito intestinal.

Además, es importante entender que la salsa de soja muchas veces tiene una abultada cantidad de azúcar, así como sal añadida. Así que, aunque a priori no tiene contraindicación, no es necesario que esté presente todos los días en nuestra alimentación.

Es importante elegir la salsa 'más saludable' si queremos incluirla en nuestros platos. Sus ingredientes, explica Laura Jorge, pueden variar. Comenta que, si nos decantáramos por una salsa de soja 'pura', esta no debería llevar más que: soja, trigo agua y sal. «Se supone que no debería llevar ningún aditivo, ni azúcar, pero es fácil encontrar muchas que los llevan», recuerda.

¿Mejor salsa de soja o sal?
No se puede tampoco utilizar la salsa de soja como sustitutivo de la sal. No es una opción más saludable. «No solo no es mejor, sino que en muchos casos la salsa de soja lleva más sal añadida, e incluso azúcar», dice Laura Jorge. Sustituir un producto por otro sería, entonces, contraproducente. La recomendación general de la nutricionista es controlar las cantidades que consumimos de ambos productos.

En caso de querer utilizarla, la salsa de soja marida muy bien en cantidad de elaboraciones. «Se puede utilizar en muchos platos: en salteados de verduras y pollo, en pasta con gambas y verduras, en platos tipo japoneses como sushi, o si hacemos unas gyozas en casa. Con un poco de imaginación podemos hacer un montón de opciones saludables con salsa de soja», termina la nutricionista.

Te puede interesar