Las manchas en la piel también se pueden tratar en primavera y verano

NOTICIAS DE INTERÉS Por Rosario CALVO
manchas_pielok

Los estándares de belleza cambiaron a favor de la salud. En la década del 90, el bronceado y las camas solares estaban a la orden del día. Hoy, difusión mediante de los daños que causa el sol, se busca tener una piel tonificada, suave, luminosa y sin maquillaje.

Hasta ahora, se creía que sólo se podían tratar las manchas de la piel en el invierno. La tecnología permite que esto ya no dependa de las estaciones del año porque hay muchos tratamientos con láser que sí se pueden indicar en primavera o verano siempre que se acompañen con buenos cuidados previos y posteriores.

El principal motivo de consulta dermatológica
Un exceso de oferta de melanina en un área de la piel produce diferentes tipos de pigmentación. Esto es causado por factores congénitos naturales o causas externas como la mencionada exposición al sol. Se pueden diferenciar dos tipos distintos de manchas frecuentes: los léntigos y los melasmas.

Los léntigos son esas manchitas, de bordes bien definidos, que comienzan como si fueran pecas que luego se van convirtiendo en manchas más grandes. Aparecen en las zonas donde más da el sol a lo largo de la vida, como cara, escote y manos. Este tipo de manchas pueden aparecer en cualquier momento y, aunque son más visibles en edad adulta, son consecuencia del sol recibido desde que nacemos.
Los melasmas se relacionan con los cambios hormonales, sobre todo los que ocurren durante el embarazo, y son más difíciles de borrar. Lo ideal es tratarlos lo antes posible porque los que llevan más tiempo instalados son más difíciles de borrar y necesitan tratamientos más agresivos. También hay hiperpigmentación postinflamatoria (PIH) y eritema postinflamatorio (PIE), que generalmente surgen después de un brote de acné. A pesar de ser incómodos estéticamente, no son peligrosos.

Opciones de tratamiento
Las cremas o geles aclarantes funcionan mejor para manchas planas, como el melasma o las manchas de la edad. Los productos de venta libre son opciones económicas para la hiperpigmentación, pero pueden llevar más tiempo que los tratamientos profesionales. La principal precaución al comprar aclaradores sin indicación médica es fijarse en que no contengan trazas de mercurio.

En cuanto a los ácidos faciales, funcionan bien para la hiperpigmentación leve en tonos de piel más claros. Las concentraciones más altas pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios y es mejor hacer peelings profesionales en el consultorio.

El papel del láser
El láser revolucionó el tratamiento de muchos problemas dermatológicos como los trastornos pigmentarios. La tecnología láser Q-Switched almacena energía en gran cantidad y las emite de manera eficiente en las áreas más afectadas de la piel. Los pulsos de alta velocidad tienen que salir en las áreas afectadas para curar la piel internamente. En nanosegundos, se emiten pulsos uniformes para evitar cualquier efecto dañino.

El láser actúa de forma muy selectiva sobre el pigmento de la mancha cutánea, por lo que es mucho más adecuado para quitar, por ejemplo, un léntigo que otros métodos como la crioterapia o congelación con nitrógeno líquido.

Es efectivo ante diversos tonos, realizando una destrucción de la lesión con el mínimo daño al tejido, surgiendo posteriormente piel totalmente regenerada. Luego de la sesión del tratamiento con láser Q-Switched es común que aparezca una pequeña costra que en el rostro desaparece a los siete días aproximadamente y en las manos, a los quince días. Cuando cae, aparece una piel totalmente regenerada, sin pigmentación y sin marcas.

Hay personas que piensan que la aplicación de un láser puede causar un efecto de ardor en la piel sensible. Sin embargo, eso no es cierto, puede sentir un poco de hormigueo, pero nada más que eso. El paciente puede volver inmediatamente a su vida cotidiana, pero recomiendo que lo haga con maquillaje corrector de la zona tratada. Este tratamiento también se puede indicar para eliminar tatuajes de la piel.

Siempre la mejor opción para no padecer las manchas, es prevenirlas. Hay que evitar la exposición directa a los rayos solares de una forma continuada (sobre todo, durante las horas centrales del día) y utilizar siempre una crema de protección de índice alto.

   

Te puede interesar