Fumar y consumir alcohol desde la adolescencia aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama

SALUD Por Gaston PEDRAZA
1366_2000

El cáncer de mama es uno de los más frecuentes: se calcula que 1 de cada 8 mujeres lo padecerá en la vida. En tanto, un nuevo estudio del Grupo GEICAM, de investigación en cáncer de mama, analizó cómo influye el consumo de alcohol y el tabaquismo en las diferentes etapas de la mujer al desarrollar un tumor mamario.

Para los especialistas, los malos hábitos iniciados en la adolescencia aumentan aún más el riesgo de padecer cáncer de mama. Al respecto, Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III y miembro de la Junta Directiva de GEICAM, sostuvo: “Existía evidencia de que el alcohol se asocia con el cáncer de mama, aunque no tanto sobre su efecto en las diferentes fases de la vida, y aquí precisamente está la novedad de este estudio”.

Los especialistas analizaron a 2.034 mujeres, de las cuales la mitad había desarrollado cáncer de mama. La mayoría (77,6%) había consumido alcohol a lo largo de su vida. Fue así que los investigadores las dividieron en cuatro grupos, según sus patrones de consumo. Aquellas que habían bebido más fueron mayoritariamente quienes habían desarrollado la enfermedad tras la menopausia.

Al mismo tiempo, los expertos notaron que además de la cantidad de alcohol que habían consumido en sus vidas, el riesgo era más alto si se había bebido durante la adolescencia, independientemente de si se había reducido su ingesta en la adultez.

Según Pollán, “los resultados que muestra la investigación tienen una explicación biológica, porque ese es el periodo en el que se está desarrollando la glándula mamaria”. Por su parte, Sonia Servitja, jefa de la sección de mama del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar señaló: “En la adolescencia y la juventud, las células de la mama están en fase madurativa o premadurativa y son más sensibles a los tóxicos, por lo que pueden acumular más mutaciones debidas a factores externos”. A su vez, las especialistas explicaron que el alcohol favorece la fabricación de estrógenos. Cuando los niveles de la hormona son muy altos, aumenta el riesgo de que las células se descontrolen.

¿Cómo influye el tabaco?
De acuerdo con los investigadores, el tabaco es otro de los tóxicos que inciden en el desarrollo del cáncer de mama, sobre todo cuando se comienza a fumar desde temprana edad. Al respecto, Servitja explicó: “Una mujer que fuma desde los 14 a los 20 años tendrá más riesgo que otra que ha empezado a los 25, aunque ambas hayan fumado la misma cantidad de años”.

Según la investigación de GEICAM, el riesgo de padecer cáncer de mama se duplica en quienes comienzan a fumar en la adolescencia. Para ello, los especialistas compararon las cifras de la enfermedad entre las mujeres que fumaban antes de tener hijos y las que no.

En tanto, un informe publicado en Nature Communications reveló que el tabaco ayuda a que el tumor se extienda y afecte a otros tejidos. “La nicotina favorece que las células malignas viajen hacia el pulmón y crezcan en él”, advirtieron los especialistas.

Te puede interesar