¿Sabes cómo influye la dieta en tu estado de ánimo?

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Sara BLANC
dieta-y-estado-de-animo_7883388c_1200x1200

El cerebro tiene dos grandes misiones: controlar el funcionamiento del cuerpo, y crear y mantener la facultad de pensar, sentir y actuar, todo ello con la finalidad última de la supervivencia.

Pero su desarrollo, mantenimiento y funcionamiento dependen en gran medida de lo que comemos, y a su vez nuestra conducta alimentaria y cómo nos sentimos se ven influidos por su actividad.

Que la dieta incide sobre la conducta y el estado de ánimo es una creencia humana muy antigua, pero el desarrollo de la ciencia ha permitido entender mejor este impacto.

Hoy se conocen, por ejemplo, los devastadores efectos de las deficiencias nutricionales en el desarrollo cerebral de los niños o que las deficiencias en determinados nutrientes pueden alterar procesos psicológicos básicos como la memoria y el aprendizaje.

Se ha demostrado por otro lado que la alimentación, al ser una pieza clave de la arquitectura y la dinámica del cerebro, puede influir en las motivaciones, emociones y formas de interpretar la realidad.

POTENCIAR LA SEROTONINA DEPENDE DE LA ALIMENTACIÓN
En los últimos tiempos ha despertado gran interés la relación del triptófano –un aminoácido– con la formación deserotonina, un neurotransmisor implicado en el control del sueño, estado de ánimo, sensibilidad dolorosa y apetito por los carbohidratos.

La velocidad de formación de serotonina en el cerebro parece depender de la concentración de triptófano en la sangre, algo en lo que hasta cierto punto se puede influir con la dieta.

Así, dietas ricas en triptófano y carbohidratos, y pobres en aminoácidos competidores del triptófano pueden favorecer la síntesis de serotonina.

También se sabe que el chocolate, el café o las bebidas alcohólicas contienen sustancias psicoactivas que modifican la conducta; que los horarios y dinámicas de la dieta repercuten en el funcionamiento cerebral y el estado de ánimo; o que distintos contaminantes ambientales pueden afectar al cerebro y la conducta.

¿QUÉ DIETA CONVIENE MÁS AL CEREBRO?
Lo que más le conviene al cerebro es una alimentación saludable que aporte de manera estable y progresiva la energía necesaria y que cubra las recomendaciones diarias de los diferentes nutrientes.

No se trata de una dieta especial: se ha dicho que todo lo que le hace bien al corazón le hace bien al cerebro, y es una lógica extensible a todo el organismo.

¿AL CEREBRO LE AFECTA COMER "MAL"?
En general, sí. Diferentes deficiencias y excesos se encuentran detrás de la mayoría de investigaciones que asocian alteraciones de la conducta y alimentación.

Conviene una alimentación saludable que procure al organismo todo lo que necesita, evite así la aparición de problemas y le permita desarrollar sus potencialidades.

Te puede interesar