Los 10 consejos para prevenir el síndrome urémico hemolítico

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
mDGQGhXb5_jnSqE6nYspHI7cHlAzgUZSsaRn14fM0RqrM6qZbqcPneGyza_Dfa96goSYoCy92d5b47ad1Z400BgTXoPl-_kidc7V

Cada 19 de agosto se celebra el Día Nacional de la Lucha contra el síndrome urémico hemolítico (SUH), una enfermedad causada por el consumo de alimentos contaminados con la bacteria Escherichia coli, productora de la toxina Shiga (STEC), que puede generar insuficiencia renal y afectar a distintos órganos del cuerpo.

“La bacteria puede encontrarse en la carne, en las frutas y verduras, en la leche o lácteos sin pasteurizar e incluso en el agua, si no es potable”, advirtió la licenciada en Nutrición, Paula Sofía Giusti (M.P 4.414), del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires. “También puede transmitirse de persona a persona, por el contacto con las manos, si no se toman medidas de higiene adecuadas”, agregó su colega, Andrea Landa (M.P 4.002).

El Síndrome Urémico Hemolítico afecta a niños y niñas, menores de cinco años principalmente, pero también a embarazadas, adultos mayores y personas con un sistema inmunológico debilitado. Es la primera causa en el país de insuficiencia renal aguda en lactantes e infantes, y la segunda de enfermedad renal crónica. Algunos de sus síntomas son: diarrea (generalmente con sangre), dolor abdominal, vómitos, convulsiones y anemia.

La Argentina tiene la tasa de incidencia más alta del mundo en niñas y niños, es decir, entre 10 y 12 casos cada 100 mil menores de cinco años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se reportan alrededor de 250 nuevos casos anualmente en el país.

No hay un tratamiento específico para esta enfermedad, pero sí puede prevenirse, por lo que el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires recomienda:

Lavarse las manos con agua y jabón, antes de estar en contacto con los alimentos, después de ir al baño o de cambiar pañales.

Cocinar las carnes completamente. Prestar particular atención a que estén bien cocidas, tengan color homogéneo y no desprendan jugos. La bacteria se destruye a los 70ºC.

Evitar el consumo de carne picada en menores de 5 años.

Prevenir la contaminación cruzada, separando los alimentos crudos de los cocidos y utilizando distintos utensilios para cada uno.

Conservar los alimentos en heladera o freezer.

Descongelar las carnes en la heladera.

Lavar con agua potable y desinfectar las frutas y verduras: colocar 3 gotas de lavandina apta en 1 litro de agua, sumergir durante 10 o 15 minutos, y luego enjuagar.

Consumir agua potable y ante la duda, hervirla cinco minutos o clorarla con dos gotas de lavandina apta para agua por litro, dejándola reposar por media hora.

Conservar la cadena de frío de los alimentos.

Elegir siempre leche y lácteos (quesos, yogures) pasteurizados. Lo mismo al consumir jugos de frutas.

El STEC-HUS a menudo comienza con vómitos y diarrea, los cuales pueden tener sangre. Al cabo de una semana, la persona puede tornarse débil e irritable. Además, los afectados pueden orinar menos de lo normal y, en algunos casos, la producción de orina puede casi suspenderse.

Te puede interesar