Qué es la dieta moderada y por qué es mejor que la estricta

DIETAS Por Julia VOSCO
images?q=tbn:ANd9GcR3TKAzE8gUBl9YyPI_NOWs6CquiE9gc2QZbvu6TFxeqAHWwjASDThDpwsfTngCxVv_lJs&usqp=CAU

Cuando se quiere perder peso rápidamente, la mayoría de las personas cree que deberá someterse a dietas estrictas, muy difíciles de sostener en el tiempo. Sin embargo, un estudio estadounidense revela que no es necesario tanto sacrificio. Una dieta moderada, con una disminución de 250 calorías diarias, sería suficiente para adelgazar si va acompañada de ejercicio. Además, mejora la salud cardiovascular y la elasticidad articular.

El estudio estuvo basado en 160 personas de más de 65 años, sedentarias y con obesidad. Los especialistas dividieron los casos en tres grupos: al primero se le permitió seguir con su rutina alimentaria y se le pidió que hiciera ejercicio cuatro veces por semana; a los integrantes del segundo grupo se les solicitó que hicieran el mismo plan de ejercicio, pero se les quitaron 250 calorías diarias de la dieta; y a los del tercero, se les pidió que siguieran con la misma rutina de ejercicios, pero con una dieta mucho más estricta: con 600 calorías menos por día.

Los especialistas hicieron un seguimiento de los pacientes y les redujeron básicamente las grasas y proteínas. A las 20 semanas de iniciado el plan, todos los participantes que hicieron dieta perdieron peso en comparación con los que solo hicieron ejercicio. La pérdida de peso fue igual en los grupos con dieta moderada y estricta, a pesar de que los últimos consumieron muchas menos calorías. Todos los que siguieron el régimen lograron una reducción de la presión sanguínea y mejoraron su salud cardiovascular.

Tina Brinkley, directora del estudio, lanzó: “Lo que nos sorprendió más fue ver que el grupo con la dieta estricta no tuvo ninguna mejora en la rigidez arterial. Hemos comprobado que el ejercicio y la dieta moderada pueden reducir la rigidez de la aorta (la arteria encargada de llevar la sangre oxigenada a gran parte del cuerpo) y conseguir una mejora general de la salud cardiovascular”.

Para la especialista, la dieta moderada maximiza los beneficios de la salud cardiovascular: “logra una pérdida de peso óptima y mejora la distribución de la grasa corporal”, dijo. En esa misma línea, explicó que las dietas estrictas no son necesarias o recomendables para perder peso. Para ella, es mejor combinar la actividad física con un plan de alimentación moderado y no, en cambio, limitarse a una sola cosa.

Cómo es la dieta inversa que evita el “efecto rebote”
Aunque cada vez existen más planes de alimentación para adelgazar, hay pocos que se enfocan en cómo mantener el peso. Es el caso de la dieta inversa, que consiste en un aumento progresivo y gradual de las calorías para restablecer los niveles hormonales adecuados y que el metabolismo se recupere luego del descenso de peso.

“Para que la etapa de mantenimiento sea exitosa y se mantenga el peso perdido, es fundamental que el descenso se haya producido en un marco de aprendizaje de hábitos y estilo de vida”, aclara Viviana Viviant (M.N. 1680), nutricionista y entrenadora personal.

Es frecuente que las personas al llegar al peso ideal se relajen y vuelvan a sus comilonas de antes, recuperando kilos y sufriendo el conocido “efecto rebote”. “En la etapa de mantenimiento, es mucho más importante el papel de la actividad física. Las guías actualizadas recomiendan no menos de 250 a 300 minutos de gimnasia por semana de intensidad moderada a vigorosa”, señala la especialista.

La dieta inversa está recomendada para los siguientes casos: aquellas personas que llevan en déficit calórico durante un período de tiempo relativamente largo; aquellas con calorías de mantenimiento muy inferiores a las que disponían habitualmente; y, para quienes vienen de una definición extrema, por ejemplo, tras haber realizado una competición.

Te puede interesar