Qué consecuencias tiene la abstinencia sexual en la mente y el cuerpo

SEXUALIDAD Por Ivana ALFARO
abstinenciasexual

En los últimos años, muchas personas han elegido la abstinencia sexual como una manera de alcanzar el autoconocimiento, el bienestar individual y la aceptación del yo. Sin embargo, varios estudios sugieren que la falta de relaciones sexuales puede provocar, con el tiempo, consecuencias físicas, emocionales y psicológicas.

Las personas que no tienen relaciones íntimas durante un largo período pueden experimentar sentimientos de exclusión o rechazo, de soledad e inseguridad, así como debilidad del sistema inmunitario y baja autoestima. Está comprobado que el sexo mejora el sueño, atenúa el estrés y la ansiedad y también combate la depresión.

Con Bienestar habló al respecto con Florencia Salort (M.N. 100.659) médica ginecóloga y sexóloga, quien explicó los mayores beneficios del sexo: “Las relaciones sexuales fortifican mucho el espíritu, el cuerpo y la mente porque activan neurotransmisores que otorgan bienestar a nivel químico y cerebral. El sexo genera endorfinas y opiáceos, lo que ayuda mucho a combatir los dolores corporales. Además, provoca mucha sensibilidad táctil, mejora la circulación cardíaca y la irrigación de sangre a todos los órganos del cuerpo. Estimula el sistema inmune, lo que contrarresta infecciones que se puedan llegar a tener”.

En lo que respecta a lo emocional, la especialista aseveró que el sexo también produce un gran sentimiento positivo en la autoestima, en la sensación de bienestar, de recompensa hacia el placer y en tener ganas de volver a que eso ocurra. “Eso hace que una persona sienta entusiasmo con respecto a sí mismo y al vínculo. Además, mejora el sueño y los sofocos en la menopausia, aumenta la relajación y el nivel de irrigación en la pelvis, inhibe el riesgo de progresión de endometriosis y del dolor pelviano, entre tantos beneficios”, explicó.


Entre tantas ventajas, aseguró que el sexo produce un acercamiento hacia la persona que se tiene enfrente. “Eso nos da la posibilidad de conocernos, de explorar nuestro cuerpo, de hablar de los no y de los sí, de reafirmarnos con el sentimiento de manera más responsable. A su vez, estimula la confianza, la intimidad en la pareja, la comunicación y la conexión de goce con la otra persona”, precisó.

Según explicó la especialista, la abstinencia sexual previene los embarazos no intencionales y la transmisión de infecciones sexuales (al menos por esa vía). “En general, las personas a las que no les interesa el sexo, o sea que eligen la abstinencia, evitan exponerse a situaciones que lamentablemente pueden suceder en un encuentro sexual, que pueden generarle sentimientos negativos por sus creencias, mandatos o por vivir un encuentro sexual con una persona o experiencia no afín y que puede darle pudor, vergüenza, culpa, malestar o miedo. Quienes rechazan experimentar las emociones que provoca el sexo, se evitan posibles sufrimientos, pero al mismo tiempo se pierden de vivir esas experiencias que son muy placenteras y saludables”, argumentó.

Sin embargo, aclaró que lo importante es que cada persona respete lo que elige, “respetándose a sí misma”. “Somos seres fluidos. Por ahí tenemos etapas donde elegimos la abstinencia y etapas en las que no. Lo importante es ser flexibles con nosotros mismos”, concluyó.

El sexo reduciría a la mitad el riesgo de muerte prematura
Tener relaciones sexuales al menos una vez por semana no es solo un beneficio del momento, también reduciría “a la mitad” el riesgo de sufrir muerte prematura. Los investigadores norteamericanos que llegaron a esta conclusión descubrieron que el sexo regular está relacionado con menores probabilidades de morir de enfermedades cardíacas, cáncer u otras afecciones.

La acción que se realiza en el encuentro íntimo es equivalente a un ejercicio de entrenamiento de “intensidad moderada”, y sus beneficios en la salud son similares, según los investigadores de la Universidad de Washington.

Los investigadores determinaron que a mayor frecuencia sexual, menor era el riesgo de morir. De acuerdo con el estudio, quienes tenían relaciones sexuales semanalmente tenían un 49% menos de probabilidades de fallecer que aquellos que intimaban menos.

Lo cierto es que el sexo libera sustancias químicas que benefician al cuerpo y estimulan la salud mental.

Te puede interesar