Tu pelo se vuelve más fuerte y sano cuando haces ejercicio por esta razón

NOTICIAS DE INTERÉS Por Raquel ALCOLEA para ABC
salud-pelo-3-k4RE--620x349@abc

E l Dr. Javier Pedraz,afirma director médico de Insparya Madrid, uno de los principales beneficios del deporte es el aumento de la serotonina, la denominada hormona de la felicidad, que ayuda a combatir el estrés. Esto beneficia el cabello, pues el estrés es uno de sus principales enemigos. «Cuando estamos estresados el cortisol, que es la hormona del estrés, puede presentar valores elevados y eso altera los proteglicanos, que es la molécula de proteína que se encarga de formar, mantener la estructura de las células y favorecer la comunicación entre el interior y el exterior de las mismas. La alteración de los proteglicanos daña al normal funcionamiento del folículo piloso, afectando a su función y regulación», explica.

Asimismo, el deporte favorece la oxigenación del cuero cabelludo, lo que sirve, según indica el experto, para mejorar la circulación en la zona. «Esto lleva a que se produzca un mayor aporte de nutrientes al cuero cabelludo, lo que contribuye a que aumente su vitalidad», añade. Además, esta mayor oxigenación aumentará el flujo sanguíneo y hará que los nutrientes lleguen antes a los folículos pilosos, lo que favorece su crecimiento.

 La actividad física regular provoca también una mayor sudoración, que contribuye a eliminar toxinas tanto a través de los poros de la piel como del cuero cabelludo. «Esto favorecerá que los ciclos habituales de crecimiento y caída del pelo (fases de anagen, catagen y telogen) se produzcan con normalidad y hará que, cuando el cabello se caiga (lo que ocurre de forma habitual) pueda recuperarse con normalidad», expica Pedraz.

La importancia de la dieta para el cabello
Pero para que el cabello luzca sano y fuerte la actividad tiene que completarse con la alimentación. Así, según explica el Dr. Pedraz, además de practicar deporte regularmente, es imprescindible seguir una dieta equilibrada, con una alimentación rica en frutas, verduras, carnes magras, frutos secos y pescado azul que contienen los nutrientes (vitaminas, minerales y proteínas de origen animal o vegetal) que más ayudan a mantener el cabello fuerte y sano.

Uno de los nutrientes fundamentales es la vitamina D, que, además de conseguirse gracias a la exposición solar diaria, puede obtenerse con el consumo de productos lácteos, salmón, sardinas, hongos y setas.

En cuanto a los minerales el zinc (presente en los mejillones, las almejas, las otras y los cangrejos, por ejemplo) es fundamental para el cabello pues su deficiencia puede provocar cambios en su composición dando lugar a un pelo fino y quebradizo. Un déficit de hierro (presente en las carnes rojas, los mariscos de concha, los frutos secos, las semillas, las especias, las lentejas, la soja en grano y los cereales integrales) puede dar lugar a un mayor riesgo que se nos caiga el pelo.

También tienen un papel importante en el buen estado del folículo piloso la vitamina B12 y el ácido fólico.

Pero tan importante es indicar lo que resulta aconsejable comer como lo que se recomienda dejar de consumir pues, tal como asegura Rocío Escalante, experta en dermocosmética y nutrición y titular de Arbosana Farmacia, el exceso de grasas saturadas y proteínas pueden influir en nuestro estado general y en la apariencia de nuestro cabello en particular.

Lo ideal es, según añade el Dr. Pedraz, es que sigamos una dieta equilibrada que incluya los suficientes nutrientes, oligoelementos y vitaminas que ayuden a que no resulte necesario una suplementación extra para fortalecer el cabello o las uñas.

Suplementos que perjudican el cabello
La suplementación puede llegar a provocar el efecto contrario al buscado, especialmente en temas capilares. Según indica el doctor Pedraz, en 2020 se publicó un estudio de Corona et al. en 'The World Journal of Men's Health' en el que se indica que el abuso de determinados suplementos, como los esteroides, puede ser perjudicial en la reproducción masculina, aumentar el riesgo cardiovascular y provocar la pérdida de pelo. Esto, según indica el Dr. Pedraz, se debe al aumento en la dihidrotestosterona, un metabolito biológico activo de la testosterona, que se sintetiza en la próstata, testículos folículos pilosos y las cápsulas suprarrenales y que tiene una acción directa sobre los receptores hormonales de los folículos pilosos. «Cuando se toma en grandes cantidades (por encima de la media) puede llegar a provocar una mayor caída del cabello, aunque en este caso, y localizada a tiempo, puede ser reversible, siempre y cuando se suspenda la ingesta de anabolizantes», informa.

Para rizar el rizo, buenos hábitos
Parece claro que la práctica deportiva beneficia la salud capilar. Sin embargo el experto en fitness y autor del blog 'Que la fuerza te acompañe' hace hincapié en el hecho de que la correlación no implica causalidad: «Las personas que hacen ejercicio de manera habitual normalmente lo acompañan con más conductas saludables como el cuidado de la alimentación, bajo o nulo consumo de alcohol, cero tabaco, mayor atención a las horas de descanso. En resumen, un conjunto que tiene como resultado una mejor calidad de vida y mejores indicadores de salud», concluye.

Te puede interesar