Recetas con berenjena y trucos para quitarles el sabor amargo

RECETAS Por Melisa GONZÁLEZ para ABC
berenjena-recetas-k2SE--620x349@abc

Si llevas esperando todo el año a que llegue el día para comer berenjenas de temporada, este es tu momento. Desde el mes de julio y hasta primeros de octubre podemos encontrar berenjenas en su punto óptimo de consumo, y la lista de recetas que se pueden hacer con ellas es interminable a la par que original.

Esta hortaliza de la temporada estival es una de las que más agua contiene, siendo de 92,2 gramos por cada 100 gramos del alimentos. Además, es rica en diferentes vitaminas y minerales, como la vitamina A (8 ug), vitamina C (4 mg), calcio (10 mg), potasio (262 mg) y magnesio (13 mg) y fósforo (21 mg).

Elegir la mejor de la frutería
Resulta complicado saber cómo se encuentra una fruta o verdura por dentro, más allá de su estado físico, pero un truco infalible es que al menos su exterior sea liso y no se encuentren motas «pochas». «Aconsejo fijarse en que la piel sea brillante y tersa. Si esta no termina de ser uniforme la rechazaría. Además, la berenjena tiene que estar dura siempre y sin ninguna mancha o golpe. Si está blanda o con algún golpe puede que no esté muy buena», dice Adriana Oroz Lacunza Nutrición & Dietética" en Pamplona (@adristylelife).

Otro consejo que da Adriana Oroz es «no comprarlas con mucha antelación» ya que son delicadas y se pueden estropear. «Lo ideal es comprarlas de un día o dos para otro», comenta.
Para que no amarguen
Es uno de los vegetales favoritos en esta época del año, pero es cierto que alguna que otra amarga en nuestro paladar. Sin embargo, ese temor a que no nos guste su sabor puede desaparecer si tenemos en cuenta un par de trucos que nos da Adriana Oroz.

El sabor amargo de esta hortaliza se encuentra en su pulpa, motivo por el que no importa si está cruda o ha sido cocinada, por lo que siempre se mantendrá: «Da igual que se hagan al horno o se frían en aceite, ese amargor que contiene su jugo aparece cuando se parten o pelan, cuando entran en contacto con el aire. En su pulpa hay un alto contenido en antioxidantes que al entrar en contacto con el aire se oxidan y son 'culpables' de ese sabor amargo que puede llegar a resultar picante, sensación que se incrementa al final de su temporada», cuenta la experta.

Si te resulta un poco desagradable el sabor amargo de las berenjenas, la nutricionista comparte una serie de consejos para conseguir un sabor más agradable:

- Sal fina: Dice Adriana Oroz que «cortes la berenjena en laminas y la coloques sobre un escurridor formando una capa». Después cubre cada capa de berenjena con una capa de sal fina abundante y así sucesivamente, hasta acabar con la berenjena. Deja reposar unos 15 ó 30 minutos y posteriormente escurre su jugo. Finalmente tienes que aclararlas con agua fría para quitar exceso de sal.

- Remojo con agua, sal y leche: «Corta la berenjena a tu gusto para dejarla en remojo con agua, leche y sal en un cuenco. Añade mucha cantidad de sal, preferiblemente gorda. Tapa el cuenco y deja que repose media hora. Finalmente tienes que aclararlas y escurrirlas bien.

- Remojo con agua, sal y harina: Este tercer truco es igual que el anterior, pero sustituyendo la leche por harina. «Corta la berenjena a tu gusto para dejarla en remojo con agua, harina y sal en un cuenco. Añade mucha cantidad de sal, preferiblemente gorda. Tapa el cuenco y deja que repose media hora. Finalmente tienes que aclararlas y escurrirlas bien», indica la dietista-nutricionista.

Beneficios
Contiene vitamina A, B1, B2, C y ácido fólico.
Muy rica en minerales como el potasio, magnesio, hierro, calcio o fósforo, que favorecen la prevención de enfermedades relacionadas con el paso de los años como la artritis o la osteoporosis
Es la única hortaliza que contiene nasunina, un potente antioxidante presente en su piel que ayuda a retardar el envejecimiento.
Posee ácido clorogénico que ayuda a reducir el colesterol y a combatir los radicales libres a la vez que sus flavonoides protegen a las células de agentes dañinos.
Casi toda la composición de las berenjenas se centra en su contenido de agua, que representa el 92% de su composición.
Contraindicaciones
Las berenjena se considera una hortaliza potencialmente alergénica.
No es recomendable consumirla cruda ya que puede dar malestar intestinal agudo.

Berenjena rellena

- 1 berenjena mediana

- Mozzarella fresca

- 1 tomate

- 1/2 palta

- Orégano

- Sal

- Cebolla en polvo

Ir cortando la berenjena intentando que se habrá como un abanico. Intentad unificar el grosor de cada capa. Ir rellenando con los ingredientes y añadirle las especias. Hornear 25 minutos a 220°. Añadir la palta troceado y volver a hornear 10 minutos más. Ir vigilando cómo se va haciendo.

Canelones de berenjena

- 1 berenjena

- 1 cebolla

- 200 gramos de salsa de tomate

- 1 huevo duro

- 1/2 vaso de leche

- 1 cucharada de harina

- Queso rallado

- Orégano

- Pimienta

- AOVE

- Sal

Cortar en láminas la berenjena con la ayuda de una mandolina o pelador. Dejar en agua con sal.

Cortar la cebolla y pochar unos 15 minutos con un chorrito de AOVE. Añadir el atún, el huevo duro cortado y 5 cucharadas de la salsa de tomate. Salpimentar y añadir orégano. Dejar cocinar unos 5 minutos.

Poner una cucharada en cada lámina de berenjena, enrollar y colocar en una bandeja de horno.

Preparar la salsa calentando la salsa de tomate restante con la leche y la harina. Remover hasta que haya espesado. Verter sobre los canelones y añadir el queso rallado. Hornear a 180°C 20 minutos.

Berenjena a la parmesana en sartén
- 1 berenjena

- 2 tomates

- 350 gramos de tomate triturado

- 20 gramos de queso parmesano

- Ajo en polvo, AOVE, orégano, sal y pimienta

Hacemos una base de tomate frito, orégano y ajo en polvo en una sartén.

Ponemos la berenjena cortada a lo largo sobre la capa de tomate y vamos introduciendo los tomates cortados a rodajas dentro de cada raja de la berenjena.

Esparcimos un chorrito de AOVE sobre la berenjena y condimentamos con sal, pimienta y orégano.

Tapamos la sartén y dejamos cocer todo durante 15 - 20 minutos. Decoramos con un poco de queso parmesano rallado por encima.

Te puede interesar