Con enfermedades autoinmunes, ¿conviene combinar vacunas o esperar la segunda dosis de Sputnik V?

SALUD Por Camila MARTINEZ
800Imaged4750fb28048430ba25f16186a38ca50

Las personas con artritis reumatoide, diabetes tipo 1, enfermedad de Addison, esclerosis múltiple, Lupus, miastenia grave o síndrome de Guillain-Barré que tienen dada la primera dosis de la vacuna Sputnik V dudan entre esperar o completar el esquema con la combinación que “les toque”. Y es que cuando llega el segundo turno, no se aclara con qué vacuna se dará la segunda dosis.

“Mi mamá tiene lupus, le dieron la Sputnik el 26 de abril. Ayer llegó el turno para la combinación, sería el 13 de agosto. Su reumatólogo desde hace 20 años me dice que espere, que en breve llega el componente 2... Yo no sé que hacer”, plantea Silvina P. Claro que nadie quiere poner en duda la recomendación de su médico pero... ¿Cuándo llegaría esa segunda dosis para completar el esquema original? Nadie lo puede asegurar.

“Yo le diría que combinar es seguro y que por su condición es fundamental estar con esquema completo cuanto antes. Yo combinaría”, opina ante Con Bienestar Bárbara Broese (M.N. 130.018), jefa de Epidemiología del Hospital Central de San Isidro.

Según el Colegio Americano de Reumatología, los pacientes con lupus y otras enfermedades autoinmunes inflamatorias y reumáticas deben recibir la vacuna ofrecida. No hay ninguna razón clínica para preferir alguna de las vacunas que están disponibles actualmente.


“Mi recomendación genérica es no esperar. Le podría tocar Moderna o AstraZeneca, ambas excelentes”, indica Jorge Geffner, inmunólogo de la unidad Covid del Conicet, pero remarca que en esta consulta puntual y siendo su reumatólogo desde hace tanto tiempo, puede que conozca variables en la paciente sobre las cuales descanse su decisión por lo que no puede ser categórico en la orientación.

Alejandro Nitsche (M.N. 62.211) médico especialista en reumatología y Jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Alemán, coincide en que lo más importante es respetar la indicación de su médico tratante. “La respuesta es más que individual. Yo probablemente le indicaría Moderna. AstraZeneca probablemente no, por los eventuales efectos trombóticos. Lo ideal sería darle esquema completo de Moderna, oómo si fuera de cero. Pasó demasiado tiempo a mi criterio”, revela.

Más dudas
Giovanna S. tiene diabetes y es docente. Tiene muchas ganas de volver a las aulas, pero sólo recibió la primera dosis de la Sputnik. Ella prefiere esperar el segundo componente, pero cree que esa decisión puede confundirse con falta de voluntad para reintegrarse a las tareas regulares.

“Es un error que la gente siga esperando porque si llega la variante delta, con una sola dosis no es suficiente”, coinciden los infectólogos consultados por TN.com.ar.

“Si se llegan a fabricar tres millones de dosis de Sputnik en la Argentina, como anunciaron, estoy de acuerdo que se usen los dos componentes para completar los esquemas, pero me genera una gran duda”, confiesa el infectólogo y asesor presidencial Eduardo López (M.N. 37.586).

Sobre los anticuerpos
Otro mensaje recibido a través del Instagram de Con Bienestar dice: “Por favor, ustedes que tienen acceso a preguntar, tengo dos dosis de Sinopharm, enfermedad autoinmune y no generé nada de anticuerpos. ¿Qué hago? Hay muchas personas en mi situación”.

Actualmente, los estudios clínicos que se realizan sobre vacunas contra el coronavirus se llevan a cabo en pacientes sin patologías pre existentes. Por esta razón, las personas con enfermedades autoinmunes, no fueron incluidas en los primeros estudios de investigación.

“Las vacunas en general actúan sobre básicamente dos células. Los linfocitos T o memoria y los linfocitos B que son los que producen anticuerpos. En la práctica asistencial diaria no solicitamos de rutina la determinación de anticuerpos específicos. Y no hay que olvidar que hay un porcentaje muy bajo de la población que no formará anticuerpos. El mensaje más importante es que los pacientes con enfermedades autoinmunes consulten con su médico tratante y se vacunen.”, explica Nitsche.

La tecnología de vacunas inactivadas (Sinovac, Sinopharm) es bien conocida. Con su aplicación se imita la infección natural. Por lo general es considerada segura para su uso en pacientes con enfermedad autoinmune o que usan inmunosupresores.

Isabel Casetti, médica infectóloga (M.N. 55.583) afirmó que las pruebas de anticuerpos no son exactas y por otro lado, “es un tema que está siendo estudiado en todo el mundo. Hay que evaluar caso por caso”.

Varios estudios señalan que una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus podría tener éxito en pacientes que no tengan anticuerpos detectables después de la primera o segunda dosis. Pero la investigación está demorada. En el caso de Moderna, anunció los ensayos clínicos fase 1 de su vacuna ARNm contra enfermedades autoinmunes. Incluso tiene programas clínicos activos en cinco áreas terapéuticas diferentes: oncología, cardiovascular, enfermedades raras, infecciosas y autoinmunes.

Jorge M. tiene artritis reumatoidea y enfermedad pulmonar intersticial. Confiesa que se siente entre preocupado, decepcionado y frustrado, “la vacuna era la esperanza de tener un poco más de tranquilidad. Más aún que mi mamá murió por COVID-19. Se junta todo y es complicado”.

Más consultas similares llegan al portal de TN.com.ar, aún no existen muchas respuestas con rigor científico, pero lo cierto es que con el covid, “se hace camino al andar” y ese “andar” por momentos es incierto. El trabajo de todos los especialistas demuestra que así como en un año se logró la vacuna, tener respuestas más firmes será cuestión de tiempo.

Fuente: tn

Te puede interesar