Cómo es el balón intragástrico que se ingiere como una pastilla

SALUD Por Rudolf Baron Buxhoeveden para TN
151216142540_obesidad_624x351_thinkstock_nocredit

Para combatir el sobrepeso hay que tomar el coraje y cambiar hábitos. Nadie dijo que es fácil y, justamente, la motivación es un factor clave para que los pacientes ganen voluntad para seguir un plan. 

Ver resultados, es una manera de reforzar la saludable decisión de bajar de peso. Con ese fin, se creó hace más de 30 años la técnica del balón gástrico temporal. Claro que esta esfera de silicona flexible y blanda evolucionó, y mucho: hoy simplemente se traga.

El balón intragástrico autorizado por la ANMAT, es parte de un programa integral ideal para pacientes con sobrepeso y obesidad grado I (leve). Es decir que son personas con un índice de masa corporal (IMC) entre 25 y 30, que necesitan bajar entre 13 y 18 kilos.

El IMC es el peso en kilos divido por la altura (estatura) al cuadrado. Por ejemplo:

Altura: 165 cm (1,65 m)

Peso: 68 kg

Cálculo: 68 ÷ 1,652 (2,7225) = 24,98

El descenso de peso facilita que la persona continúe el tratamiento respetando y adueñándose de un plan de alimentación sano y nutritivo. El cambio de hábitos es lo que permite sostener el objetivo a largo plazo. También la incorporación de la actividad física.

Para lograrlo, la colocación del balón es sólo una parte del programa. El tratamiento incluye el trabajo interdisciplinario con un nutricionista que guía la dieta y el patrón de pérdida de peso a intervalos regulares: después de una semana, dos meses y a cuatro meses de colocado el balón.

Cómo se coloca el balón intragástrico en cápsula
Todo lo que necesita hacer el paciente es tragar la cápsula conectada a un catéter muy delgado. Una radiografía asegura la colocación adecuada de la cápsula en el estómago.

El globo se llena con 450 ml de un líquido especial. Esta parte de la colocación demora de unos cinco a siete minutos. Luego se toma otra radiografía que confirma que el balón se llenó correctamente y entonces, se retira el catéter. El procedimiento es ambulatorio, sin anestesia general ni sedación.

El balón intragástrico ocupa el fondo del estómago y genera sensación de saciedad. Incluye un Smart-watch, una balanza y una aplicación, de modo que la persona se pesa siempre en la misma balanza y descarga los datos en la aplicación para tener un control adecuado del peso.

Luego de cuatro meses, el balón automáticamente se abre y se desinfla. Es de una silicona muy blanda, entonces migra y es eliminado naturalmente. Actualmente ya se colocaron más de 40 mil dispositivos de este tipo en el mundo y las respuestas son muy favorables ante la comunidad científica.

Te puede interesar