La fragilidad de Biles

SALUD Por Tomás NAVARRO para ABC
simone-biles-salud-mental-kJsD--620x349@abc

Simone Biles se ha roto. Con lo que todo el mundo estaba esperando de ella. Dice que nota el peso del mundo sobre sus hombros. Vaya. ¿Acaso no se ha estado preparando para eso?

¿Dónde está la fortaleza emocional de Biles? Ahora es justo el momento de la verdad. Ahora no podía fallar. Todo el mundo la estaba esperando. Todos teníamos una expectativas muy elevadas con ella, expectativas que ella misma nos había creado. En definitiva no esperábamos nada que no haya hecho antes.

La gimnasta estadounidense ha tomado una decisión. ¿Pero es una buena decisión? ¿Es la decisión correcta? La toma de decisiones es un proceso que se ve afectado por nuestro estado emocional. ¿Podemos tomar decisiones de repercusiones tan importantes en cualquier momento? ¿Bajo cualquier estado emocional? ¿Debería haber seguido con lo planificado y haber ignorado lo que sentía?

Mi trabajo como psicólogo de deportistas de élite es el mismo que con deportistas amateurs y exactamente el mismo que con personas no deportistas: Proteger su salud mental y proporcionarles herramientas para poder gestionar mejor las exigencias del día a día, superar la adversidad y tomar buenas decisiones.

 

Hace falta mucha fortaleza emocional para competir, exactamente la misma que hace falta para vivir. Tanto en la vida como en el deporte tenemos que gestionar infinidad de emociones y la persona que sepa hacerlo tendrá una ventaja sobre el resto.

En la vida, como en el deporte, necesitamos pensar bien y tomar buenas decisiones. No podemos creernos todo lo que pensamos. A menudo no pensamos bien y el verdadero problema es que no sabemos diferenciar en qué momento estamos pensando bien y en qué momento no.

«Tanto en la vida como en el deporte tenemos que gestionar infinidad de emociones y la persona que sepa hacerlo tendrá una ventaja sobre el resto»
A menudo, a pesar de estar preparados para ello, no podemos superar algunas de las pruebas que la vida o el deporte nos tiene preparadas y en ese momento necesitamos gestionar lo vivido de tal manera que no nos deje una herida abierta para toda la vida.

Pero lo más importante de todo es que lo que hagas, sea competir o vivir, tenga sentido. La vida es exigente y más vale que vivas tu vida y que tenga sentido para ti. Nadie regala nada y puestos a esforzarte más vale que sea en algo que tenga sentido para ti.

Al final es muy sencillo. De la misma manera que un buen preparador físico te ayuda a prepararte para el momento de la verdad -o para vivir mejor si no eres deportista-; de la misma manera que un nutricionista te ayuda a prepararte para el momento de la verdad -o para vivir mejor si no eres deportista-; el psicólogo te ayuda a prepararte para el momento de la verdad, vivir mejor y con sentido, gestionar mejor la adversidad y recuperarte mejor después de la adversidad.

Por cierto lo que acabo de compartir no es una opinión, es una reflexión basada en una realidad. Hace más de veinte años que trabajo con deportistas de élite, clubes y federaciones. He trabajado para el Fútbol Club Barcelona y actualmente soy el psicólogo de la federación de esquí de Andorra. Tengo a varios deportistas de élite como clientes de diferentes disciplinas, desde el tenis hasta el fútbol pasando por el motor o el atletismo. También he sido deportista de élite durante una década y patrocinado durante dos décadas más a pesar de que ya no competía y soy psicólogo con veinticinco años de experiencia.

Siempre he encarado mi trabajo con deportistas de élite exactamente de la misma manera que con el resto de mis clientes por un motivo evidente: los deportistas no dejan de ser personas con sus virtudes y sus miserias, con sus logros y sus fracasos, con sus corazas y sus inseguridades, con sus talentos y sus limitaciones, con sus fortalezas y sus fragilidades.

Sus decisiones, como las tuyas, condicionarán su vida, sus resultados, su trabajo y su futuro. Sus emociones, como las tuyas, condicionarán lo que piensan, lo que perciben, lo que deciden, lo que interpretan o lo que planifican. Su capacidad para gestionar la presión, como la tuya determinará su rendimiento. En definitiva, Biles es tan fuerte y tan frágil como tú, como yo, como cualquier persona.

Te puede interesar