¿Existe la vacuna vegana?: cómo funciona el suero contra el coronavirus de componente vegetal y cuál es su efectividad

SALUD Por Julia VOSCO
Vacuna-vegetal.infocampo-1

La ciencia no para de innovar con nuevas alternativas para la lucha global contra el coronavirus. Ante la diversidad de la población mundial, los laboratorios barajan distintas drogas que intentan ajustarse a las preferencias individuales. Es así que la vacuna vegetal contra el covid ya llegó a su fase III. Se trata de la CovLP, desarrollada por la compañía canadiense Medicago (en asociación con la británica GlaxoSmithKline) y elaborada en base a una planta. La misma despertó el interés de muchos voluntarios argentinos que apoyan el veganismo y vegetarianismo, como el caso de la actriz Celeste Cid, que se ofreció como voluntaria en las pruebas que se realizan en el Hospital Militar.

Si bien el adyuvante de esta droga no es vegano, la vacuna deriva de una planta. Según Medicago, este desarrollo de vacunas “utiliza plantas vivas como biorreactores para producir una partícula no infecciosa que imita al virus objetivo, sin el uso de virus vivos”.

Para ello, señalaron, utilizan plantas de Nicotiana Benthamiana, que es familiar cercana del tabaco: “Es el hospedador experimental más utilizado en virología vegetal, debido principalmente a la gran cantidad de virus que pueden infectarla con éxito. Su sistema inmunológico debilitado, resultado de cambios naturales durante milenios, significa que el material genético puede ser alojado con éxito por la planta y no rechazado”, precisaron los desarrolladores, que añadieron que esta vacuna se administra en dos dosis, con un intervalo de 21 días entre el primer y segundo componentes.

GlaxoSmithKline y Medicago dijeron además que su candidata a la vacuna COVID-19 estimuló niveles de anticuerpos protectores 10 veces más altos que en pacientes que se recuperaron de la enfermedad, según los resultados provisionales del ensayo. El antídoto generó respuestas inmunes similares en todos los grupos de edad, sin eventos de seguridad graves en el ensayo en etapa intermedia, especificó el laboratorio en un comunicado.

Por su parte, Gonzalo Pérez Marc, médico que lidera el proyecto en la Argentina, le dijo a la revista Noticias que esta vacuna vegetal podría ser “hasta 80 veces más potente que otras”. Y aclaró que, aunque el adyuvante que utiliza este desarrollo “no es vegano”, esta droga contra el SARS-CoV-2 puede ser muy beneficiosa en términos sanitarios: “Al estar basada en una planta, llegado el momento en que se apruebe, se podría escalar la producción rápidamente. Por ejemplo, la Sputnik V es espectacular, pero el adenovirus que utiliza es difícil de cultivar. En este caso, esa dificultad no existe”, sostuvo.

En la fase III
La fase III de este estudio se está probando en 30 mil participantes, de entre 18 y 88 años, distribuidos en Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y la Argentina, donde participaron unos 5 mil voluntarios. De acuerdo con datos difundidos por la compañía canadiense, los adultos más jóvenes produjeron una respuesta inmunitaria celular y de anticuerpos neutralizantes más fuerte después de una dosis que los adultos mayores de 65 años, pero las reacciones fueron similares entre los grupos de edad después de completado el esquema.

Al respecto, Medicago explicó: “Todas las visitas, pruebas y cuidados relacionados con el estudio, junto con la vacuna, se proporcionaron sin costo alguno para el voluntario. Además, se dio una compensación por el tiempo y los viajes. No se requirió seguro médico para participar”.

Thomas Breuer, director médico de GSK Vaccines, señaló: “Este avance en las pruebas clínicas en etapa tardía refuerza aún más nuestra confianza en el potencial de la vacuna candidata con adyuvantes para marcar la diferencia en la lucha continua contra COVID-19. Esperamos poder compartir los resultados a finales de este año”.

Por su parte, Nathalie Landry, vicepresidenta ejecutiva de asuntos científicos y médicos de Medicago, señaló que esta vacuna arrojó fuertes respuestas inmunitarias en todos los que la recibieron, independientemente de la edad. “Esperamos agregar otra herramienta en la lucha global contra el COVID-19, particularmente cuando la protección cruzada emerge como una consideración importante en los esfuerzos de vacunación en todo el mundo”, sostuvo.

Tecnología de la vacuna vegetal
La vacuna vegetal utiliza la tecnología conocida como Virus Like Particules (VLP), lo que en español significa “Partículas similares al virus”. Es decir, se utilizan partículas que se asemejen al virus, pero que no son infecciosas. Entre las primeras vacunas que utilizaron esta plataforma, figuran las del Virus del Papiloma Humano (VPH) y algunas contra la Influenza.

Pérez Marc detalló cómo funciona esta vacuna: “Se toma el ADN de la proteína Spike, que es la que genera la respuesta inmunológica más importante cuando el virus ingresa al organismo. Se mete ese ADN en una planta que se llama Nicotiana benthamiana, que es seleccionada específicamente porque tiene la capacidad de tomar ese ADN suelto y produce una proteína con esa información. Pero no genera solo la proteína, sino que hace algo más interesante: las genera en grupitos de tres, en trímeros, y las encaja en una membrana de grasa. Si vos mirás esa partícula en un microscopio electrónico, ves que es muy parecida al virus. ¿Cuál es la ventaja de que sea así? Que cuando se mete esa partícula en la vacuna y se le agrega un adyuvante, en este caso el AS03 que la potencia, se obtiene una respuesta inmunológica básica que es espectacular porque es exactamente igual a la que genera el coronavirus, pero que no infecta porque no tiene virus”.

Te puede interesar