Hasta tu vida sexual puede ser sostenible

SEXUALIDAD Por Maria ALCARAZ
vida-sexual-sostenible-kwDG--620x349@abc

Cuidar el medioambiente pasa por casi todos los ámbitos de nuestra vida. Desde intentar reducir el desperdicio de alimentos, a elegir productos más sostenibles para el cuarto de baño, pero la idea de vivir con la mente puesta en el cuidado del planeta no termina en evitar usar bolsas de plástico y tener un cepillo de bambú.

Uno de los planos sostenibles más atípicos es el sexual: aunque 'a priori' parezca que no hay mucho margen de actuación para poder cuidar el medio, con pequeñas acciones, y los esfuerzos desde la industria, se recorre un camino sostenible muy interesante. El primer paso, que puede parecer simple, pero es altamente efectivo, es cuidar el contexto de las relaciones que se mantengan. Por ejemplo, desde Platanomelón comentan que tener las luces apagadas, o utilizar velas supone un gasto energético pequeño, pero eficiente. «Si tenemos pensado pasárnoslo en grande en la ducha, apagar el agua puede ser una buena solución para reducir el gasto», dan como idea.

Más allá de estas acciones casi anecdóticas, la elección de productos sexuales es donde podemos tener una mayor incidencia positiva en el medio ambiente. Sara Pérez, copropietaria de 'Los placeres de Lola', explica que en el mundo de la erótica cada vez se encuentran más opciones veganas, biodegradables y ecológicas. Por ejemplo, el lubricante 'pjur', o los lubricantes de 'Lubets' son opciones que miran por el medioambiente. En general, la diferencia entre un lubricante clásico y estos productos es que la fórmula se basa en ingredientes naturales y ecológicos. Explica Sara Pérez que estas opciones tienen la misma textura y cumplen la misma función de un lubricante 'normal'.

 Juguetes biodegradables
Una de las novedades más curiosas, y claro, sostenibles, es el juguete sexual creado por Womanizer llamado 'Premium eco', que es casi completamente biodegradable. Está hecho de Biolene, un bioplástico compuesto en un 70% por materiales naturales (principalmente almidón de maíz), lo que lo hace reciclable una vez se desmonta. Más allá de esta opción, desde Platanomelón recomiendan, a la hora de elegir un juguete sexual, decantarse por aquellos hechos con siliconas resistentes y que funcionen con batería, para evitar el uso de pilas. Otra de las claves para ser sostenibles es aplicar la 'política kilómetro cero' también en el ámbito sexual. Explica Sara Pérez que es importante comprar productos locales y no que vengan importados, pues así reducimos la huella de carbono.

La elección de elementos de protección, como preservativos o bandas de látex, también pueden tener una opción sostenible. Es importante recordar, explican desde Platanomelón, que en este caso lo principal es «cuidar de nuestra salud y de la de nuestra pareja sexual», y una vez utilizados los productos, desecharlos correctamente en el contenedor de la basura «y no en el inodoro, por la calle o en el contenedor del plástico». Si hablamos de preservativos de látex, Sara Pérez recomienda elegir aquellos que provengan del comercio justo y de cultivos más sostenibles. ¿Y cómo podemos distinguirlos? «Siempre vendrá indicado en la caja, ya sea el tipo de cultivo o si son de comercio justo», indica la profesional.

Más allá del látex
Por otro lado, en Platanomelón comentan que se puede optar por preservativos fabricados con materiales orgánicos, como el caucho, o veganos. «Hay una gran variedad de preservativos veganos, realizados en poliisopreno y que además son aptos para las personas alérgicas al látex», indican. Además, recuerdan que más allá de los preservativos y las barreras de látex, existen otros métodos de protección como el diafragma o el dispositivo intrauterino (DIU) que son métodos sostenibles de prevención de embarazo. «Eso sí, cabe recordar que no función como barreras de protección para las ITS», advierten.

Por último, todos los profesionales coinciden en que, por elegir las versiones sostenibles de juguetes sexuales y métodos de protección, no obtenemos peor calidad. «Si hablamos de vibradores, los más sostenibles suelen ser de materiales higiénicos y suaves, que es incluso más agradable que otros materiales menos sostenibles», aseguran desde Platanomelón, y terminan explicando que, respecto a los preservativos una mayor sostenibilidad no implica menos disfrute o calidad: «Muchos de los preservativos veganos son más sensitivos que los habituales de látex, lo que nos permite seguir disfrutando de nuestra sexualidad de forma plena a la vez que ser responsables con el medioambiente».

Fuente: abc.es

Te puede interesar