Diabetes: crean una prueba de saliva que reemplazaría a los pinchazos para medir el azúcar en sangre

SALUD Por Ivana ALFARO
images?q=tbn:ANd9GcS9CTLqkAK79TR_BM6QP8wQnoFYs_Sj2vieuo0JImdNSKQCCCNrctgjklCS5IN-ryiyWyY&usqp=CAU

Los pinchazos diarios para medir el azúcar en sangre pronto podrían ser cosa del pasado. Científicos de la Universidad de Newcastle de Nueva Gales del Sur (Australia) desarrollaron una prueba indolora y no invasiva para pacientes con diabetes que mide el azúcar en sangre a través de la saliva.

Consiste en una tira que funciona incorporando una enzima que detecta la glucosa en un transistor que luego informa su nivel. Los materiales electrónicos presentes en el transistor son tintas, lo que significa que los test se producen a través de impresiones de bajo costo.

Cuando se coloca en la lengua, la glucosa oxidasa reacciona con la glucosa en la saliva para formar peróxido de hidrógeno. El peróxido de hidrógeno se “descompone” en iones de hidrógeno que generan una señal eléctrica, que puede ser captada, procesada y mostrada a través de una aplicación del celular.

El profesor Paul Dastoor, que dirigió el equipo de investigación, dijo que el instrumento de prueba podría producirse en masa a bajo costo porque su material de conducción es solo tinta. El científico insistió en que el nuevo método “abre la posibilidad de pruebas de glucosa en sangre indoloras y baratas”.

La tinta utilizada en las pruebas tiene partículas semiconductoras, por lo que los diseños electrónicos se pueden descargar e imprimir desde una impresora de inyección de tinta. “Imagínense poder tener su propia tinta en casa que permita imprimir su propia prueba de glucosa”, se entusiasma el investigador.

La glucosa en la saliva existe en concentraciones diminutas, por lo que se necesita una “plataforma increíblemente poderosa” para detectarla. “La saliva también contiene una gran cantidad de otras sustancias, por lo que hay que descartar bastante información para garantizar que los resultados sean precisos”, reconoció Dastoor.

De cara al futuro
“Creo que va a cambiar radicalmente la forma en que pensamos sobre los dispositivos médicos y, en particular, los sensores. Porque podemos fabricarlos utilizando sencillas técnicas de impresión. Todos los comentarios que tenemos en este momento es que la gente está ansiosa por acceder a este tipo de prueba. Ahora nos dirigimos hacia la fabricación de estos dispositivos a gran escala”, explica Dastoor, que cree que la tecnología también se puede aplicar a las pruebas de COVID-19, alérgenos, hormonas y cáncer.

El Gobierno australiano financió el proyecto con 4,7 millones de dólares estadounidenses. El presupuesto está destinado a la producción de kits de pruebas de glucosa una vez se aprueben los ensayos clínicos.

A nivel mundial, la diabetes afecta a más de 460 millones de adultos en todo el mundo y es la séptima causa principal de discapacidad.

Te puede interesar