Estudiantes universitarios desarrollaron un software para trabajar contra la desnutrición infantil

Desnutrici%C3%B3n-infantil

Con el fin de conocer a fondo la problemática de la desnutrición infantil y luchar para erradicarla, un equipo de estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) desarrolló un software llamado Inay.

El programa, cuyo nombre significa “hacer” en quichua, permite la digitalización de historias clínicas de cada niño y un seguimiento, plan de acción y análisis de los casos con la idea de buscar un mayor impacto en los resultados.

“Este software nos permite tomar decisiones con un alto grado de celeridad. Aquella que se requiere para revertir la gravedad del cuadro clínico de un niño desnutrido, ya que reúne, sintetiza y visualiza en gráficos la información relevante de distintas áreas de trabajo”, explicó Heriberto Roccia, director ejecutivo de la Fundación Dignamente, que trabajó en conjunto con la UTN.

Roccia, a cargo de la institución creada para erradicar la nutrición insuficiente infantil con foco en el norte argentino, citó un ejemplo del funcionamiento de este sistema informático. “Para dar un caso. La nutricionista recibe en su pantalla un alerta, realizado por la trabajadora social, que indicó que el niño no cuenta con agua potable en su casa”.

Inay fue desarrollado por un equipo de alumnos, que están próximos a graduarse en la carrera de ingeniería en sistemas. El trabajo forma parte de la tesis final y fue pensado para facilitar el trabajo de los profesionales.

“Nuestro aporte es sobre un proceso que la fundación ya tenía muy trabajado, pero cuya información se registraba en planillas que hacían muy ineficiente el trabajo en los centros, por la lentitud que implica recolectar la información de todas las áreas”, dijo Lisandro Pascuali, uno de los estudiantes a cargo del desarrollo.

“Fue muy gratificante para nosotros -agregó el alumno- encontrarle a nuestra profesión una perspectiva social. A veces, es difícil unir la ingeniería con lo social. Y pareciera que nuestro fin es trabajar para una empresa, con un objetivo más individual. De todas formas, creemos que hay mucho por hacer desde lo social. Está bueno ser creativo en ese sentido y buscar más allá porque es fácil encontrar fundaciones, organizaciones y personas con necesidades de soluciones que los ingenieros podemos brindar”.

A partir del desarrollo del nuevo software que ya está en funcionamiento, la fundación cuenta con datos significativos para luchar contra la desnutrición. Esos datos se generan de forma automática. Por ejemplo, la evolución de la salud de todos los niños y la planificación de compra de insumos para los tratamientos. Esa información llega a un sistema único, al que se puede acceder de manera remota desde cualquier dispositivo móvil.

Según informó el Departamento de Ingeniería de la UTN, Inay tiene la característica de ser un programa extensible a instituciones -fundaciones y ONGs- que trabajan de manera estandarizada, con un potencial de llegar a 100 centros de funcionamiento en cuatro países. En la actualidad, el software ya está operativo; funciona en el centro de Nutrición de Quimili, Santiago del Estero, de Fundación Dignamente. Lo utilizan profesionales de pediatría, obstetricia, nutrición, psicopedagogia, fonoaudiologia, atención temprana, trabajo social y educación para la salud.

El trabajo de la Fundación Dignamente nació hace cuatro años. Creó una red de Centros de Nutrición Infantil y Promoción Humana, que está ubicada en distintos parajes y pueblos de Santiago del Estero, principalmente en la región que limita con la provincia de Chaco. Su trabajo en la población no sólo se reduce a la atención médica; también forma parte de la fundación un grupo de educadores y otros profesionales, que realiza tareas para recuperar a niños menores de dos años con desnutrición y transformar la realidad de sus hogares.

Según datos presentados en 2020 por el Gobierno, en el marco del Plan AccionAr, hay más de 110.000 niños en el país que padecen desnutrición infantil. Las comunas más críticas están ubicadas fundamentalmente en las provincias del NOA, el NEA y el conurbano bonaerense.

Fuente: tn.com.ar

   

Te puede interesar