CrossFit estimula continuamente el cuerpo, por eso se consiguen resultados tan rápido

NOTICIAS DE INTERÉS Por Sandra Palacios para ABC
level-uno-barcelona-kHQH--620x349@abc

Hace diez años Nat Díez, country manager y seminar staff de CrossFit España, dio un giro de 180 grados a su vida para dedicarse en cuerpo y alma al CrossFit. A pesar de tener sus padres un gimnasio tradicional y haber hecho deporte toda su vida, nunca se había dedicado a ello profesionalmente. De hecho, su ocupación era otra: diseño de arte en agencias de publicidad. Sin embargo, decidió cambiar de dirección y empezar a formarse en lo que de verdad le gustaba: el deporte. Aunque no fue hasta su marcha a Estados Unidos cuando descubrió el CrossFit. Un día pasó por delante de un box, vio a unos chicos colgados de unas barras haciendo dominadas, le gustó y fue a probar al día siguiente. El resto ya es historia. Al poco tiempo se sacó el Level 1 y continuó formándose, pero cuando volvió a España no había trabajo de esta disciplina. Tuvieron que pasar dos años y medio hasta que consiguió un empleo como coach de CrossFit.

¿Cómo ha afectado la pandemia a los boxes de CrossFit?

De manera muy positiva. Es curioso, porque es cierto que hemos pasado una época súper dura, pero la realidad es que ahora que estamos saliendo de todo esto, está habiendo un 'boom' espectacular. Sobre todo, no tanto el perfil que había antes, que era gente que hacía deporte, que se aburría del gimnasio y decía de probar CrossFit, sino gente que viene de no hacer ejercicio y se han dado cuenta que es importante. De esta forma, la tendencia es que los boxes están con un número de clientes incluso mayor del que tenían antes del Covid. Y es verdad que gimnasios se han podido quedar por el camino, pero la propensión, por lo general, es muy positiva y auguro muy buen futuro a nuestros afiliados.

Gimnasios tradicionales imparten crosstraining, que no es CrossFit, pero lo intenta imitar. ¿Por qué ir a un box de CrossFit y no a un gimnasio tradicional?

Aquí hay sitio para todos. El fundador de CrossFit creó una mezcla de diferentes disciplinas que nadie antes había conseguido hacer. Yo no me siento en potestad de definir qué es el crosstraining que venden en otros sitios. Yo sé lo que nosotros tenemos y lo que nosotros vendemos, que es un método de entrenamiento que desarrolla las diez habilidades físicas generales que otros métodos de entrenamiento como el crosstraining no quieren incluir. Por ejemplo, la halterofilia o la gimnasia de más alto nivel, nosotros sí lo incorporamos porque entendemos que desarrolla unas habilidades que son importantes para ser completo. Pero no solo eso, sino que además ofrecemos una prescripción nutricional, porque consideramos que el fitness es un escudo contra las enfermedades crónicas. Y de ahí viene nuestra creencia: no es solo un sistema de entrenamiento, sino que es un estilo de vida que engloba todo; los marcadores de rendimiento y también de salud.

La salud para nosotros es básicamente el fitness a lo largo de la vida, porque podemos estar en forma un año, pues eso es relativamente fácil, pero el objetivo es buscar longevidad. Igualmente, es mejor que la gente vaya a un gimnasio tradicional a hacer crosstraining que estar sentado en el sofá.

«CrossFit no es lesivo, el profesional que no enseña correctamente es el que hace que sus clientes se lesionen», Nat Díez
¿Esta intrusión alimenta la leyenda de que CrossFit es muy lesivo?

Esto es algo que ocurre en todos los sectores, no hace falta siquiera que sea en el deportivo. Pero durante años hemos tenido una lucha a nivel legal que, por suerte, ya se reconoció y se castigó, porque se habían estado publicando estudios, que no eran veraces, sobre lo lesivo que podía ser el CrossFit. Para mí, la lectura es muy sencilla: el CrossFit no es lesivo, el profesional que no enseña correctamente es el que hace que sus clientes se lesionen.

¿Considera que los Games asustan en lugar de atraer?

No creo que asuste, atraiga o rechace, sino que simplemente hay una comparativa que es errónea. Es como la gente de 'strongman', que ves que mueve camiones, o la halterofilia. Estamos hablando básicamente de la punta de la pirámide, en la que el 0,00001%, que genéticamente está predispuesto a tener ese virtuosismo y ese rendimiento deportivo, lo consigue. Obviamente si te metes en Google y buscas CrossFit y ves los cuerpos que hay y las competiciones que hay, vas a decir: «Esto no es para mí». Pero la gente que está a pie de calle, como los dueños de los gimnasios y nosotros, entendemos de una manera responsable cómo es el escalado y que en realidad los boxes están llenos de gente normal que hace CrossFit. En definitiva, yo no me puedo comparar con la gente que está en las olimpiadas, no tiene ningún sentido.

Entonces, ¿está CrossFit volviendo a su esencia? Centrado más en el fitness de la persona de la calle que en los deportistas de élite.

Como llevo trabajando para la compañía tanto tiempo, para mí es algo que siempre ha estado ahí. Puede ser, eso sí, que nosotros ahora, al tener tantos canales de comunicación, mostremos muchas más historias de cada uno de los boxes, de gente que estaba obesa y pierde kilos, otra que tiene una enfermedad y puede entrenar… El hecho de comunicar más esta realidad está dando más conciencia de que verdaderamente esas historias están ahí; es la falta de comunicación lo que ha hecho que los Games nos deslumbren.

Cuando empecé en CrossFit noté que mi cuerpo cambió mucho más rápido que con otros deportes. ¿Esto a qué se debe?

Sí, esto tiene una razón: nuestra especialidad es no especializarnos y al buscar este principio, lo que utilizamos es la variedad. Para ello básicamente tienes que estar estimulando tu cuerpo continuamente con ejercicios que normalmente no hace. Por ejemplo, tú te das cuenta de que vives todo el día con agujetas, pero eso es porque tu cuerpo se está adaptando todo el tiempo. Esto es por lo que se consiguen resultados tan rápidos, porque estás continuamente estimulando al cuerpo.

Al hacer 'spinning', por ejemplo, estoy trabajando siempre el mismo patrón de movimiento, con las mismas duraciones y, por tanto, puede ser que al principio mejore, pero luego mis adaptaciones no van a ser las mismas, van a ir mucho más lentas. Nosotros evitamos eso, evitamos la rutina, porque entendemos que cualquier rutina por muy completa que sea siempre va a tener algún estado de no adaptación en algún punto.

¿Por qué le diría a alguien que nunca ha hecho deporte que se apunte a CrossFit?

Depende mucho de la persona que tenga delante. Pero al final si quieres estar preparado para lo que te está ofreciendo la vida, si quieres poder llevar las bolsas de la compra, seguir subiendo las escaleras, coger a tu hijo... Hay tanta gente que no puede coger a su hijo porque no tiene fuerza.

Muchas veces, a los adultos no les gusta el deporte porque en su juventud o infancia la manera en la que se lo enseñaron les ha hecho creer que no les agrada. Yo formo también entrenadores para CrossFit kids y el primer objetivo de este programa es que los niños tengan una relación positiva, sana y divertida con el deporte. Por tanto, a esa gente que nunca ha hecho ejercicio no le diría que se lo va a pasar muy bien, le diría que aquí va a ganar capacidad funcional para que se puedan desempeñar en su día a día. Y el resto lo hará CrossFit, porque tú sabes que entras con una idea y después te enganchas.

¿Y por qué engancha tanto?

Por la variedad que hay: no te aburres, siempre hay un reto... y luego, por la comunidad. Por un lado, hay pocos deportes que cada día te ofrezcan algo nuevo. Sobre todo, el primer año de CrossFit es lo que yo llamo la luna de miel, porque cada vez que entras a clase, haces algo que no habías hecho en la vida y que no sabías que podías hacer; todo es positivo. Luego, con el tiempo, obviamente no es así, pero entra en juego el aspecto psicológico, que es lo que realmente engancha.

Aparte de eso, está la comunidad; da igual el box en el que estés, aunque llegues nuevo todo el mundo te saluda como si te conociera de toda la vida, se saben tu nombre… y eso es una cosa que no hemos vivido, porque siempre nos tratamos como extraños: tú en el gimnasio tradicional no te paras a hablar con alguien. Pero al final somos animales que necesitamos estar en manada y, por ello, esa sensación de comunidad es lo que definitivamente te engancha.

Te puede interesar