Lo que tienes que contestar cuando te digan que la fruta engorda

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Camila MARTINEZ
fruta-verano-4-kedD--620x349@abc

Una de las principales cosas que han de tenerse claras en nutrición es que todo depende de un contexto. Ningún alimento por sí solo te hará engordar, del mismo modo que ninguno te hará adelgazar. Por tanto, la fruta no será la culpable, en ningún caso, del sobrepeso ni de la obesidad. Cuando deseamos alcanzar con total convencimiento un objetivo determinado será necesario establecer un adecuado balance en la alimentación, fórmula ineludible que garantiza el éxito en el proceso.

Para entender la idea del contesto, pongamos un ejemplo: Imagina que decides comer saludable y, para ello, incluyes cinco piezas de fruta al día porque es lo que se estipula, de forma general, como una regla saludable para todos. Sin embargo, añades otro tipo de alimentos, también sanos, que hacen que tu cómputo total de calorías suponga un exceso al final. Por tu parte, no terminas de comprender por qué no pierdes peso si comes sano. En este caso, no tiene la culpa la fruta ni los otros alimentos, lo que ocurre es que tu balance energético total es positivo y, en consecuencia, no estás en un déficit calórico que te permita perder ese peso. Y este mismo ejemplo puede entenderse en el sentido contrario.

La naturaleza es sabia y nos da en cada estación del año aquellos alimentos que mejor nos convienen para mantener un adecuado estado de salud. En el caso concreto de las frutas de verano, la mayor parte de ellas está cargada de agua y vitaminas que protegen de la deshidratación y de la mayor radiación solar. Estas vitaminas, conocidas por carotenoides, son pigmentos naturales y se caracterizan por dar ese color vivo que nos muestra la mayor parte de las frutas estivales, toda una gama de rojos y anaranjados principalmente. La familia de los carotenoides es amplia: licopeno, betacaroteno, zeaxantina, etc. Y cada uno de ellos se asocia a un color.

 La importancia de estos compuestos tiene una evidencia científica elevada. Su papel protector frente al estrés oxidativo de nuestras células, supone un escudo frente a patologías degenerativas. Ejercen su acción beneficiosa al inactivar especies reactivas de oxígeno (los famosos radicales libres) protegiendo a las células. 

Beneficios de las frutas en verano
Las variedades que más agua nos aportan son el melón y la sandía. Bajas en azúcar (fructosa) y con un gran poder hidratante, nos ayudan a mantener a raya el balance hídrico en el organismo y a combatir el tan fastidioso edema causado por la retención de líquidos. Además, aportan una gran versatilidad en la cocina a la hora de elaborar platos fresquitos de verano: smoothie de sandía, gazpacho de melón…

Por su parte, los albaricoques, melocotones, nectarinas y demás frutas de esta familia, son una importante fuente de carotenoides, precursores de la vitamina A. Es bien conocido el importante papel de esta vitamina en el adecuado mantenimiento de los tejidos, piel, mucosas y la función visual. Con ellos, también podemos elaborar deliciosas mermeladas o confituras caseras, incluso preparar ricas salsas para acompañar platos principales.

Los frutos rojos, como las frambuesas, nos aportan antioxidantes y vitamina C. A su vez, son muy bajos en calorías, lo que los convierte en unos perfectos aliados en planes enfocados a la pérdida de peso que, además, nos ayudan a mantener la glucemia controlada.

Las deliciosas cerezas y picotas, nos aportan menos agua que las anteriores, pero no dejan de ser un potente coctel de antioxidantes y unos ricos caramelitos naturales. ¿Habéis probado a hacer helados caseroscon ellas?

Pero, ¿engorda o no?
La ingesta de fruta no causa sobrepeso ni obesidad. El consumo regular de fruta, en su forma entera, se asocia con una mejor composición corporal, altos niveles de saciedad y desplaza el consumo de otros alimentos no esenciales.

Elegir opciones de temporada es sostenible, económico y nos aporta lo que necesitamos en cada estación.

En definitiva, la fruta es la fuente de mayor biodisponibilidad de fibra, vitaminas y minerales que podemos aportar a nuestro organismo, debido a la matriz del propio alimento.

Sobre la autora: Raquel Capel (R. C. ) es dietista-nutricionista deportiva y clínica, responsable de Nutrición del equipo Vikika Team, además de entrenadora personal.

Te puede interesar