Los alimentos que más aumentan la grasa abdominal

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
grasa-abdominal-k9iB--620x349@abc

En un documental grabado en 2001 en el que la cantante Shakira mostraba cómo se preparaba física y mentalmente para una gira mundial, lanzaba al aire una pregunta: «¿Por qué todo lo rico engorda?». Los ultraprocesados, los dulces como el chocolate (si este no contiene más del 75% de cacao), alimentos azucarados son los que, en líneas generales, y según informan los expertos, son los encargados de hacernos subir de peso...

Eso sí, cabe destacar, tal como hace la dietista-nutricionista Ariadna Parés, que «ningún alimento engorda o adelgaza por sí solo», así como tampoco aumenta o disminuye la grasa corporal. Además, hay que advertir también que «no existe la fórmula que haga perder grasa localizada», así que si alguien afirma lo contrario está equivocado... No obstante, mantener un buen estado de salud, tanto física como mentalmente, comiendo de forma saludable -esto se refiere en basar la alimentación en comida nutritiva y sana pero dejando cierta flexibilidad siempre para consumir alimentos menos sanos y nutritivos si apetece de vez en cuando-, hacen que esa grasa pueda desaparecer. También es fundamental moverse y realizar ejercicio físico de forma regular, al igual que son imprescindibles la gestión del estrés y el descanso adecuados.

Un consumo elevado de este tipo de alimentos insanos, los cuales la mayoría de veces también son muy densos energéticamente, sumado al sedentarismo puede comportar problemas de salud así como un aumento de la grasa corporal. Además, favorecen lo que se conoce como inflamación crónica de bajo grado, así como el estrés oxidativo, a través de varios mecanismos. Todo esto en conjunto puede, a medio-largo plazo, comportar enfermedades no transmisibles como la diabetes tipo 2 o enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Almacenamiento de la grasa
Y si lo que te preocupa que es la grasa se te acumula en el abdomen, sí hay una lista de alimentos que sería mejor evitar de nuestra alimentación. Pero antes de conocer cuáles son, primero hay que entender que el aumento de grasa corporal depende de todos y cada uno de los factores que la experta en nutrición ha mencionado anteriormente, aunque también de la genética de cada persona. «En gran parte, la grasa en nuestro cuerpo actúa como almacén de energía y hay mayor capacidad de almacenar energía en forma de grasa que en forma de glucógeno», cuenta. Dicho de otro modo: si la energía que entra en nuestro cuerpo en forma de alimentos es demasiado elevada en relación a lo que este consume, se suele almacenar en forma de grasa cuando ya están llenas las reservas de glucógeno.

«Los ultraprocesados son alimentos que no aportan nada beneficioso a nivel nutricional y que su consumo de forma excesiva puede ser perjudicial para la salud»

Los alimentos que más contribuyen al aumento de grasa corporal, si se consumen de forma excesiva, ya que no hay problema si es de forma esporádica o en poca cantidad y frecuencia, son los ultraprocesados. ¿Y cuáles son estos alimentos? En palabras de Ariadna Parés ( @ariadna.nutricion), aquellos que «contienen muchos ingredientes» (normalmente más de cinco). Y entre ellos se encuentran, en mayor o menor medida, azúcares, harinas refinadas y aceites vegetales refinados y otras grasas de baja calidad nutricional. «En su conjunto, como ya he comentado, son alimentos que no aportan nada beneficioso a nivel nutricional y que su consumo de forma excesiva puede ser perjudicial para la salud», alerta.

Ariadna Parés comenta también que existen varios tipos de grasa según su ubicación. La más peligrosa, al parecer, es la grasa visceral, la que rodea los órganos internos de la zona abdominal: «Siempre hay algo de grasa visceral pero el problema viene cuando esta se encuentra en exceso. Una alimentación no saludable sumada a la baja o nula actividad física son los principales factores que influyen en el mayor acúmulo de grasa visceral». La experta dice que el tejido adiposo (o tejido graso) no es solamente grasa que está ahí y ya está, sino que actúa como órgano endocrino ya que segrega sustancias: «Dependiendo del estado de este tejido graso va a segregar sustancias beneficiosas u otras más perjudiciales (las conocidas como citoquinas proinflamatorias)», asegura. Estas sustancias contribuyen al estado de inflamación crónica y posible desarrollo de enfermedades mencionadas anteriormente.

En definitiva, para mantener un buen estado de salud en todos los sentidos es fundamental, como se ha comentado antes, la combinación de una alimentación saludable junto con hacer ejercicio de manera regular, además de un buen descanso y una correcta gestión del estrés. También, por supuesto, y tal como apunta Ariadna Parés, evitar «al máximo» hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol y otras drogas. «A nivel de alimentación es interesante reducir hasta hacerlo desaparecer el consumo de ultraprocesados, alimentos altos en azúcares, harinas refinadas y grasas y aceites refinados de baja calidad», concluye.

Te puede interesar