Qué hay que saber sobre tiroides y coronavirus

SALUD Por Carola LEVI
origin

Hay diversos trastornos tiroideos que se asocian a esta glándula con forma parecida a la de una mariposa, que está en el centro del cuello. Su función es producir dos hormonas (T3 y T4) que regulan la manera en que el organismo usa y almacena energía: el metabolismo.

Es clave que las personas que tienen enfermedades asociadas a la tiroides no descuiden sus tratamientos y controles en esta época de aislamiento social. En algunos casos, se podrá agendar una teleconsulta y, en otros, será necesaria una cita presencial, en la que se deberán tomar todas las medidas para evitar contagios.

En cuanto al coronavirus, en casos de disfunción tiroidea severa, especialmente no controlada, puede haber más riesgo de complicaciones. Los pacientes en seguimiento por un cáncer de tiroides que hayan completado su tratamiento (cirugía con o sin Iodo radiactivo) no tienen más riesgo de infección.

“El tratamiento de hipotiroidismo o hipertiroidismo no debe modificarse en caso de contagio con el COVID-19. Se recomienda el uso de sus dosis habituales de medicación y que actualicen los controles de laboratorio de acuerdo con las orientaciones de su endocrinólogo. Es importante que aquellos pacientes que requieran hospitalización comuniquen al equipo médico que lo atienda por coronavirus el tratamiento que realiza para la alteración tiroidea”, asegura a Con Bienestar Eduardo Faure (M.N. 82.572), médico endocrinólogo y miembro del Departamento de Tiroides de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo SAEM.

Si por la situación de pandemia hay una suspensión de cirugías, en general se seguirán manteniendo las de los procesos malignos. En tumores tiroideos de baja agresividad, podría retrasarse un poco la fecha de la cirugía para realizarla con mayor garantía de seguridad. En cuanto al tratamiento con radioyodo, en la mayoría de los casos este puede retrasarse porque no necesitan ser administrados de forma urgente.

“En la actualidad, un gran porcentaje de pacientes con trastornos tiroideos se encuentra bien controlado bajo tratamiento y no requiere un cuidado especial en esta pandemia. Sin embargo, seguir las normas de higiene recomendadas, alimentación sana, ejercicio y cumplir con el tratamiento indicado es útil para poder superar esta etapa lo más fortalecido posible”, señala el especialista.

Efectos del COVID-19 en la glándula tiroides
Según un artículo de MedScape que retoma los datos de un estudio realizado por investigadores italianos, las tasas de tirotoxicosis son más altas entre los pacientes gravemente enfermos de COVID-19. Esto sugiere que la infección por coronavirus SARS-CoV-2 tiene un efecto en la glándula tiroides que provoca una forma atípica de tiroiditis.

“Es importante resaltar que no encontramos una mayor prevalencia de trastornos tiroideos preexistentes en pacientes con COVID-19”, señaló la primera autora Ilaria Muller, médica del Departamento de Endocrinología, IRCCS Fondazione Cà Granda Ospedale Maggiore Policlinico (Milán). Sin embargo, los hallazgos se suman a la evidencia emergente sobre una posible vinculación entre COVID-19 y tiroides.

Te puede interesar