Cuánto dura la inmunidad contra el coronavirus

SALUD Por Julia VOSCO
coronavirus-10-argumentos-contra-del-pasaporte-de-inmunidad-en-covid-19-1797

Alrededor de 360 millones de personas en el mundo están completamente vacunadas contra el coronavirus, mientras que más de 700 millones recibieron al menos una dosis de la droga que previene la gravedad de la enfermedad del SARS-CoV-2. Muchas cosas fueron reveladas por la ciencia en este año de pandemia: sabemos que todas las vacunas que existen en el mercado global ayudan a evitar que los infectados por el virus tengan complicaciones, terminen hospitalizados o mueran. No obstante, poco se conoce sobre cuánto dura la inmunidad contra el virus en quienes fueron inoculados o si a la larga necesitaremos refuerzos o vacunas complementarias para protegernos contra las nuevas variantes. 

Con Bienestar habló al respecto con el infectólogo José Marcó del Pont (jefe de infectología del Hospital Italiano), quien aseguró: “No hay datos aún con respecto a la durabilidad de los anticuerpos. Por otro lado, sabemos con la vacuna contra la Hepatitis B que individuos vacunados con medición de anticuerpos considerados no protectores tienen memoria inmune por linfocitos T y cuando se exponen generan rápidamente anticuerpos protectores. ¿Pasará lo mismo con el COVID-19?”, se preguntó.

Por su parte, William Schaffner, profesor de Enfermedades Infecciosas en Vanderbilt University Medical Center, dijo en medios internacionales: “En 2019, cuando el COVID-19 comenzó a enfermar a la población, todos abrimos los libros de texto y solo encontramos páginas en blanco. No sabíamos nada. Hemos estado llenando estas páginas sobre la marcha y hemos aprendido mucho. Sin embargo, para evaluar verdaderamente la duración de la protección, debemos dejar pasar el tiempo”.

Para Clare Rock, profesora adjunta de Medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins, en circunstancias normales, los estudios de fase 3 de la vacuna habrían continuado durante algunos años y habrían demostrado la duración de la inmunidad antes de que la vacuna se distribuyera entre la población general. “Dada la extrema emergencia de la pandemia, ese proceso se aceleró. Podemos estudiar la neutralización de los anticuerpos en la sangre humana y hacer algunos análisis de la vacuna, pero es sumamente difícil determinar en un laboratorio cuánto tiempo durará la protección. Gran parte del proceso consiste en dejar pasar el tiempo y ver lo que sucede”, aseveró la también especialista en enfermedades infecciosas y epidemióloga hospitalaria.

Sin embargo, el comportamiento de otros coronavirus puede dar un indicio sobre el COVID-19. Otros coronavirus ya circulan ampliamente entre los seres humanos y causan resfríos comunes, que los humanos pueden contraer varias veces en la vida. Los expertos se muestran optimistas frente a las investigaciones que demuestran que la inmunidad ante los virus SARS y MERS (que también se vinculan al SARS-CoV-2), es más duradera después de una infección.

The Washington Post publicó un artículo al respecto, en el que las conclusiones a la fecha coinciden con lo expuesto anteriormente. En ese estudio, distintos especialistas del mundo aseguraron que no es posible decir hoy en día por cuánto tiempo estaremos protegidos con la vacuna. Eso se debe a que las drogas recibieron autorización de uso de emergencia hace relativamente poco tiempo. Por lo tanto, los expertos no han tenido tiempo para estudiar su efectividad a largo plazo.

Basándose en los ensayos clínicos, los investigadores saben que la protección de las vacunas debería durar un mínimo de tres meses. Eso no significa que la inmunidad protectora vaya a caducar después de 90 días, sino que ese fue el período de tiempo en el que se estudiaron a los participantes en las pruebas iniciales de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Chunhuei Chi, director del Centro de Salud Global de la Universidad Estatal de Oregon, dijo que las respuestas inmunitarias varían en cada caso: “Las personas que tienen una respuesta inmunitaria más fuerte a una vacuna producirán más anticuerpos y linfocitos de memoria, y por lo tanto tendrán una inmunidad más fuerte”, afirmó. Sin embargo, actualmente no existe evidencia científica que demuestre que una respuesta inmunitaria más fuerte aumente la duración de la inmunidad.

En ese mismo artículo, Lana Dbeibo, experta en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, aseguró que la inmunidad también podría depender de lo que suceda con las futuras variantes: “Si una persona estuviera expuesta a una variante capaz de evadir anticuerpos inducidos por la vacuna, la inyección podría no ser tan efectiva como se esperaba inicialmente”, advirtió.

Al observar los estudios sobre la inmunidad natural del coronavirus, los científicos evalúan la hipótesis de que la inmunidad protectora de las vacunas durará al menos de seis a ocho meses. “Si la inmunidad del SARS-CoV-2 termina siendo similar a la de otros coronavirus estacionales, es posible que las vacunas puedan brindar protección hasta uno o dos años antes de necesitar un refuerzo”, le dijeron los especialistas a The Washington Post.

Inmunidad natural vs inmunidad de vacunas
John Wherry, director del Institute for Immunology de University of Pennsylvania, aseveró que las vacunas contra el COVID-19 producen niveles de anticuerpos más altos que la infección natural. “Desde un comienzo, entre las personas que se habían recuperado de covid, se realizaron estudios que demostraron que los anticuerpos pueden desaparecer con rapidez tras una infección aguda”, indicó el especialista.

En ese sentido, añadió: “Lo que comprendimos fue que los anticuerpos naturalmente aumentan, disminuyen, y luego se asientan en un nivel estable. Los estudios más recientes revelan que quienes han tenido COVID-19 tienen buena memoria de anticuerpos y de otro tipo de inmunidad (que significa protección) durante ocho o nueve meses, que fue lo máximo que se pudo analizar hasta ahora durante la pandemia”.

Wherry recordó que las personas vacunadas adquieren una respuesta inmunitaria aún mejor que aquellas que se infectan con el virus. Y consideró que la inmunidad que producen las vacunas contra el COVID-19 probablemente dure varios años. No obstante, advirtió que los científicos deberán prestar atención a las señales de alerta que indiquen que la inmunidad puede estar disminuyendo, en particular entre ciertas poblaciones, como los adultos mayores de 65 años o las personas que tienen un sistema inmunológico comprometido: “Debemos vigilar estos aspectos, hacer planes en consecuencia y estar listos para tomar decisiones si comenzamos a ver que surgen nuevas infecciones”, concluyó.

Te puede interesar