Revelan que una copa diaria de vino tinto puede disminuir el colesterol total y aumentar el bueno

ALIMENTACIÓN Y SALUD Por Carola LEVI
los-efectos-reales-de-beber-vino-tinto-y-no-son-los-que-piensas

Hace años que se estudian los posibles beneficios del vino tinto en la salud. Si bien el consumo excesivo de alcohol no es recomendado, una copa de vino diaria puede ayudar al corazón y otorgarle además nuevos aportes al organismo. Por lo menos así lo aseguran algunos científicos argentinos de la Universidad de Cuyo tras analizar los resultados preliminares de un estudio con un modelo animal. Dijeron que el consumo de una copa por día puede contribuir -en adultos con colesterol elevado debido a una ingesta de una dieta rica en grasas- a reducir los niveles de colesterol total y aumentar el HDL, conocido como el “bueno”.

El estudio científico fue liderado por Miguel Fornes, del Laboratorio de Investigaciones Andrológicas de la Universidad Nacional de Cuyo y CONICET (CCT Mendoza), teniendo en cuenta numerosos informes previos que han postulado que los antioxidantes pueden ser beneficiosos al incrementar el denominado colesterol bueno y evitar el acúmulo de colesterol en los vasos sanguíneos. Es por eso que los científicos se propusieron comprobar si el resveratrol (un antioxidante y uno de los componentes naturales del vino tinto), puede asociarse con el incremento del colesterol HDL, es decir, el bueno.

“Este antioxidante está presente en la piel de las bayas (granos) de uva y, al macerarse junto al jugo de uva (vinificación), le confiere al vino este compuesto fenólico, enriqueciéndolo. En nuestro trabajo actual, propusimos incrementar los niveles de resveratrol en vino (varietal Malbec) y aplicarlo a un ensayo en un modelo traslacional de hipercolesterolemia aguda por ingesta de grasas en conejos machos adultos de raza Neozelandés”, explicó Fornes.

Liliana Martínez, licenciada agrónoma de la FCA-UN Cuyo, señaló que, para incrementar los niveles de resveratrol en los frutos, se realizaron pulverizaciones precosecha de ácido jasmónico sobre las bayas de los racimos de la cepa varietal Malbec. “Esta hormona estimula la síntesis de resveratrol. Con ese material, se realiza la vinificación siguiendo los pasos tradicionales”, precisó.

Por otro lado, mediante el cálculo de conversión entre humanos y animales, se suministró la cantidad recomendada para hombres adultos de vino Malbec enriquecido en resveratrol (vino plus) a un grupo y de Malbec estándar (vino) a otro grupo, ajustado al peso corporal, en conejos machos adultos durante dos meses. Este proceso se repitió en dos ocasiones, separadas por tres meses. “La dosis de vino utilizada en el agua de bebida equivale a la ingesta de 1 vaso (250 ml) por día en un hombre adulto que, a su vez, corresponde a una dosis saludable”, aclaró el investigador.

A los ejemplares de ambos grupos, se les midieron los niveles de colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL, glucemia y se registraron variables como peso y dimensiones corporales. A su vez, se chequeó el estado hepático por determinaciones periódicas de las enzimas GOT y GPT. Entre los principales resultados preliminares, Fornes destacó que en el grupo de animales que recibió el vino enriquecido en resveratrol, los valores de colesterol bueno se incrementaron un 12,5%, mientras que el colesterol total disminuyó un 36,4%, en ambos ciclos.

Es interesante destacar que las enzimas marcadoras de daño hepático no se modificaron y que la suspensión de la ingesta de vino se acompañó con un incremento de colesterol entre los dos períodos”, advirtió el científico tras aclarar que esos resultados preliminares en modelos experimentales “permiten apoyar el consumo moderado de vino tinto con fines saludables”. En ese sentido, recordó que no es recomendable exceder una copa de vino tinto por día en la mujer o dos copas en el hombre.

Según apuntó el equipo científico, el vino tinto ha demostrado, en estudios preclínicos y clínicos, tener efectos positivos en la prevención de algunas enfermedades crónicas del adulto (ECA) también conocidas como enfermedades no trasmisibles del adulto mayor (ECNT). El colesterol elevado en sangre es un marcador común en varias ECNT. Es más, el acúmulo de éste o su captura por células de la pared de los vasos sanguíneos es la base de la formación de placas de ateroma, lo cual genera el daño vascular.

En un número muy elevado de personas, el origen del incremento de colesterol se debe a una dieta perjudicial, rica en grasas saturadas (en especial de origen animal), como por ejemplo manteca, entre otros alimentos de consumo habitual en nuestra dieta occidental.

Es importante saber que si bien las pruebas se realizaron sobre conejos, no afectaron la salud de estos animales.

Te puede interesar