Moda en TikTok: ¿es bueno (y seguro) tomar clorofila líquida?

NOTICIAS DE INTERÉS Por Camila MARTINEZ
HKX2I5OKJNGC3PJDYAGCXJWUOU

Si tienen una cuenta de TikTok, o a un adolescente en la casa, tal vez hayan escuchado de la última tendencia en salud-bienestar: la clorofila. Un par de gotas en el agua parecen alcanzar para tratar el acné, prevenir el cáncer, desintoxicar el cuerpo y multiplicar nuestros niveles de energía.

Demasiados superpoderes en una sola gota de líquido verde

Stephanie Grasso, dietista matriculada de Oakton, Virginia, es una influencer tiktokera que hace poco cosechó 5,3 millones de visualizaciones para su video, experto y verídico, sobre la clorofila líquida. Ahí explica que esta moda no tiene el menor sustento científico y que, en todo caso, tal vez sería más sano comer directamente verduras de hoja verde.

“Lo hice no solamente para educar, sino para mostrarles a mis seguidores que no hace falta comprar suplementos nutricionales carísimos para cumplir con los objetivos de salud”, dice Grasso, preocupada por los jóvenes que buscan soluciones fáciles en las redes sociales. Una búsqueda rápida en TikTok de videos con el hashtag #chlorophyll arroja como resultado más de 200 millones de visualizaciones.

¿Qué investigaciones científicas avalan los supuestos beneficios de la clorofila líquida para la salud? ¿Entraña algún riesgo su consumo o es meramente una moda?

Para empezar, ¿exactamente de qué estamos hablando? La clorofila es un pigmento verde presente en las plantas. La espinaca, el kale, la hierba de trigo, la espirulina y el perejil le deben su tono verde a su contenido de clorofila.

Quienes hayan tenido Biología en la secundaria tal vez recuerden la función de la clorofila en el proceso de fotosíntesis: la clorofila de las células vegetales usa la luz del sol para transformar el agua y el dióxido de carbono en alimentos, y como subproducto fabrica oxígeno. Las plantas necesitan clorofila, pero no es un nutriente ni una sustancia necesaria para los humanos, y es justamente por eso que los suplementos de clorofila no han sido tan estudiados ni han llamado demasiado la atención de los investigadores.

Además, los suplementos de clorofila de los que estamos hablando ni siquiera son extraídos de las propias plantas. La clorofila no es soluble en agua, así que los suplementos que se venden en realidad son de clorofilina, una mezcla química semisintética de sales de sodio y cobre que sí se extraen de la clorofila. La clorofilina es de uso tópico y se consigue en forma de tabletas comestibles, cápsulas blandas y líquido bebible.

Y es este último formato el que viene pegando con todo en las redes sociales. Los frasquitos con gotero permiten diluir elegantemente el néctar verde en un remolino de agua, una imagen perfecta para la magia visual de TikTok.

Roderick Dashwood, director del Centro de Epigenética y Prevención de Enfermedades de la Escuela de Medicina A&M de Houston, Texas, dice que antes de ingerir cualquier producto para la salud hay que informarse bien de lo que contiene. “Siempre habría que chequear los ingredientes, que en este caso casi con certeza deberían incluir la clorofilina sintética, y solo entonces decidir si es el suplemento de salud que están buscando”, explica Dashwood.

¿Tiene algún beneficio demostrado para la salud? Los posteos de “antes y después” en las redes sociales por lo general aseguran que tomar clorofila durante siete días puede reducir el acné y eliminar las arrugas. Sin embargo, “yo no recomendaría los suplementos de clorofila ni para tratar las arrugas ni para el acné”, sostiene Zain Syed, dermatólogo de Lutherville y presidente de la Asociación de Dermatología de Maryland.

Hay algunos estudios de pequeña escala sobre el uso de clorofilina para tratar el acné, dice Syed: casi todos usaron una fórmula de aplicación tópica, y no clorofila ingerida. “Mostraron un efecto muy leve sobre el acné, nada que ver con lo que muestran esos videos –aclara Syed–. Además, ninguno se hizo con el propósito de estudiar la suplementación de clorofila por vía oral, y eran estudios piloto muy, muy reducidos, que no se probaron contra prueba de un placebo, por lo que esa pobre evidencia resulta aún más débil”.

Entonces, ¿cómo hacen los influencers de TikTok para tener esa piel sana y radiante? Syed señala que hasta un aumento del consumo de agua podría alcanzar para explicar la diferencia. “Y otra explicación mucho más obvia es que tal vez se cubran el acné con maquillaje. Las redes sociales no son precisamente conocidas por mostrar a la gente como es”, reflexiona. Muchos usuarios de TikTok son grandes defensores del maquillaje, el corrector todoterreno y los filtros preinstalados de las aplicaciones, que bañan la piel de una luz saludable.

En cuanto al cáncer, se han realizado estudios con clorofila y clorofilina en ratones, ratas y truchas, que mostraron cierta eficacia. Pero Chelsey McIntyre, farmacéutica y editora en jefe de Natural Medicines Research Collaboration, afirma que faltan investigaciones claras y concluyentes. “Esas investigaciones en etapa inicial con animales solo sirven para confundir las cosas, ya que muestran que la clorofila puede tanto aumentar como disminuir el riesgo de cáncer en ratones. Por lo tanto, los efectos de la clorofila sobre el desarrollo de cáncer siguen sin ser claros”, informó.

Los estudios en humanos realizados por Dashwood y otros han encontrado que tanto la clorofila como la clorofilina pueden ayudar a proteger al cuerpo de los carcinógenos, incluidas las aminas heterocíclicas (que se liberan al cocinar carne a altas temperaturas) y las aflatoxinas (provenientes del maní o del maíz incorrectamente almacenados). Pero una vez más, no son datos suficientes para recomendar de manera generalizada el consumo de esos suplementos para la prevención o el tratamiento del cáncer.

“Si se coadministraran clorofilinas con ciertos agentes anticancerígenos, o si durante su tratamiento contra el cáncer alguien se automedicara con grandes cantidades de clorofilina comprada en un local naturista, podría estar disminuyendo sin quererlo la dosis efectiva de quimioterapia”, detalla Dashwood.

¿Y qué hay de las afirmaciones de que la clorofila puede desintoxicar la sangre, multiplicar los niveles de energía y reducir el olor corporal? “Lamentablemente, faltan investigaciones que respalden dichas aseveraciones –dice McIntyre–. Aunque hay cierto interés en el uso de la clorofila como tratamiento, no contamos con suficiente evidencia para decir si es o no beneficioso para un uso específico”.

La clorofila tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias comprobadas, similares a las de verduras de hoja verde. Pero después de 30 años como investigador, Dashwood señala que él nunca ha tomado clorofilina como suplemento para la salud.

¿Y existe algún riesgo? Según McIntyre, todavía no hay certeza de que los suplementos de clorofila sean seguros, pero que sí hay alguna evidencia que respaldan la seguridad del consumo de suplementos de clorofilina soluble en agua.

En nuestra base de datos, la clorofilina está calificada como ‘posiblemente segura’ para la mayoría de las personas cuando se la usa por vía oral”, dice McIntyre. Agrega que una persona promedio debe limitar la dosis diaria de clorofilina a 300 miligramos o menos y considerar limitar su uso a un máximo de tres meses. Según su presentación, la dosis de los suplementos varía de 2 miligramos por gota a 100 miligramos por tableta.

Y no olvidemos la clase de Biología sobre la fotosíntesis. Resulta que lo que es bueno para las plantas no necesariamente es bueno para los humanos. “La clorofila es un fotosensibilizador, que ayuda a las plantas a absorber la luz solar (incluida la luz ultravioleta) para almacenar energía”, recuerda Syed. Eso significa que algunas personas que toman suplementos de clorofila pueden desarrollar cuadros severos de fotosensibilidad (volverse cada vez más propensas a sufrir quemaduras por exposición al sol) o pseudoporfiria cutánea, que causa fragilidad extrema en la piel y la formación de ampollas en manos y pies.

Al consultar sobre si había alguien que debería evitar directamente el consumo de estos suplementos, surgió que no hay evidencias que respalden el consumo seguro de clorofilina durante el embarazo, la lactancia y en menores de 18 años. Así es: los suplementos no han sido estudiados precisamente en el grupo etario que se ha vuelto loco por la clorofila.

A sus casi 2 millones de seguidores en TikTok, la dietista Grasso les predica la comida sana, en vez de los suplementos. Les dice que una taza de espinacas proporciona alrededor de 24 miligramos de clorofila, lo que equivale a un poco menos de media cucharadita de clorofila líquida.

“Si no quieren tener que pagar 39 dólares por un frasquito de clorofila líquida, compren un paquete de espinacas de 4 dólares y obtendrán no solo los beneficios de la clorofila, sino también de la fibra, las vitaminas, los minerales y toneladas de antioxidantes”, dice Grasso.

 
 
   
  

Te puede interesar