Estudian si las vacunas contra el coronavirus protegen a las personas con los sistemas inmunológicos inhibidos

SALUD Por Ana COHEN
vacuna_preguntas_1600x900

¡Cuánto se ha hablado y debatido sobre la efectividad de las vacunas contra el coronavirus desde que fueron saliendo al mercado! Ya sabemos que todas son eficaces para reducir la gravedad del SARS-CoV-2 y evitar una posible muerte por la enfermedad. Sin embargo, no todas tienen el mismo porcentaje de efectividad y no todas estarían generando anticuerpos en los pacientes con los sistemas inmunológicos inhibidos, como los receptores de trasplantes de órganos y los que toman ciertos medicamentos.

Para Eva Schrezenmeier, nefróloga del Hospital Universitario Charité en Berlín, la noticia fue indignante: entre 40 pacientes con riñones trasplantados en su hospital que habían sido vacunados contra COVID-19, solo uno estaba produciendo los anticuerpos que probablemente lo protegerían de la enfermedad. Debido a que los pacientes trasplantados toman medicamentos poderosos para inhibir el sistema inmunológico de modo que no ataque un órgano donado, esto es posible que suceda.

Schrezenmeier publicó un informe que describe si funcionan las vacunas de COVID-19 en los millones de personas cuyos sistemas inmunológicos están inhibidos por medicamentos o enfermedades. Los efectos protectores de los antídotos no parecerían, según la investigación, generar suficientes anticuerpos en los pacientes con trasplantes de órganos y aquellos que toman ciertos medicamentos que amortiguan el sistema inmunológico.

“Hay mucha confusión y miedo entre los pacientes”, le dijo a Science Alfred Kim, reumatólogo de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.) que atiende a personas con lupus, una enfermedad autoinmune.

De acuerdo a los investigadores, lo que sucede con las personas que toman medicamentos para el cáncer, enfermedades autoinmunes e inmunológicas o con trasplante de órganos es que cada uno puede acelerar diferentes engranajes en la intrincada maquinaria del sistema inmunológico. Las enfermedades autoinmunes o tipos de cáncer como la leucemia y el linfoma pueden agotar o alterar ciertos tipos de células inmunitarias.

No obstante, esto no es nuevo. Investigaciones anteriores ya sugerían que las vacunas pueden fallar en algunos pacientes inmunodeprimidos. Kim le explicó a Science que las vacunas contra la gripe y el neumococo no siempre funcionaron tan bien en personas que toman algunos inmunosupresores comunes, como el metotrexato, que trata el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

En tanto, un estudio de 2012 encontró que solo el 44% de los pacientes con cáncer en tratamiento producían anticuerpos contra la influenza después de una dosis de la vacuna. La mayoría se inoculó por primera vez una semana después de la quimioterapia. Los investigadores recomendaron dos dosis después de descubrir que una segunda aumentó la eficacia al 73%.

Las vacunas están diseñadas para impulsar la producción de anticuerpos, pero los científicos no saben qué niveles se necesitan para protegerse contra el COVID-19. Los anticuerpos son más fáciles de medir que las respuestas de las células T, pero también juegan un papel importante en la protección contra enfermedades.

En diciembre de 2020, los cirujanos de trasplantes Dorry Segev y Jacqueline Garonzik Wang de la Universidad Johns Hopkins convocaron por las redes sociales a los receptores de órganos que deseaban participar en un estudio de la vacuna COVID-19. “Tuvimos 1000 inscriptos en la primera semana”, le dijo Segev a Science. En marzo, el equipo de investigación publicó detalles en JAMA de las respuestas inmunitarias de los participantes a la primera dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna. Los resultados presagiaron los de Schrezenmeier: entre 436 personas que habían tenido trasplantes de hígado, corazón, riñón y otros órganos, solo el 17% tenía anticuerpos detectables.

No obstante, la cantidad de anticuerpos varió según los medicamentos que tomaban los pacientes: el 9% de los que tomaban una clase de medicamentos que incluye el inmunosupresor micofenolato tenían algunos anticuerpos, en comparación con el 40% de los que no tomaban medicamentos de esa categoría. El micofenolato inhibe la producción tanto de células B, que generan anticuerpos, como de células T, que ayudan a las células B a hacer su trabajo.

Segev le dijo a Science que espera que la segunda dosis de la vacuna contra el covid proteja mejor a sus pacientes con el sistema inmunológico inhibido y confesó que sigue estudiando por qué las personas con trasplantes de órganos responden mal a las vacunas contra el coronavirus. “Estamos empezando a intentar decir: ´¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué es tan mala la respuesta al antídoto?´” En Estados Unidos hay unos 500.000 pacientes trasplantados y unos 11 millones de personas con enfermedades autoinmunes, que tienden a tomar diferentes combinaciones de tratamientos inmunes.

Un artículo en Gastroenterología informó que 48 personas con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, casi todas con medicamentos dirigidos al sistema inmunológico, respondieron bien a la vacunación contra el covid. De los 26 que los investigadores siguieron a través de ambas dosis de vacuna, todos produjeron anticuerpos, 22 en niveles altos. No obstante, otro estudio, de 133 personas con diversas enfermedades autoinmunes, sugirió que dos tipos de medicamentos podrían actuar como un mazo contra la respuesta de la vacuna.

La investigación, publicada por Kim, la reumatóloga Mary Nakamura de la Universidad de California en San Francisco y otros colegas, mostró que en promedio los sujetos producían aproximadamente un tercio de los anticuerpos que las personas sanas vacunadas, una diferencia que no preocupa mucho a los especialistas. Sin embargo, aquellos que recibían terapias que destruyen las células B, como rituximab y el poderoso esteroide prednisona, tenían niveles mucho más bajos.

En tanto, en los pacientes con cáncer, “la respuesta a la vacuna depende del momento porque los ciclos de quimioterapia aplastan alternativamente las células inmunes y les permiten recuperarse”, señaló en Science Giuseppe Curigliano, oncólogo del Instituto Europeo de Oncología en Milán. El año pasado se informó que los pacientes con cáncer que recibían quimioterapia producían abundantes anticuerpos después de un ataque de COVID-19, lo que señalaría que los antídotos funcionarían bien para ellos.

El Reino Unido publicó en The Lancet que, aunque muchos pacientes en tratamiento por tumores sólidos tuvieron una respuesta insignificante a la primera dosis de vacuna en comparación con los voluntarios sanos, parecían estar bien protegidos después de la segunda. No obstante, el panorama no es tan positivo en las personas con cáncer en la sangre, es decir, leucemia.

Ghady Haidar, especialista en trasplantes de enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, reveló resultados preliminares de pacientes con leucemia, linfoma y mieloma múltiple que sugieren que una fracción considerable no produce anticuerpos después de la vacunación, particularmente aquellos con una forma de leucemia crónica.

El especialista contó que los pacientes a menudo preguntan si deben dejar de tomar medicamentos inmunosupresores antes de vacunarse, lo que genera decisiones difíciles. “Nadie debería descontinuar sigilosamente los medicamentos para que puedan responder a las vacunas”, advirtió.

Para los pacientes que no parecen estar protegidos por las vacunas estándar, las dosis adicionales pueden ayudar. De hecho, Francia recomendó que recibieran una tercera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech. Christophe Legendre, nefrólogo del Hospital Necker de París, está planificando pruebas de anticuerpos para ver qué tan bien funciona el enfoque en pacientes trasplantados. Otros investigadores dicen que los anticuerpos monoclonales fabricados en laboratorio podrían reforzar la protección de los pacientes que aún no responden.

En Berlín, Schrezenmeier planea ofrecer las vacunas AstraZeneca o Johnson & Johnson a algunos pacientes ya vacunados con otra vacuna de COVID-19. ¿La mezcla de vacunas mejorará su eficacia? “No lo sé”, le dijo a Science. Pero supone que darle al sistema inmunológico dos sacudidas diferentes, puede marcar la diferencia.

   

Te puede interesar