Sanos, fáciles y riquísimos: desayunos que alegrarán tus mañanas

Afortunadamente, las familias cada vez son más conscientes de que los tradicionales cereales azucarados o las galletas no son precisamente la opción más saludable a la hora desayunar.
SCVV7XX44FABZBLRV7MXAGCW2U

Mitos nutricionales muy arraigados en nuestro imaginario colectivo que los nutricionistas serios con afán divulgador (ya sea a través de sus libros, sus redes sociales…) se empeñan en ayudarnos a derribar. “De acuerdo, pero si no tomo ni galletas, ni cereales azucarados, ni bollería industrial… ¿qué desayuno?”.

En realidad, hay muchas más opciones de las en un principio pueda parecer. De hecho, en la variedad -saludable- está el gusto. Y es que es curioso: nos cuesta imaginar comer y cenar cada día el mismo menú, sin embargo, desayunar todos los días lo mismo nos parece lo más normal del mundo…

Entre nuestros 'aliados' para un desayuno saludable siempre estarán la fruta fresca, los frutos secos naturales o tostados (ni fritos ni salados), los cereales 100% integrales, la leche y yogures naturales -no tienen por qué ser desnatados-, las bebidas vegetales también sin azúcares añadidos -de avena, soja, almendras…-, las frutas deshidratadas, las semillas…

Con todos estos elementos podemos prepararnos unos bowls de desayunos de lo más nutritivos, sabrosos y saciantes.

Si optamos por las tostadas de pan integral, ahí se abre también un mundo de posibilidades, dulces, pero también saladas (tomate con aceite, aguacate, queso fresco, atún, huevo duro, tortilla francesa…). Y es que sí; un desayuno puede perfectamente ser salado. En realidad, mientras optes por opciones saludables, da igual lo que incluyas en él. ¿Que la noche anterior te sobró, por ejemplo, un poco de pisto de verduras y quieres desayunarlo sobre unas tostas de pan integral? ¡Perfecto!

Otra opción puede ser, de cuando en cuando, las llamadas recetas de ‘bollería saludable’ (las que hacemos en casa, con ingredientes como harinas integrales, sin azúcares, etc). Pero ¡cuidado!, este tipo de opciones no pueden convertirse en el desayuno habitual, sino que serán para días muy ocasionales, y siempre que en nuestro día a día incluyamos el ejercicio físico. En definitiva, menos bollería healthy y más plátanos y manzanas.

A continuación, os mostramos algunas ideas para alegrar tus desayunos de forma sana y muy rica (pulsa sobre el nombre de las recetas para acceder a su modo de elaboración).

TOSTAS DE HUEVOS REVUELTOS CON PALTA
Los huevos revueltos son una opción de lo más socorrida para comidas o cenas rápidas. Son también ideales para quienes, a la hora del desayuno, prefieren opciones saladas. En este caso vamos a disponer el revuelto sobre unas rebanadas de pan integral, y añadiremos también unos daditos de aguacate. ¡Saludable y delicioso!

'BOWL' DE YOGUR CON FRUTA Y MUESLI
Nada más sencillo y más sano para un desayuno delicioso: leche o yogur sin azucarar, unas frutas frescas al gusto, y un poco de muesli. Te contamos cómo hacer este último de forma casera... ¡verás que es realmente fácil!

'BOWL' DE AVENA, CACAO Y DÁTILES
La avena integral es uno de esos alimentos más que interesantes a la hora de preparar desayunos y meriendas saludables. Aquí vamos a utilizar unos copos suaves, y sumaremos también otros ingredientes como leche o bebida vegetal, cacao en polvo y dátiles.

Te puede interesar