La lista de alimentos para reforzar el sistema inmunitario y prevenir la COVID-19

La últimas investigaciones científicas apuntan que la falta de determinados minerales y vitaminas se relacionan con una mayor incidencia o mortalidad causada por la COVID-19
1601798291_939684_1601799405_noticia_normal_recorte1

En un escenario de incertidumbre en el que existe cierto desconocimiento sobre los mecanismos biológicos del SARS-CoV-2, así como la ausencia de vacunas y tratamientos efectivos contra la enfermedad que provoca, la COVID-19, es necesario centrar los esfuerzos preventivos sobre aquellos aspectos que sí podemos controlar y que pueden comprometer el buen funcionamiento del sistema inmune en la lucha contra las enfermedades infecciosas.

 
En este sentido, la nutrición desempeña un papel fundamental ya que la carencia de determinados nutrientes puede tener un impacto negativo sobre nuestra salud. En esa línea, una reciente investigación a cargo de un equipo de expertos del grupo de investigación en Nutrigenómica y Obesidad de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y del CIBEROBN, ha puesto de manifiesto que determinados países con el peor perfil de ingesta de vitaminas D, C y B12, y de los minerales hierro y zinc, como son España, Italia, Bélgica, Reino Unido y Francia, son los que han sufrido mayores estragos.

Por ello, siguiendo las líneas marcadas por la investigación publicada en la revista ‘Nutrients’, compartimos una lista de alimentos que, en el marco de una dieta saludable y equilibrada, pueden marcar la diferencia a la hora de reforzar el sistema inmunitario y la protección contra, en este caso, la COVID-19. La buena noticia es que muchos de ellos poseen varios de los micronutrientes que son necesarios por lo que el abanico se reduce.

La lista definitiva de alimentos para prevenir la COVID-19
Alimentos ricos en vitamina D

El de la vitamina D es un caso especial ya que la principal fuente para el organismos debe ser la exposición a la luz solar, que puede complementarse con suplementos, bajo suscripción médica, y a través de determinados alimentos.

Productos lácteos como la leche o el queso
Cereales enriquecidos
Pescados azules y grasos como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas
Hígado vacuno
Huevo
Setas, champiñones y hongos
Bebidas vegetales de soja o avena
Alimentos ricos en Vitamina b12

Huevos, leche y otros productos lácteos como el queso
Jalea real
Hígado de cordero
Hígado de pollo
Riñón de cordero
Hígado de ternera
Sardinas en aceite
Caballa
Salmón
Sardina
Riñón de ternera
Sardinas en escabeche
Hígado de cerdo
Mejillones
Almejas
Pulpo
Jamón serrano ibérico
Ostras
Alimentos ricos en Vitamina C

Pimientos rojos
Perejil
Brócoli
Kiwi
Bulbo de hinojo
Uva
Fresas
Albahaca
Caqui
Guayaba
Grosella negra
Chile
Col rizada
Col de Bruselas
Bayas
Melocotón
Granada
Calabaza
Coliflor
Espinacas
Alimentos ricos en Hierro

Almejas
Berberechos
Chirlas
Sardinas
Gambas y langostinos
Legumbres
huevo
Espinacas
Carne roja
Hígado de cerdo o vaca
Mejillones
Pistachos
Mijo
Levadura de cerveza en la ensalada
Espirulina
Acelgas
Habas
Almendras
Avellanas
Nueces,
Cachuetes
Dátiles
Cereales
Pan integral
Alimentos ricos en Zinc

Ostras
Hígado
Almejas
Mejillones
Gambas y langostinos
Carnes rojas
Avellanas
Almendras
Pollo
Pavo
Queso
Copos de avena
Es importante reseñar que el consumo excesivo de algunos de los alimentos propuestos puede causar un impacto negativo en el organismo, por lo que su ingesta siempre es recomendada dentro de una dieta variada y equilibrada marcada por el sentido común. Si en algún momento existe alguna duda sobre la conveniencia de algún alimento debido a posibles intolerancias, alergias o situaciones específicas relacionadas con patologías existentes, conviene buscar el consejo de profesionales del ámbito sanitario y la nutrición.

Fuente: as.com

Te puede interesar